Una historia sorprendente. Cuentos cortos de humor


Una historia sorprendente

Autor: Meiram

(4.33/5)
(251 puntos / 58 votos)


Cuento publicado el 03 de Octubre de 2015


En una urbanización de Florida, los Smith y los Anderson ocupaban chalets adosados contiguos.
Ambos adoraban a sus mascotas; los Smith tenían un pequeño conejito al que le habían construido una pequeña casita y los Anderson un gran perro dogo.
Un buen día, apareció el perro dogo de los Anderson y puso delante de su dueña su presa como regalo: el conejito de los Anderson, lleno de tierra y muerto. La señora Anderson, consternada, pensando en el disgusto de los Smith e intentando evitar las malas consecuencias de la travesura de su perro, decidió disimular e intentar tapar el asunto. Manos a la obra, cogió al pequeño conejito, lo lavó, lo secó con el secador de pelo y al caer la noche, todo esponjoso y reluciente, lo depositó en la casita que sus dueños tenían para él.
En una urbanización de Florida, los Smith y los Anderson ocupaban chalets adosados contiguos.
Ambos adoraban a sus mascotas; los Smith tenían un pequeño conejito al que le habían construido una pequeña casita y los Anderson un gran perro dogo.
Un buen día, apareció el perro dogo de los Anderson y puso delante de su dueña su presa como regalo: el conejito de los Anderson, lleno de tierra y muerto. La señora Anderson, consternada, pensando en el disgusto de los Smith e intentando evitar las malas consecuencias de la travesura de su perro, decidió disimular e intentar tapar el asunto. Manos a la obra, cogió al pequeño conejito, lo lavó, lo secó con el secador de pelo y al caer la noche, todo esponjoso y reluciente, lo depositó en la casita que sus dueños tenían para él.
Al día siguiente, la señora Anderson se cruzó con la señora Smith, totalmente desencajada y ensimismada. Al recibir el saludo de su vecina, la señora Smith, como despertando de un sueño le increpó: ¿Usted cree en los fenómenos paranormales, Sra. Anderson?
Asombrada por semejante pregunta, la Sra. Anderson interrogó a su vez a su vecina sobre el sentido de su inquietud, recibiendo la sorprendente respuesta:
“Pues imagínese, vecina, que nuestro querido conejito se nos murió hace dos días, lo enterramos… y esta mañana apareció, muerto pero limpio, reluciente y esponjoso, dentro de su casita!!!!!”




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento