ÔĽŅ Encuentros en la cuarta fase del sueŮo. Cuentos cortos de ciencia ficci√≥n
ÔĽŅ

Encuentros en la cuarta fase del sue√Īo

Autor: Javier

(3.94/5)
(63 puntos / 16 votos)


Cuento publicado el 20 de Mayo de 2019


En el futuro existe una maquina que graba los sue√Īos en un reproductor como quien se descarga una pel√≠cula. Sacada la idea de "Final Fantasy: La fuerza interior" y el invento llamado "El maverick de los sue√Īos l√ļcidos" creado por Stephen LaBerge que una persona se pone antes de irse a dormir como una mascara. Y que tiene unos sensores que detectan los movimientos oculares r√°pidos que tienen lugar cuando estamos so√Īando y que encienden una luz lo suficiente mente fuerte para traspasar los p√°rpados. Pero sin da√Īar los ojos. Que permite a alguien darse cuenta de que esta so√Īando y le permite tener un sue√Īo lucido. Un sue√Īo controlado por el so√Īante.


Nuestra historia comienza en un claro de un bosque tan oscuro en la noche, que es inposible ver mas alla de los primeros √°rboles. Con dos troncos de √°rbol talados junto a una fogata, en el centro del claro, a modo de bancos improvisados. El cielo esta incre√≠blemente lleno de estrellas esa noche y ni siquiera la luz de la hoguera pueden evitar ver toda la c√ļpula celestial con la v√≠a l√°ctea en el centro. Sin saber como he llegado all√≠ estoy sentado junto a una mujer de belleza elfica, orejas puntiagudas, ojos azules y una larga melena dorada como el Oro. Lleva un vestido cuyas vestimentas parecen de seda, color azul y blanco, una corona de oro en su cabeza adem√°s de sandalias romanas. Y un colgante en forma de pir√°mide con lo que parece una peque√Īa imagen holografica en su interior.

Una mujer con la que me estoy sincerando, con un recuerdo de mi infancia de esas pel√≠culas que como, Blade Runner y Regreso al futuro II. Me quedaba fascinado por las imagenes de los coches voladores. En mi mente infantil, pensaba que alg√ļn d√≠a de adulto. Podr√≠a tener la ocasi√≥n de ver alguno. Pero lo que pensaba hace poco es que no llegar√≠a a ver ese posible futuro, en el caso de que llegara a hacerse realidad. Coches voladores, Autopistas en el cielo, etc... Eso estaba cont√°ndole a aquella chica. Ella me hablo sobre cierta leyenda urbana nacida en la llamada La autoestopista de la informaci√≥n. "Internet." Donde los mo√°is de la isla de pascua fueron movidos de desde la cantera, donde se les dio forma. Hasta sus lugares de descanso en la isla por levitaci√≥n.


Me senti molesto pues muchas de las películas modernas me han parecido autenticas mierdas, al utilizar esta leyendas nacidas en la red de Redes. Pero ella me respondió que la red es solo una autoestopista. Y que no todas las películas nacían de la creatividad de Internet y que tenían su parte de verdad . Como en la película "El protegido." En parte los superheroes de los comics tienen una base real. Después me hablo sobre El castillo de Coral de Edward Leedskalnin. Quien lo construyo el solo, moviendo los enormes bloques de coral. "Por levitación magnética." Como regalo a una novia con quien estuvo a punto de casarse de joven que cancelo el compromiso antes de que se llevara a cabo la boda. O la supuesta invención de todo tipo de tecnología, por parte de los alemanes tan avanzada a su época, como los supuestos Ovnis Nazis. Antes y durante el estallido de la WWII.

Ella me dijo recuerdas esa pel√≠cula donde unos ni√Īos construyen una nave espacial, en base a unos sue√Īos enviados por alienigenas llamada "Exploradores." Puede que la verdadera magia el verdadero material con el que est√°n hechos los sue√Īos sea nuestra energ√≠a nuestra voluntad de hacerlos realidad, En base a lo que acabo de contarte. Si puedes construir tu propio platillo volante, si alguna vez te animas a hacerlo. Me gustar√≠a que tu viaje inaugural fuera desde las pir√°mides en Centroamericana que representa a vuestro sistema solar, como el Sol y la luna. "Teotihuacan" "Vuestra casa." A las pir√°mides de Egipto que representan la constelaci√≥n de Ori√≥n "Nuestro Hogar." Dijo se√Īalando hacia el cielo, el lugar donde nacieron los dioses.

¬°Mierda! Grite al despertarme del sue√Īo, Estaba empapado de sudor, ya era de d√≠a. Me quite la especie de gorro de ba√Īo con electrodos y cables que permiten la grabaci√≥n de los sue√Īos en un reproductor. Y la mascara que permite el sue√Īo lucido. Tal vez no sea buena idea ponerse en contacto con estos seres, me dije al fin.




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento