Últimos cuentos publicados:

Juego de miradas - Jeannette Frías
Las rosas y el origen de sus esp... - Magdalena García Silva
Él - Sarah Alvarez
Un marido sin vocación - Omar Alvarado Díaz
La recién casada - Pable Guillén

Cuentos mejor puntuados:

Los anteojos del abuelo - Omar Alvarado Díaz
La monja blanca - Gennaro Di Donna
Visita Indeseada - Nery Antonio Carranza Nájera
Pipilinita - Juan Francisco Carrillo Ipanaqué
La caja malvada - Omar Alvarado Díaz



¿Qué te ofrece “Los Mejores Cuentos”?

¡Cuentos, cuentos y más cuentos!

Cuentos cortos y relatos de cualquier género: cuentos infantiles, cuentos de terror, cuentos de ciencia-ficción, cuentos fantásticos, cuentos policíacos...

¡Una entretenida selección de cuentos cortos para aficionados a la lectura!

¿Te gusta leer cuentos?

Todos los lectores encontraréis aquí una gran selección de cuentos cortos. Elige el género que más te guste y... ¡a leer!

Los cuentos cortos que aquí encontrarás pertenecen tanto a autores noveles como a autores con una gran trayectoria literaria, que quieren dar a conocer su obra al gran público.

¡Cuentos cortos interactivos!

Nuestros cuentos cortos son interactivos porque además de leerlos puedes dejar tus opiniones sobre ellos al final de cada cuento. Eso sí, os pedimos que vuestros comentarios sean siempre respetuosos con los autores de los cuentos.

Si eres amante de los cuentos cortos, ésta es tu página.

Bienvenido a Los Mejores Cuentos.

Último cuento publicado

Juego de miradas

Jeannette Frías


(26 puntos / 7 votos)



Después de una tranquila noche transcurrida entre la lectura de mi novela de aventuras favorita ?Viaje al centro de la tierra? y el deleite de una película del mismo género, suena la alarma del reloj? Eran las cinco de la mañana.
_¡Un día más!?.¡De nuevo en la lucha!_ me dije. ¡Levantándome de mi cama, me disponía a llevar a cabo mi ritual: aseo, desayuno y el estrés de los trancones. Al llegar a mi oficina, nos convocó el jefe en su oficina para una reunión de carácter urgente, ya que necesitaba que se entregara antes de la fecha inicialmente acordada el informe de gestión por departamentos.

Al rato me encontraba reunida con mis colegas, atenta a todos los detalles del informe de cada miembro del equipo. De pronto, mi atención se disipa, y un palpitar agudo en mi pecho se inicia
--- ¡Es él?es él! Pensé.

Entró, saludando al expositor, la razón de ser de mi angustia y a la vez de mis más arraigadas y bellas fantasías. En ese instante sentí escalofríos y una profunda emoción por Leonardo, quien se sentó al lado de Débora, la contadora de la empresa; en cuestión de segundos tomó su mano con especial detenimiento, acompañando las caricias con la mirada que ambos entrecruzaban; ahí, en aquel momento, se proyectó en mi mente una escena en la que yo era la protagonista, al lado de mi galán, en lugar de aquella devoradora mujer.

Perdí la cuenta de todo aquello que ocurría alrededor, incluso el hecho de que ya era la hora del refrigerio? pero continuaba protagonizando aquel encantamiento, el cual se rompió cuando Leonardo en forma contundente dirige su mirada hacia mí reparándome. De manera inmediata la esquivé, ya que no deseaba que se diera cuenta de mis sentimientos por él, pero no pude más. Ocurrió lo inevitable.

Se acercó, sentándose en la silla ubicada a mi derecha y con una risa un tanto sarcástica me saludó, buscando conversación

___ Hace bastante calor aquí, ¿no te parece?
___ ¡Uy! Si. Es que no debimos escoger esta oficina para la reunión, yo les dije que apartáramos la sala de juntas, pero Mariela no se puso pilas._ le respondí.
___ Si, este lugar es muy pequeño, pero no me refiero a eso.
___Entonces, a qué te refieres.
___Es que quiero aclararte lo ocurrido.
___No entiendo, ¿A qué te refieres?
___ ¡ah! No te hagas, que yo sé que te gusto.
Quedé muda, pero no era necesario decir nada más, ya que mis gestos tímidos me delataron.

Intenté conversar con él de otros temas, incluso sobre la noticia del momento, pero lo único que hacía era mirarme fijamente y responderme con monosílabos. Cuando menos lo creí, obtuve el combo completo: tocada y acariciada en mis manos. Ya era tarde para rehusarme a su juego de seducción.

De ahí en adelante iba y venían las miradas, durante el resto de la jornada, y al momento de la conformación de grupos para uno de los talleres de análisis organizados para el evento Leonardo se encontró de nuevo con Débora, quien se sentó a su lado, cruzando su pierna derecha y rozándole la pantorrilla con la punta de sus botas de gamuza, buscando marcar un territorio, en cambio yo no tuve más alternativa que distanciarme.

Al rato, se dio la rotación quedando dentro del grupo con los dos, esperando con mucha ilusión aquel juego de miradas, pero? ¿Qué pasa aquí?__ me dije anonadada__ya que al momento de encontrarme con él frente a frente, me evitó con frialdad. Atrás había quedado la calidez de sus ojos, mas no la mordacidad de su sonrisa, la cual expuso ante mí, para dar lugar nuevamente al juego de seducción iniciado con la Contadora, desde el principio.

Lo único que quedó claro para mí, a partir de hoy es que sin importar el camino recorrido y los sueños y escenas montadas en mi cabeza, debo dar fin al encuentro y miradas furtivas y dar paso a la madurez de los encuentros cálidos y directos.




Puntuar o comentar este cuento