Semilla. Otros cuentos


Semilla

Autor: Gantz

(3/5)
(18 puntos / 6 votos)


Cuento publicado el 12 de Diciembre de 2012


Llevo la nota en mi mano, ya me he fumado tantos cigarrillos que mi boca tiene la saliva espesa y con sabor a alquitrán. Ha sido un viaje largo, pero tranquilo, llevo mis audífonos, aquellos que me regalaron en Navidad, escucho música tranquila, algún aria de alguna opera clásica, mezclada con Keane y Grunge de los 90 como Alice in Chains.

Acelero hacia la clínica ya que llevo diez minutos de retraso, siento que mis testículos se encojen de sólo pensarlo.
El volumen promedio de semen de una eyaculación es de 1,5 a 5 mililitros, con máximo de 15 mililitros. Todo depende de la abstinencia sexual previa y del nivel de excitación durante la actividad sexual. Lo de los 10 cc es todo un mito.
Llego a informaciones y pregunto por el examen. Debo hacerme un espermiograma, la mujer que atiende ronda los 60, me mira con aire divertido y me da indicaciones como si fuera un párvulo. Para ella todos lo somos.
«¿Por qué todas las personas a las que preguntas por exámenes vergonzosos son mujeres?»
Sigo sus indicaciones, las indicaciones siempre te llevan al final de un pasillo, doble a la derecha y baje la escalera. Abajo está abarrotado, la sala está llena de mujeres embarazadas y ancianos, un par de pendejos corren por ahí.
Saco el número y faltan 20 para que me llamen. Me acerco al mesón y pregunto a la «Mujer» que atiende por mi examen. «Entre a la sala que se encuentra al lado»
Me encuentro con una puerta cerrada con un gran letrero amarillo que dice «Área Restringida» como si los espermios tuvieran algún tinte radioactivo o algo semejante. Además la puerta se encuentra cerrada. Al fondo, una mujer está sentada en un escritorio, le hago gestos para que me abra la puerta, finalmente paso y le doy mi orden.
«¿Cumple con los requisitos básicos del examen: Cuatro días de abstinencia sexual, un mes sin antibióticos y sin fiebre?»
El cuerpo humano elimina periódicamente el semen almacenado. Si no se eyacula durante un tiempo, se suelen producir poluciones nocturnas. Que no es otra cosa que la eyaculación mientras duermes, puedes soñar o no, eso a tu cuerpo le da lo mismo.
Hago como que estoy haciendo memoria, aunque la verdad tengo todo archivado a mano, el sábado por la noche no di más con la abstinencia y asalté a mi novia. La semana pasada me subió un poco la temperatura, no sé si por la abstinencia o por estar con un poco de gripe.
«Absolutamente con todo»
Hace un par de llamadas, una por mi examen, la otra a su amiga contándole de un tipo con el cual salió. El tipo era buenísimo, pero tenía algo raro.
Luego me manda a otra ala del mismo piso. Otra puerta cerrada y restringida. Estoy tan nervioso que me pregunto si podré realmente hacerlo. Entro y me encuentro con un grupo de ancianos tomándose muestras de sangre. Todos aquellos tubos llenándose de líquido rojo y obscuro. «Empuñe la mano, ahora suelte» mientras el tubo se va llenando de sangre con cada latido cardiaco.
Entrego nuevamente la orden y espero un rato, mientras los viejos me miran incómodos. Me gritan de lado a lado si yo soy el del espermiograma, una anciana se da vuelta a mirarme. Me hacen pasar a una habitación en donde toman las muestras trans vaginales, ahí está el sillón que mantiene las piernas abiertas y que deja la vagina totalmente expuesta. Me pregunto qué podría hacer con eso en casa.
Me vuelven a preguntar si llevo cuatro días de abstinencia, si no he tenido fiebre y si no he tomado antibióticos. Me pasa un frasco con mi nombre, edad y RUN.
«Cuando termine, me busca, aquí puede dejar sus cosas y la puerta va a quedar cerrada. Ahí está el baño»
El semen suele tener una consistencia de coágulo, debido a la facilidad de solidificación que posee gracias al fosfato de espermina y otras proteínas similares al fibrinógeno. Es frecuente la aparición de grumos más sólidos. La misma consistencia que podría tener el chuño, uno de los epítetos más usuales.
Miro hacia el baño, creo que es lugar en donde me sentiré más cómodo, más de una vez me he masturbado en algún baño. No me imagino masturbándome en una silla para exámenes vaginales.
La auxiliar se va y entro al baño con el frasquito, siento unos quejidos como de mujer. Me pregunto si lo pondrán para que salga más fácil, me habían dicho que en algunos lugares te pasan revistas pornográficas o videos para que te salga más fácil, yo pensé en traer fotos de mi novia desnuda para hacerlo la mar de tranquilo, entonces me doy cuenta que es la cañería que suena en lapsos periódicos y rítmicos, como un quejido.
Me bajo los pantalones y me apoyo contra la puerta para que nadie pueda entrar. Tomo mi «Amigo» con la mano, está flácido y sin apariencia de reaccionar. Todo el mundo fuera sabe que me voy a hacer una paja.

El semen viene de «semen» en latín o« sperma» en griego y que significa semilla, ello porque aquéllas brillantes mentes creían que la mujer era solo el receptáculo de la semilla de los hombres.
Cierro los ojos para concentrarme mejor, trato de recordar la noche anterior cuando lo hice sin eyacular «El maestro del Control Total». Apostaría que llegué al punto del Nirvana esa noche.
Comienzo a trabajar a mi amigo, poco a poco va tomando grosor y tamaño. Las imágenes en mi memoria comienzan a hacer flashes. Ella suspirando en mi oído, yo en un baño de una clínica. Eso me corta la leche, el sonido de la cañería y el altavoz llamando a algún médico. Cierro los ojos con mayor fuerza y vuelvo a las imágenes. «Pura fuerza de voluntad»
La calidad de los espermios puede estar en cuatro categorías, muy buena (tipo A), buena (tipo B), In situ (tipo C) y muy mala «Los que no se mueven, entre los que está el famoso espermio cojo» cuya función es entretener a los fagocitos de la mujer mientras el resto intenta hacer su trabajo. Además se hace un recuento del porcentaje de los viables que debe ser sobre el 14 por ciento.
Recuerdo el roce de su piel y algunas imágenes más. Recuerdo lo que le dije al oído y como se deshizo en mis brazos. Como su resistencia se desvaneció y fue absolutamente mía. Mi pene reaccionó con una muy buena erección considerando el lugar y que se sentía algo «tímido»
Lo mío jamás fue el masturbarme en público, jamás participe en las competencias de «Pajas» que hacían mis compañeros de colegio para ver qué tan lejos llegaban. Siempre me masturbé en la más profunda intimidad.
No estaba cómodo, menos a gusto.
Masturbarse sin imágenes es prácticamente imposible, el hombre es un animal visual, me pregunto cómo lo harán los ciegos de nacimiento.
Continúe «elevando volantín» esperando eyacular, ya sentía la presión en mi ingle, los músculos retorciéndose, preparando la expulsión de fluidos, entonces, la maldita cañería me sacó de quicio. ¿Cómo querían que uno «terminara» con ese puto ruido?
Una eyaculación posee entre 200 y 400 millones de espermios, si el 14% de ellos son viables, estamos hablando que con una sola eyaculación podrías preñar a todas las mujeres de un país. El espermio es la célula humana más pequeña y el óvulo femenino la más grande.
Comencé a perder erección, me estaba costando trabajo la concentración. Volví a concentrarme en la noche anterior y en el repertorio de imágenes de las mejores noches con mi novia. Incluso aquellas veces en que la había pillado «volando bajo»
La erección volvió y también las contracciones musculares, entre abrí los ojos buscando el puto frasquito.
Hay veces en que la eyaculación no expulsa el semen, si no que se te va hacia dentro. A ello se le llama eyaculación retrógrada y todo aquél semen termina en tu vejiga flotando entre tu orina.
Finalmente llegué a la eyaculación y un pobre orgasmo, No todas las eyaculaciones terminan en orgasmo. Me pareció que era muy poco semen y muy grumoso.
Cerré el frasco mientras comenzaba a subirme la ropa.
El semen se veía de un color óxido.
El color del semen es normalmente blancuzco o blanco lechoso o levemente amarillento, por las flavinas provenientes de la vesícula seminal. Si el líquido eyaculado presenta un color anaranjado o rojizo, es posible que contenga sangre, signo que se conoce como hematospermia, que puede indicar un trastorno urológico.
«Eso no es normal»
Los testículos se me encogieron en el escroto.
El escroto reacciona a los estímulos, al frío y al calor. Al miedo.
Seguí mirando el frasco y mi semen en él. La tapa del frasco era roja y se reflejaba en la superficie blancuzca de mi semen. Después de todo no era hematospermia.
La eyaculación consta de cuatro fracciones definidas. Esto deberías saberlo, puesto que incluso masturbándote accedes a todas ellas. No digas que no sabes lo que has hecho desde que cumpliste catorce. La primera fracción o «pre eyaculatoria» consta de una mucosa transparente que hace el canal de la uretra más resbaladizo, no contiene espermios. La segunda fracción o «Previa» Es fluida y sigue sin presentar espermatozoides ya que presenta un pH ácido, elevada concentración de fosfatasa ácida y ácido cítrico. La tercera fracción y «Principal» Presenta elementos líquidos y gelatinosos. Procede del epidídimo y de los conductos deferentes. Es la fracción que contiene a los espermatozoides. Finalmente la Cuarta y última fracción también llamada «Terminal» De consistencia gelatinosa o coloide. Procedente de las vesículas seminales. Tiene un pH alcalino y fructosa, razón por la cual hay presentes espermatozoides, aunque la mayoría inmóviles. Contiene fructosa que es el principal nutriente de los espermatozoides, además de ser el azúcar que contienen las frutas, ya sabes porque las actrices porno encuentran tan dulce la «leche».
Ahora ya sabes las cuatro fracciones en que se divide la eyaculación. Ahora cuando vayas a «correrte» sabes de qué va la cosa.
Me lavé las manos y me subí la ropa. Traté de cerrar correctamente el frasco, pero la tapa tenía «algo» que no me dejaba cerrarla al vacío.
Debido a la composición del semen, en condiciones favorables es capaz de sobrevivir varios días. Incluso después de que el hombre se haya muerto. Se han encontrado espermatozoides vivos en las trompas de Falopio de una mujer varios días después de un coito.
Me pregunté cuántos de ellos morirían entre la recepción de la muestra y el examen de laboratorio.
Sobrevivió un 72% de ellos entre los espermios tipo A y tipo B.
A la semana siguiente de saber el resultado, supe que sería padre.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-12-12 06:31:43
Nombre: Lucia
Comentario: Bueh! buen cuento! explícito como no había leido ninguno en esta página!