La evolucion superior. Cuentos cortos de ciencia ficción


La evolucion superior

Autor: Juan Conso

(4.18/5)
(648 puntos / 155 votos)


Cuento publicado el 29 de Mayo de 2017


La última gran batalla final había concluido hacía mucho tiempo, en un rincón del planeta aun combatían un puñado de hombres y mujeres, el enemigo en común eran ellos mismos. Los hombres aparecieron en aquel olvidado y sobreviviente poblado, por acción de la gran guerra, el tiempo-espacio se fracturo, penetraron por una fisura que desemboco abrupta y de forma fantasmal en aquel sitio. Hombres y mujeres, pelearían los últimos tiempos en el mundo. Para ellos, aquellas mujeres no representaban nada, para ellas aquellos hombres eran el demonio mismo. Debajo de aquel cielo gris que duraba ya varios meses, el humo ennegrecido, las nubes extrañas, el aire irrespirable los terrenos con profundidades asombrosas, y ciudades en ruinas. Dejaron huellas profundas, donde predominaron las reacciones involuntarias. Sus gritos de órdenes se escucharían según como giraba el viento teñido de azul oscuro. Las mujeres mantenían un edificio semiderruido con algunas instalaciones. El escenario puedes imaginarte de incertidumbre total, el hambre, el frio permanente, generaba que las mentes adoctrinadas se vieran nubladas con mayor intensidad, los últimos en el mundo, no eran guerreros del futuro con ropa negra-brillante ceñidas al cuerpo, este resto “de seres también sufrían la escases de ropas que los dignificaran. Hubo escaramuzas, dos novatos que ingresaron por comidas, o el sorpresivo ataque en la caldera que funcionaba por su ubicación estratégica como puesto de guardia, que al momento del avance estaba protegido por dos auténticas guerreras, en ninguno de los casos hubo sobrevivientes. Enceguecidos los masculinos no veían delante de ellos encantos femeninos, solo siluetas a derrotar, los cuerpos de las amazonas hacía tiempo dejaron de ser estilizados y esbeltos, el tiempo fue esculpiendo y torneando sus músculos a voluntad. El ataque final era inminente, los varoniles perpetuarían sin medir las consecuencias, mientras que desdé el cielo bajaba como un canto litúrgico o un prolongado OHM. La lluvia acompañaba los pasos de aquellos hombres, relámpagos y gruesos gotones golpeaba todo lo existente, era septiembre en américa. El viejo edificio había sido monasterio y retiro, sus gruesas paredes albergaron generaciones enteras antes de concluir como monumento histórico. Ahora sería escenario y testigo de lo que iba a ocurrir. Ardua la batalla hijos e hijas de la tierra abatiéndose, liquidándose, que ganador habría de la necedad? Que jurado arbitraria justamente? Uno a uno cayeron vencidos, en estos últimos tramos nadie invocaba a dios. En el interior del caserón, el vientre de la mujer que descansaba en el centro del salón de enorme cúpula se iluminaba gradualmente al dorado intenso, sus nodrizas cuidaban y protegían de aquel embarazo sagrado, al igual que sus hermanas guerreras del exterior, nada le podía faltar a la poseedora, de la Luz”, del ser solar. Ocurrió imprevistamente un rayo atravesó la cúpula, de imprevisto los sonidos se desvanecieron se perdieron, dejaron de existir, encendiendo e iluminando todo el ámbito, nadie quedaría vivo, salvo la joven del embarazo que era asistida y sujetada por un joven guerrero ya exhausto, delante el profundo, precipicio, se miraron a los ojos, brillo era ahora incandescente, sus miradas duraron el instante mismo del hombre sobre la tierra. “En el agonizante suspiro allí estaré cuando se envuelva la superficie de algo irreconocible, te reconoceré, en el instante que nazca otro universo sobre la faz del mundo correré el velo. Y si solo existiese el vacío, te tenderé mi mano, me veras a los ojos y encontrarás el mundo que hemos perdido.

Mientras fueron conscientes de la caída que en realidad era una ascensión, comprobaron que los sentidos usuales, y el tiempo no concebían, en esta nueva modalidad. Sus formas y cuerpos dejaron de ser tales, la flotabilidad y liviandad era ahora a lo debían acostumbrarse, él ser solar los acompañaba en silencio, y fueron tres los viajantes, visto por ojos no físicos, sus nuevas formas eran claras, sutiles y protegidas, un halo infinito de amor los envolvía, un suave canto procedente del universo más profundo y a la vez cercano, los acompañaba velando por ellos, sumergidos en su dulzura se introducían hasta ser uno con el mismo universo. Consientes ahora de sus cuerpos de luz, observaron muchos puntos luminosos, seres como ellos que se dieron cita lo que albergaría al nuevo ser elevado. Mientras en la antigua tierra se producían grandes transformaciones hacia una nueva reencarnación que el antiguo ser de la misma recibiría con gozo y gratitud.





¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2018-08-06 19:11:10
Nombre: Jorge Alberto U
Comentario: Buen cuento; muy poético. Algunas fallas gramaticales, pero quedan salvadas con la acumulación de metáforas que le dan carácter al cuento desde el principio al final.


Fecha: 2018-01-17 07:48:43
Nombre: Iván Elías
Comentario: Religioso, demasiado obvio


Fecha: 2017-05-31 03:15:52
Nombre: Carlos
Comentario: Me encant el cuento!