ÔĽŅ SoŮeť que podŪa comprar el camino al cielo.. Cuentos cortos de ciencia ficci√≥n
ÔĽŅ

So√Ī√© que pod√≠a comprar el camino al cielo.

Autor: Kathia Rojas Monta√Īez

(4.31/5)
(1539 puntos / 357 votos)


Cuento publicado el 11 de Mayo de 2014


Tiene algo que ver de la historia de Gabrielle Joseph, una chica futura modelo que se suicidó, luego de que un chico le aviso que no podría salir con ella esa tarde al cine, ella pensó no ser lo suficientemente bonita.
Aunque la historia no tiene nada que ver con ella, tomamos una frase de las que ella dijo antes de morir ‚ÄúSo√Ī√© que pod√≠a comprar el camino al cielo‚ÄĚ, trata sobre una ni√Īa, que al dormir, sue√Īa cosas extraordinarias, de otros mundos, y por noche, mientras ella duerme, se hace realidad, al final, la chica termina suicid√°ndose, porque cree que lo que vive es una farsa, y un mal sue√Īo, que suicid√°ndose, despertar√≠a, pues donde viene la peor parte del sue√Īo, te da por abrir los ojos‚Ķ

Pero todo tiene una solución. Para saber cuál es, les invito a leer la historia.

Una tarde, Gabrielle y Henry jugaban a ser la princesa y el príncipe, se llegó la noche, y la madre de Henry paso por el, para ir de regreso a casa.
-¬°Solo un momento m√°s, mami! Por favor ‚Äďsuplicaba.
-¬°Si, se√Īora! ‚Ķ ¬ŅPor qu√© no lo deja dormir esta noche conmigo? ‚Äďsonri√≥.
-¬°No! Ni√Īos, ya jugaron mucho tiempo, ahora tienen que descansar y reponer energ√≠as para ma√Īana.
-¬ŅMa√Īana podre venir, mami?
-¡claro, mi amor! Ahora, despídete y vámonos.
-¬°Ok! Nos vemos ma√Īana Gabrielle,
-Hasta ma√Īana, Henry
-Adi√≥s se√Īor Dar√≠o.
-¡Adiós, Henry!
La mama de Henry y él se fueron a casa de nuevo.
Gabrielle solo vivía con su padre, su madre los había abandonado cuando ella nació por lo tanto no conocía el amor de una madre.
-Papi‚Ķ ¬Ņduermes conmigo hoy?
-Nena, tengo demasiado trabajo.
- ¬Ņpuedo acompa√Īarte en la sala?
-Est√° bien, pero te dormir√°s.
-¬°Claro!
Gabrielle acompa√Īo toda la noche a su padre‚Ķ pero en sus sue√Īos lo que pasaba era:
-¬°Vamos, Gabrielle! ¬ŅQu√© te cuesta creer que somos reales?
-¬°S√≠!, es m√°s, si quieres ma√Īana bajamos a la tierra y nos presentas a ese Henry del que tanto hablas y dices quererlo.
-¬°¬°Ustedes le har√≠an da√Īo!! ¬ŅPor qu√© querr√≠an que se los presentase?
Pero en sus sue√Īos, Gabrielle ya era mayor de lo que es en la realidad.
Esos seres eran raros, con 6 ojos en la espalda, manos de 4 dedos y cambiaban de color continuamente.
Luego de 8 a√Īos, Gabrielle ya era una hermosa jovencita, inteligente, divertida, fiestera.
-¬°Venga, Henry! No tengas miedo, no te pasara nada.
-¬Ņ¬°Dices nada?! En medio de la sola noche, en un bosque, donde no conocemos a nadie, ¬Ņ¬°TU Y YO SOLOS?!
-Le puedo decir a papa que venga con nosotros

-¬°Definitivamente no! No quiero que nada malo te pase.
-¬°Lo que pasa es que eres un gallina!
-¬°No lo soy, trato de protegerte!
-¬°Se cuidarme sola!
-¬°Entonces vete tu sola!
Henry estaba ya muy molesto, y se estaba yendo.
-¬°Henry! ‚Äďse acerc√≥ a el- ¬°Por favor! ¬ŅQu√© es a lo que le temes?
-Est√° bien, temo a que esas cosas de las que tanto has estado so√Īando, aparezcan.
-¡Sólo son pesadillas!
-¬ŅY si fueran reales?
-estar√≠as ah√≠ para cuidarme, ¬Ņno?
-suspiro- est√° bien, iremos.
-¬°Gracias, Henry! Te quiero.
Luego de eso le marco un beso en la mejilla y lo abrazo, el respondió con una sonrisa.
-Yo también.
Fueron a casa de Henry, a preparar maletas, para luego ir a la de Gabrielle.
-Henry, ¬Ņy t√ļ mama?
-Fue al trabajo,
-¬Ņde ma√Īana?
-consiguió otro, no le agrada levantarse tarde.
Ambos rieron.
-Ok, ¬Ņle has dicho sobre el viaje?
-se lo diré cuando llegue.
-¬Ņte dar√° permiso?
-Sí, estoy seguro.
-Est√° bien.
Se dirigieron a casa de Gabrielle, a empacar todo, luego tomaron el auto de Henry y fueron a su casa, a pedir permiso, o m√°s bien a rogarle a la se√Īora Estefan√≠a que lo dejara ir.
-¬°Vamos, madre! Te he cumplido en todo.
-¡Tu habitación está hecha un desastre, Henry!
-¬°Mam√°! Siempre la tengo ordenada, ¬Ņhoy no puede ser la excepci√≥n?
Ella lo pensó.
-¬°Esta bien! ¬ŅCu√°ndo regresan?
-El Domingo, se√Īora, por la tarde.
-¬°Quiero que sean puntuales!
-¬°Lo seremos! ‚ÄďDijeron al un√≠sono-
Y se destinaron a la caba√Īa que Gabrielle ten√≠a en el Bosque, llegaron en la noche.
-Gabrielle, ¬ŅPor qu√© no vas a dormir?
-¬°no tengo sue√Īo! ¬ŅPor qu√© no vas t√ļ? Te notas cansado.
-¬ŅY si un Alien de los que has estado so√Īando viene y te hace algo?
Ella rio.
-¡Debes preocuparte más por ti que por mí! Pero igual te lo agradezco.
-De nada.
Se escucharon ruidos extra√Īos.
-Espera aquí, iré a ver qué pasa.
-¬°Henry! Regresa.
Corrió hacia él, ambos quedaron estupefactos a lo que sus ojos veían.
-¬Ņas√≠ eran los que tu so√Īabas?
-Bueno, solo tenían 4 dedos, no tantos.
-¬°Esto debe ser un pulpo!
-¬ŅQu√© puede respirar aire?
-¡Sí! o un extraterrestre.
-Empezare a creerme la segunda opción.
Entonces el ‚Äúextraterrestre‚ÄĚ hablo.
-te dije que alg√ļn d√≠a me habr√≠as que presentar a Henry.
-¬ŅQu√© quieren de nosotros?-dijo Henry-
-¡Nada! Queríamos conocerlos.
-Por favor, v√°yanse, no les he hecho nada, Henry y yo solo venimos a pasarla bien.
-Yo también venia a pasarla bien.
El ‚ÄúExtraterrestre‚ÄĚ lanzo una especie de baba hacia Henry, tir√°ndolo y quedando pegado en el suelo.
-¬°¬°¬°GABRIELLE!!! Ay√ļdame.
Ella intento ayudarle, mas no pudo, cuando ese monstruo la tomo del brazo, susurr√°ndole.
-él no ha sido tan bueno contigo, habla mal de ti junto con Alexis.
Alexis es la chica que tanto envidia a Gabrielle.
-no es cierto, Henry esta todo el tiempo conmigo.
-¬Ņy la vez que supuestamente los encontraste peleando?
-¬°√Čl me estaba defendiendo!
-¬Ņo tal vez hablaban mal de ti y justo cuando llegaste decidieron fingir una pelea?
-¡¡Déjanos ir!!
-¡Eso es cierto, admítelo!
-¡Gabrielle, no le creas, él no es real!
‚Äú√Čl no es real‚ÄĚ, daban vueltas por la cabeza de Gabrielle, que logr√≥ escaparse y confundida por todo eso, dejo ah√≠ a Henry, llego hasta el final del lugar, donde hab√≠a una especie de agua roja, parec√≠a lava, o eso era. Ella se lanz√≥.
-¬°¬°GABRIELLE!!
Entonces despert√≥, ella hab√≠a estado so√Īando en el auto de Henry.
-¬ŅQu√© pasa, Gabrielle?
Dijo bromeando.
-¬Ņacaso ese monstruo te ha avisado que nos vemos en el bosque?
-¬°No eres nada gracioso!






//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento