Mi tumba. Cuentos cortos de terror


Mi tumba

Autor: Luis Bermer

(3.49/5)
(1691 puntos / 484 votos)


Cuento publicado el 28 de Abril de 2007


Mi tumba es un lugar cambiante. En ocasiones la encuentro cálida, mullida; un refugio a prueba de toda inclemencia del exterior. Otras, las más de las veces, se convierte en un pozo frío, lúgubre, de oscuridad sin fondo, que roba el aliento. Dentro de este abismo, los ojos no sirven de nada, y los oídos sueñan voces azules. Una de ellas, la mía, intenta destacarse, servir de guía, pero confieso que resulta difícil poder distinguirla. Entre ecos, susurros, ensoñaciones y recuerdos que cruzan esta oscuridad, el tiempo se desgasta, y olvido, por momentos, cómo mi tumba se corroe en su fricción hostil con el mundo. ¿No es esta negritud interna un universo aparte? ¿No nacen estrellas y mueren mundos? ¿No es un reflejo del cielo nocturno? Solo, siempre solo en medio del eterno infinito. Un infinito de uno, espacio para toda soledad y ninguna compañía. No puedo moverme pese a que nada me lo impide. En este espacio cerrado no hay distancias, ni metas; en su lugar flota una espera, que con todo y con nada se llena. Aquí encerrado construyo la realidad ¿Así vive Dios? ¿Consigo en su locura? Enterrado en la tierra roja de mi cuerpo, mi voz es el rumor de un río subterráneo que fluye sin pausa. Sobre la misma sangre se hunden palabras extrañas. ¿Es esta la vida de un muerto? ¿El sueño de un vivo? Mi mente es la canción de mil estrellas en esta helada noche de ataúd. Cada idea, un fulgor estéril. Cada emoción, un lamento. Todo es frío, no hay consuelo.


Miro fuera de mi tumba, por los agujeros cortados que me sirven de ojos.

La veo en el espejo y pienso: ¿Dónde iré cuando los gusanos te devoren?

Afeito con cuidado las mejillas de mi tumba.

¿Sabías que los muertos andan?

Listo, una vez más, para vagar por el inmenso cementerio del mundo.

Observo, hablo y trato con muertos, que con sus ataúdes marchan.

El sueño de la existencia torna en pesadilla de sangre oscura.


Sí, ya no me cabe duda
Mi cuerpo es mi tumba.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2010-02-18 19:31:36
Nombre: lizeth
Comentario: me parece un cuento realmente entretenido, además de ser un poco macabro, ya que en la manera en la que el autor la redacta, manifiesta esa sensacion posible que pudiera tener una persona que aun estando en vida, podría ser que ya se siente acabado, como si la esencia de la vida ahora fuera la muerte. estar muerto en vida, que ironía.
de lo que cabe decir, es un cuento que hace imaginarse la vida y la a muerte a la vez.


Fecha: 2010-01-19 20:32:45
Nombre: pilar
Comentario: me gusto mucho no es largo pero es entretenido gracias al q lo escribio.


Fecha: 2009-12-12 12:54:22
Nombre: lulitha
Comentario: me re gusto este cuento esta muy bien hecho y muy bien pensado mere sorprendio al principio no me gustaba pero lo segui leyendo y me empezo a iterezarme mas felicitaciones esuvo muy buno se re pasaron bye bye bye


Fecha: 2008-11-09 19:17:14
Nombre: david
Comentario: es un tema q podemmos reflexionar muy bien


Fecha: 2008-11-09 15:57:07
Nombre: ligth
Comentario: me ha dejado con una idea mas clara de lo q es mi vida



Fecha: 2008-11-06 13:38:32
Nombre: maria
Comentario: la verdad esta chida por que
es como
si
pasarade emverdad y lo que sienten
los muertos cuando se meuren


Fecha: 2008-11-03 18:53:01
Nombre: yuri
Comentario: me recuerda a mi hermano que ya no esta con nosotros,y el tenia miedo morir,y yo nunca pense que se fuera a morir joven.pero asi es la vida nacemos,fructificamos y morimos. el cuento te hace reflexionar sobre la muerte.


Fecha: 2008-10-27 20:00:06
Nombre: memo
Comentario: ta perrisimo


Fecha: 2008-10-24 15:45:33
Nombre: lucia
Comentario: pues esta chido y interesante


Fecha: 2008-10-22 15:01:59
Nombre: iris
Comentario: esta sensacional


Ver todos los comentarios de este cuento