El invitado

Autor: Alejandro Camarena

(4.19/5)
(444 puntos / 106 votos)


Cuento publicado el 05 de Abril de 2017


Desde el momento en el que Luis entró a la casa se sintió observado por alguien, pero él sabía que esto era ridículo; pues el viejo Pedro había muerto un día antes y no tenía ni familia, ni amigos en ese lugar.
Sin dar más importancia a esto, Luis comenzó a recorrer la vieja casa de un lado a otro. Pero al hacerlo, poco a poco esa extraña sensación fue aumentando. Esto lo hizo pensar por un momento que quienes lo observaban, no eran otros, sino las personas retratadas en los cuadros que colgaban de las paredes.

Sin embargo, Luis creyó que eran solamente sus nervios los que lo habían traicionado nuevamente, así que no dudó en seguir con su camino en medio de las miradas tétricas y vacías de aquellas pinturas.
Tras apenas unos minutos de haber entrado a la casa, Luis encontró una puerta cerrada con llave. Pensando en ese momento que más allá de la puerta tenía que estar lo que él buscaba, Luis forzó la cerradura de la misma forma en la que lo había hecho con la puerta de la entrada.
Después de abrir la puerta Luis entró al cuarto e inmediatamente su atención se posó en un altar sobre el cual estaban un par de velas aún encendidas y otra pintura más.

Al ver al viejo Pedro en el cuadro, un escalofrío recorrió el cuerpo de Luis, pues en ella, el viejo tenía una apariencia horrible y distorsionada, de cierta forma diabólica. Como si se tratará de un demonio el que se encontraba dentro de la pintura.
Hasta ese momento Luis nunca había hecho caso a todos los que decían, que por las noches, al pasar cerca de aquella casa maldita, se podía escuchar como el siniestro viejo platicaba con alguien desconocido. Alguien que en lugar de voz emitía un horrible y atroz sonido, que al parecer, alegraba al viejo de alma negra únicamente con oírla.
A Luis jamás le importaron estas historias, a él solamente le importaba una cosa del viejo Pedro, su dinero.
Pensando en esto, Luis súbitamente sintió que había alguien atrás de él, y de inmediato su sangre se volvió tan fría como el hielo, a causa del horror de lo que esto significaba.
Todos aseguran que en la misma noche en la que Luis desapareció para siempre de este mundo, se escuchó una vez más la macabra risa del viejo Pedro.
Es por esto que nunca nadie pasó otra vez cerca de la casa del viejo. Pues además de haber muerto una noche antes; todos sabían que el único capaz de hacer reír al maldito viejo, no era otro más que el demonio mismo.




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2017-06-02 15:26:32
Nombre: yuli
Comentario: esta bien pero que fue lo que vio Luis que era lo que estaba atras


Fecha: 2017-06-02 15:26:31
Nombre: yuli
Comentario: esta bien pero que fue lo que vio Luis que era lo que estaba atras