Juan Cerero-El Brujo. Cuentos cortos fantásticos


Juan Cerero-El Brujo

Autor: Wilmer Escobar

(2.36/5)
(33 puntos / 14 votos)


Cuento publicado el 01 de Enero de 2012


Juan Cerero-El Brujo

Una noticia en la radio: Unos pescadores aseguraron a ver visto a Elvis Presly con los Beatles paseando en un yate por las playas de BuenAventura – Colombia, En las selva tropicales de Puerto Rico han capturado un animal los aldeanos lo nombraron el chupacabra afirmando ellos ser la mascota dejados por unos extraterrestre días antes, mientras restos de un colosal Mamut encontrados en los extensas dunas al norte del Perú y según los paleontólogos es un nuevo ejemplar en su especie en todo el mundo, noticias como estas sacuden las curiosidades en la población sin contar la lupa internacional que ayudan a preservarlos en el tiempo contemporáneos el nombre de las ciudades marcándolas en el mapa. Efecto como este no ocurre en mi pueblo, aun perduran las historias de los buques que atracaban en las costas del pirata aterrador López de Aguirre, en épocas coloniales y del barbarismo español. Por ahora nos conformamos por las voces en las plazas por los cuenta cuento de nuestros viejos que se hacen citas en sus bancos mirando en los atardeceres y recitar así sus aventuras y el romances de sus años mozos y dígame que son muchos. Y quizás todo esto este por cambiar, quizás el foco de una lupa este redireccionando su posición y estacionarse justo acá en Puerto Cabello.

Mi asiento junto a la ventana y reclinado cómodamente en el cojín, los audífonos en mis oídos me deleitaba las líricas de algunos tenores como Luís Miguel, Chayan, Luís Fonsy, shakira entre muchos almacenados en el repertorio de mi mp4, y a la vez del paisaje urbano, todo esto sucedía mientras esperaba la llegada del transporte a mi acostumbrada parada, en la plaza de la sorpresa después de una largo día laboral en la empresa.
El conductor se detuvo a las 5.10 pm en la plaza J.J. Flores que me queda a unas pocas cuadras de mi hogar. Bajos los caobos y cujies y al estilo de san Juan Bautista se oía un pregonar -“Cubría la ruta de Racho Grande mi colectivo era una van color verde militar ya descolorido un poco destartalada pero así las bellas damas abordaba con gusto por ver este negrito ¡Jaja¡ Miren que si fui galante y aun conservo el almíbar en mis labio verdad preciosa –esta parte Doña Juana L. pasaba a su lado mienstra este le guiñaba un ojo y continuando con el relato-, estaba ya por retirarme y guardar el automóvil justo cuando dejaba el ultimo pasajero en el Inca y a su frente de lo que fue en su tiempo el seguro social, si muchacho hay donde es ahora el Simón Rodríguez una visita me sucumbió esa noche que jamás lo olvidaría, era mas de las 10.00 PM. Cerrando la puerta y cruzar en la bomba sentí mis bellos erizarse en todo mi cuerpo y de mi retrovisor vi esa enorme mujer al fondo ,ignorando en donde y en que momento subió, no había palabras en su boca ni y menos en la mía fue leer su mente es lo que sentía, su cabello dorado cubría su rostro hasta mas abajo de sus hombros, vestía un traje algo antiguo, me temblaba las piernas mis manos aferrado al volante e hipnotizado no se que tanto tiempo paso solo deambulaba en los sendero estrechos en aquellos hato de patanemo, el terror se apodero de mi alma desnuda en la soledad de aquella noche fría, un susurro me despertó de aquel trance decirme muy cerquita a mi oído ¡Tranquilo hombre la suerte te acompaña!, quise voltear y por cosa divina de Dios mi boca rezó un padre nuestro, después lo único que recuerdo es estar aparcado frente a la capilla Anima de Morillo y mis manos acariciando la mismísima virgen Maria colgada en mi pecho”- es la pura verdad lo que les digo les juro por esa luz que así fue , a partir de entonces me a estado acompañando mi virgencita a todos lados, quien sabe que seria de mi sino fuese estado conmigo esa noche. Y miren como son las cosas de hay en adelante y durante el tiempo de servicio la suerte estuvo conmigo, la clientela, el buen trato se reflejaba a diario y ser la envidias de mucho de mi colegas, de hay este apodo El Brujo me suelen decir hasta ahora.


//alex

Otros cuentos fantásticos que seguro que te gustan:

- La ventana rota
- Luz y Oscuridad
- Pipilinita
- Un Viaje en Taxi
- Un Alma en Pena


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-01-02 16:57:57
Nombre: DIPLODOCUS
Comentario: Amigo,tienes una mala ortografía y una peor redacciòn!
échale ganas!


Fecha: 2012-01-02 16:56:10
Nombre: DIPLODOCUS
Comentario: Amigo,tienes una mala ortografía y una peor redacciòn!
échale ganas!