Últimos cuentos publicados:

amor eterno - Laura Carpio
El secreto de la laguna - Lombardelli
La Micaela - Ma. del Carmen Noriega
Sin querer la quise - Giovanny Marin
Viaje al espacio en años luz - Silvana García García

Cuentos mejor puntuados:

La monja blanca - Gennaro Di Donna
La ventana rota - Omar Alvarado Díaz
La ultima chela del desierto - Anónimo
Hoy te conocí - Olga Castro
Quizás no debi conocerte - My Angel



¿Qué te ofrece “Los Mejores Cuentos”?

¡Cuentos, cuentos y más cuentos!

Cuentos cortos y relatos de cualquier género: cuentos infantiles, cuentos de terror, cuentos de ciencia-ficción, cuentos fantásticos, cuentos policíacos...

¡Una entretenida selección de cuentos cortos para aficionados a la lectura!

¿Te gusta leer cuentos?

Todos los lectores encontraréis aquí una gran selección de cuentos cortos. Elige el género que más te guste y... ¡a leer!

Los cuentos cortos que aquí encontrarás pertenecen tanto a autores noveles como a autores con una gran trayectoria literaria, que quieren dar a conocer su obra al gran público.

¡Cuentos cortos interactivos!

Nuestros cuentos cortos son interactivos porque además de leerlos puedes dejar tus opiniones sobre ellos al final de cada cuento. Eso sí, os pedimos que vuestros comentarios sean siempre respetuosos con los autores de los cuentos.

Si eres amante de los cuentos cortos, ésta es tu página.

Bienvenido a Los Mejores Cuentos.

Último cuento publicado

amor eterno

Laura Carpio


(9 puntos / 3 votos)


“¿Qué vas a hacer después de clase?”; fue la frase que dije al viento, pues al parecer fue el único que me escucho. Pero no me dirigía a él si no a Ella. Laura, Laura de mis amores.
Llevaba tres años estudiando en el mismo grupo que ella, ya era el año final para graduarnos, y no tenía el valor para hablar con ella. La primera vez que pude, ella me dio la espalda y como dije anteriormente solo el viento puso atención.
Está bien, acepto que me veo un poco ridículo con pantaloncillos cortos, camisa blanca, corbata, y frenillos en los dientes, todo un nerd de caricatura.
Pero la amaba con amor sincero.
Mi bella Laura, recuerdo que esa tarde la seguí a su casa, sabía que sus padres se había ido de viaje a ver a la tía Claudia, (no es que haiga intervenido el teléfono, “el amor hace locuras”, no me culpen.), espere que dieran las diez con cinco minutos de la noche, esa preciada hora en la que solía dormir siempre, aun en fines de semana, entré a su casa, la llave estaba bajo el felpudo de la puerta trasera.
Entre a la casa.
Llegue hacia su cuarto como si anduviera entre las nubes (enamorado total).
Gire con sumo cuidado el picaporte.
Y ahí estaba mi anhelada diosa.
La contemple por un momento, me dirigí al baño, tome el ácido muriático, regrese hacia los brazos de mi doncella.
Le inyecte un medicamento para que durmiera profundamente.
Espere ansiosamente.
Supe que había llegado el momento, un hermoso escalofrió recorrió todo mi cuerpo.
Vacié la botella con el líquido que sabía nos iba a unir al fin.
Sí, estaríamos juntos porque al fin seriamos iguales.
Olvide mencionar que además de mi aspecto de nerd, tenía la cara completamente llena de cicatrices de quemaduras por acido, de niños sufrí un desafortunado accidente (mi madre era una total descuida).
Espere y espere a que mi bella durmiente despertara. Jamás lo hará.
Escribo esto desde un sanatorio mental.
Si lo estás leyendo es que ya estoy reunido con mi angelical amor.


Puntuar o comentar este cuento