Una fiesta de cumpleaños

Autor: Maria Mercedes Guzmán

(4.05/5)
(158 puntos / 39 votos)


Cuento publicado el 20 de Marzo de 2017


Sara era una ranita preciosa, tímida y penosa.
Un día mamá rana le dijo:- Hija, llegó una invitación para la fiesta de cumpleaños de Coquí. Sé por su mamá que él tiene muchos amigos, así que tendrás la oportunidad de compartir y divertirte.

El día de la fiesta Sara se levantó muy temprano, se bañó en su charco preferido, se puso sus zapatos crocs color naranja y cloc, cloc, cloc, cloc, salió con su mamá dando saltos y brincos.


En la fiesta sus compañeros desarrollaban actividades muy diversas, los saltamontes y los grillos hacían competencia de salto, las hormigas arrieras disputaban sobre quién cargaba la hoja más pesada, las mariposas exhibían sus lindos colores haciendo mil figuras en su vuelo, las mariquitas jugaban a abrir y a cerrar sus alas estrenando sus trajes rojos con lunares negros y las chicharras practicaban su pasatiempo favorito, chillar y chillar hasta explotar !!!
Todo era alegría y felicidad.

La mesa estaba adornada con un mantel de los Back Yardigans. Encima había una torta cubierta con mucha crema, helados de vainilla, papitas, salsa rosada y jugos de fruta.

De un momento a otro se escuchó un ruido muy peculiar zzzzzzz buzzzzzzz buzzzzzzz...!Santa Cachucha! Una invasión. Un enjambre de abejas apareció en la fiesta encontrando su banquete servido! Unas se paraban encima de la torta, otras saboreaban helado, algunas hicieron las delicias con la cascada de chocolate que bañaba las fresas... Todo indicaba que el fin de la fiesta estaba cerca y los asistentes debían regresar a sus casas sin comer.


Los invitados alarmados y asustados se preguntaban - qué vamos a hacer?
Entonces Coquí dijo:- como a mí me encanta leer, aprendo muchas cosas y por eso creo que... !tengo la solución!
Cuando sus amigos lo escucharon hicieron silencio. Coquí era sabio. Leía muchos libros.

El continuó diciendo: " las abejas y las avispas han llegado, porque tenemos mucha cosas dulces en la mesa" Y agregó: -" ellas están con hambre porque se alimentan del néctar de las flores y como es época de lluvia, hay muy pocas flores.

Los invitados se miraron aterrados, e inmediatamente comprendieron que las abejas tenían sus barriguitas vacías. Qué podemos hacer? Cómo las podemos ayudar?

Coquí dijo:- tennnnnnnnngo una ideeeeeeeea! Pidió a su mamá una vasija y entre todos la llenaron de agua.
La abuela estaba presente y fue rápidamente a traer algo muy importante !!! Azücar !!!
Unos a otros se miraron y ...manos a la obra, echaron el azúcar en el agua y empezaron a revolver para que se disolviera. Cuando estuvo lista se retiraron a observar.

De pronto...oh sorpresa, las abejas se alejaron de la mesa de los invitados y empezaron a dar vueltas alrededor de la vasija zum ban doooo: zzzzzum...zzzzzum...zzzzzzum.
Rápidamente cesó el peligro. La mesa de cumpleaños quedó despejada. Los amigos de Coquí se acercaron y cantaron el Happy Birthday. La fiesta fue un éxito. Todos comieron y rieron felices. Sarita tuvo la oportunidad de hacer nuevos amigos.

Al atardecer los invitados se despidieron, agradecieron y se fueron a dormir.

Y Colorín Colorado, este cuento ha terminado.




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento