Tranquilidad. Cuentos cortos de terror


Tranquilidad

Autor: Paulo Dagon

(5/5)
(5 puntos / 1 votos)


Cuento publicado el 30 de Abril de 2021


Escribo esto con cierta indiferencia, lo hago desde un ataúd en el cual me pusieron creyendo que había muerto, pero mi corazón sigue latiendo. Estos son mis últimos momentos ya que el oxigeno aquí se esta acabando.
Una vez vi esta misma escena en unos de mis sueños, moría, pero lo hacia gritando, ahora estoy bastante calmado, demasiado creo yo, llevaba este pequeño trozo de papel y un pedaso de carboncillo en mi abrigo todo el tiempo , porque sabia que esto sucedería en algún momento. Planeaba escribir toda una dedicatoria dramática a mis familiares, incluso después de aquel sueño premonitorio no podía dejar de sentirme nervioso, todo esto causa del miedo, miedo del que ahora carezco. No tengo idea de porque no estoy gritando,rasguñando el ataúd, tratando de salir a toda costa, como lo haría cualquiera, tal vez mi cerebro no se resistió ante la idea de mi muerte, y lo que hace ahora es sedarme gradualmente hasta dormirme, eso sera lo mejor, dudo mucho que alguien encuentre este papel, y si lo hacen, tampoco creo que les interese, solo son las ultimas palabras de un hombre espera en silencio, el último suspiro.
Escribo esto con cierta indiferencia, lo hago desde un ataúd en el cual me pusieron creyendo que había muerto, pero mi corazón sigue latiendo. Estos son mis últimos momentos ya que el oxigeno aquí se esta acabando.
Una vez vi esta misma escena en unos de mis sueños, moría, pero lo hacia gritando, ahora estoy bastante calmado, demasiado creo yo, llevaba este pequeño trozo de papel y un pedaso de carboncillo en mi abrigo todo el tiempo , porque sabia que esto sucedería en algún momento. Planeaba escribir toda una dedicatoria dramática a mis familiares, incluso después de aquel sueño premonitorio no podía dejar de sentirme nervioso, todo esto causa del miedo, miedo del que ahora carezco. No tengo idea de porque no estoy gritando,rasguñando el ataúd, tratando de salir a toda costa, como lo haría cualquiera, tal vez mi cerebro no se resistió ante la idea de mi muerte, y lo que hace ahora es sedarme gradualmente hasta dormirme, eso sera lo mejor, dudo mucho que alguien encuentre este papel, y si lo hacen, tampoco creo que les interese, solo son las ultimas palabras de un hombre espera en silencio, el último suspiro.

//alex

Otros cuentos de terror que seguro que te gustan:

- Podredumbre humana
- Tranquilidad
- Encuentros
- La monja blanca
- La madre


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento