Naufragos. Cuentos cortos de ciencia ficción


Naufragos

Autor: Javier Melgar Ruiz

(4.05/5)
(89 puntos / 22 votos)


Cuento publicado el 15 de Mayo de 2019


Monoxido de carbono,es lo que entraba en sus pulmones,un gás este
que no era en modo alguno su aliento de vida primero;pero que trás unos
cientos de miles de años de evolución aprendió su organismo a asimilar.

Bip,bip,bippppp..sonaba en la carlinga de la nave interestelar,mientras
unas cuantas docenas de lucecitas verdes parpadeaban sin cesar.

Todo eran lucecitas de colores parpadeos y pitidos de alarma,lentamente
pero con pulso firme todos los sistemas hasta ahora en animación suspendida,
hibernación o simplemente dormidos,comenzaron a desperezarse,a despertar
de un largo letargo de invierno interespacial..incluidos los tripulantes.

Fran miró de reojo la capsula de hibernación de su compañero Roper y este a
su vez le miraba a él,un aire fresco de ozono y monoxido de carbono inundaba
la sala de control.


-A las armas!! Fran,rápido.Gritó Roper mientras se enfundaba el traje de
supervivencia espacial y se arrancaba de un tirón el resto de los cables de
soporte vital que el torpe y aún aletargado ordenador no habia desconectado
de forma automática.

-¿Que ocurre Roper?, ¿donde está el enemigo?,¿cuál es su número y armamento?-las
palabras se atropellaban en su boca ,como la ráfaga de una ametralladora encasquillada
mientras tropezaba en busca de cualquier arma yá activada.

-No lo sé,cojones que no lo sé!! ,tartamudeaba Fran que a su vez se habia hecho con
un subfusil M-16 de la última guerra,era un arma vieja pero efectiva,le gustaba el olor
de la vieja polvora,nada de aquellos cañones silenciosos e inoloros de fotones.

-¿Entonces ,copón?

-No sé ,pero nos estamos acercando a un planeta y algo nos atacará seguro y sino
a algo habremos de atacar no?-Claro siempre habia sido así.

Ambos se acercaron al monitor central y miraban anodadados el brillante planeta
rojo que comenzaba a creer en ella.

-Fran miró con desden a Roper

-¿Que pasa Fran?

-No me gusta el color.

-¿A no?

-No.

-Me gustaba más el azul.

-¿Entonces por que cojones nos lo cargamos?




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento