Telequinesis. Cuentos cortos de ciencia ficción


Telequinesis

Autor: Akiira

(4/5)
(168 puntos / 42 votos)


Cuento publicado el 05 de Marzo de 2018


Ya no sentía las manos, el dolor era interminable, mi vista era completamente borrosa ya que forzaba los ojos para mantenerlos abiertos, pero como si un impulso me arrastrara me quede inconsciente, lo último que recuerdo fue la cara de mi vecino tratando de que yo reaccione y esa luz celeste la que me dejo inconsciente.

Pero por qué no retrocedemos un poco, si a la mañana donde empezó todo…
Yo era una chica fricki en un barrio común con escuelas comunes yo no me llamaría tímida simplemente tenía un amigo nada más que eso desde 1º que todos me rechazaron y entonces quede como excluida, mi nombre es Celina y tengo 17 años, mi amigo es mi vecino Federico, si el que trato de hacerme reaccionar, un chico de 18 años en el último año de secundaria, pero ustedes ya saben mi nombre así que iré al grano
Era viernes, el clásico día donde todos estaban preparando ya sus planes para el fin de semana o esa misma noche, el día en que los chicos invitan a las chicas a bailar o las chicas preparan una pijama da o algo así y como siempre yo sabía cómo iba a pasar mi fin de semana, en casa como siempre mirando películas o mensajeando a mi vecina ,como todos los días, mi vida era siempre igual siempre patética y aburrida, esa mañana no tenía ganas de ir a la escuela total ya era viernes no iba a perder nada y si me hubiera quedado en mi cama mi vida seguiría igual tanto como la extraño, mi abuela insistente al final logro sacarme de las sabanas a las que yo me agarraba firmemente, luego de mala gana me fui vistiendo y peinando mi melena negra, mi pelo era corto y con bucles así que no era mucho trabajo cepillarla pero lo que mas me complicaba era mi flequillo ya que el era lacio y largo hasta me llego a cubrir los ojos, me lave los dientes y la cara porque todavía estaba muy dormida.
Salí al corredor, sentí desde allí el aroma a comida recién hecha, me senté y empecé a comer los wafles que mía abuela me avía preparado, tome un jugo y Salí corriendo a buscar mi motocicleta ya que se hacía tarde, esa motocicleta la había comprado yo con mi dinero que había ganado trabajando ya que mi abuela me mantiene a mí y ella misma con su jubilación así que decidí ayudarla, subí a mi motocicleta y arranque, llegue rápido ya que no había mucho tráfico y eso me resulto extraño ya que un día viernes a esa hora todos deberían estar en la calle , pero… fui tan tonta . Días antes avía recibido un mail de supuestamente la escuela de que ese día que para todos era feriado, mi escuela tendría clases…pero eso no era cierto.
llegue a mi escuela y estaba cerrada, escuche los gritos de mis compañeras y compañeros detrás mío, empezaron a tirarme huevo y harina, quede blanca y llorando ya que pude ver como mi supuesta “Amiga” me tiraba basura , ella también me había engañado, esa era una broma planeada por ella , me sentí tan mal que Salí corriendo toda blanca a llorar en mitad del bosque que estaba al costado de la escuela, escuche a Federico llamándome ,y a que él quería advertirme… luego de un rato llorando escuche voces y algún ruido sentí a alguien me observaba ,de entre los arboles salió esa luz azul que fue la que me llevo a la imagen que conté al principio.
Cuando pude despertar estaba en el hospital, rasguñada por las ramas en las que caí, una enfermera me contó que un leñador me encontró a la mitad de la noche en coma quede impactada pero lo que más me impacto fue que dormí por 2 semanas y en esas 2 semanas mi abuela avía tenido un ataque cardíaco,consecuencia de su preocupación y tristeza por mi estado, me sentí completamente aplastada por una roca. Mi última familia había muerto y yo la había tratado mal. En ese momento entro un abogado con mi primo, ellos me explicaron que mi abuela había dejado todo a manos de mi primo, mi primo era un hombre egoísta arrogante y ambicioso que no dudo en dejarme en la calle sin ningún dinero, allí se me callo el mundo, ya no tenía familia, ni lugar donde vivir. Cuando me dejaron sola me sentía tan enojada, con tanta furia, me quede pensando, delante de mi había un jarrón que me habían dado para poner flores pero en el no había flor alguna, era de metal y se veía que bastante pesado, yo sentía tanta furia dentro mío que imagine la cara de mi primo,Lucas , dibujada en ese jarrón, mis ojos se clavaron en el dispuestos a atravesarlo, entonces ese metal que era tan fuerte y duro, se estrujo como si fuera papel arrugándose todo y quedando en una inmensa bola de metal duro y pesado, me asuste, no sabía lo que había pasado… lo que yo había hecho, me acerque al jarrón deslizándome por la cama hasta el final para poder fijarme de lo que había hecho , al verlo no podía creerlo , eso era metal casi imposible de romper , pero hay estaba echo bolita como si fuera papel y lo más impresionante es que eso lo había hecho… yo, en ese momento no lo comprendí, pero entonces escuche la voz de la enfermera viniendo hacia acá, rápidamente escondí el bollo de metal en un rincón entre la madera de la cama y la pared, me metí en la cama, la enfermera pregunto cómo me sentía y me trajo la comida , mientras comía trataba de memorizar que había sucedido en el bosque entonces recordé FEDERICO él estaba allá ¿Dónde estará? Entonces me vino a la mente lo sucedido, antes de quedarme inconsciente, vi como a Federico se le cerraban los parpados igual que a mí, como si esa luz también le afectara, entonces el callo junto a mí ,cuando estaba más o menos tratando de despertar vi como él se levantaba y se fijaba si yo estaba bien , luego unas voces se escucharon de entre los árboles y el salió corriendo desapareciendo entre los árboles, me levante de la cama y Salí al corredor busque mi ropa y me la puse, trate de que las enfermeras no me vieran pues yo estaba dispuesta a irme de allí enseguida. Pero entonces observe como policías armados y lo que parecía el ejercito entraban al hospital y… BUSCÁNDOME. Asustada me metí en la primera habitación que vi, entre a lo que parecía una cocina con ollas y platos sucios y la comida para los enfermos, allí había una enfermera o cocinera , ella me pregunto que Asia allí, en ese momento dese tanto que se durmiera, sentí un dolor agudo en la cabeza y en ese momento por mi cabeza surgieron imágenes o pensamiento que no eran míos eran de esa mujer… YO ESTABA DENTRO DE SU MENTE, hice que se durmiera , todavía no podía creer lo que había hecho entonces me acerque hacia los platos y uno por uno los fui levantando en el aire con mi mente, ellos VOLABAN. Cuando termine de “jugar” mire al pasillo y policías buscando en todas la habitaciones del hospital, se habían dado cuenta de que yo no estaba, Salí por la ventana y corrí , cuando llegue a la carretera me pare en medio de la calle dispuesta a usar mi poder para conseguir un auto , me concentre y enfoque en mi mente, enseguida un auto estaba enfrente mío, abrí la puerta sin usar las manos, le suplique al señor que me dejara usar su auto pero no tuve respuesta ,entonces los dormí y los deje en el asiento trasero, yo había tomado un curso de manejar automóviles pero nunca los había pasado completo , pero debía hacerlo, subí al automóvil y avance hacia el bosque, debían ser las 08:30 de la noche pero no me importo ,llegue hacia el centro de el bosque, escuche ruidos entre los árboles , mi única razón fue correr, pero cuando me di vuelta vi una navaja pero estaba ¿flotando? Y si lo comprobé, pero una fuerza, algo o alguien,e me tiro y la navaja flotante me rozo el cuello, pero se detuvo , entonces lo vi , esa sombre era Federico, pero me di cuenta de que esa luz nos había afectado a los dos, luego me sentí tan emocionada que llevada por mis impulsos bese a Federico en los labios, luego el me dio un beso y nos sentamos en medio de el bosque luego de hablar y sonreír un rato el me mostró lo que podía hacer , aparte de hacerse invisible pudo hacer que todo el viento se convierta en un tornado enorme y gigantesco que puede arrasar con un país entero, el problema era que nos buscaban porque parece que un instrumento que vino con un meteorito que cayó cerca del bosque nos hizo esto, debíamos escapar pero hacia donde, y allí se nos ocurrió podríamos usar nuestros poderes o lo que se a que fueran eso para poder viajar a través del mar, para poder escapar del gobierno , si ellos nos llegaban a atrapar…
Viajamos hasta la costa pero, guardias vigilaban los barcos, pero Federico no pensaba viajar en esos barcos , recorrimos la costa en busca de el barco que estaba buscando Federico , siempre encapuchados hasta que nos detuvo la policía , nos pido que nos sacarnos las capuchas, mi mano temblaba, Federico me apretó la mano y me susurro al oído que debíamos llegar al barco cueste lo que cueste, mi espalda estaba apoyada en la suya entonces nos la sacamos en ese momento los policías apuntaron pero Federico ya había desaparecido y yo ya había tirado a varios policías con mi control mental mientras Federico acuchillaba a los demás , pero entonces vimos como un robot gigante del gobierno se presentaba ante nuestro pies , tratamos de derribaros pero fue inútil, entonces Federico me beso, diciéndome que pase lo que pase siempre estaría a mi lado, ataco al robot con tanta furia que lo hizo caer, Federico quiso abrir la compuerta del robot, en ese instante una lanza lo atravesó ,tarde en reaccionar, con lagrimas en los ojos corrí hacia el pero lo único que dijo él fue “derríbalos sin piedad” dibujando una sonrisa en su cara dejo en mi mano un cristal ese cristal largo esa luz azul que nos había dados ese poder , en ese momento el cuerpo de Federico se hizo polvo y esa energía fue absorbida por el cristal, mi furia no tuvo limites con el cristal en mi poder yo era , más poderosa, estalle y eso produjo una onda sónica que no solo hizo que se hundieran todos los barcos sino que todos lo que me rodeaban murieron a mis pies , iba a vengarme e iba a destruir todo ese maldito lugar , mi sonrisa se dibujo en mi cara, para todos los que me han echo miserable , pero creo que debería agradecerles. Pero are algo mejor acabare con su vida de apoco consumiendo a todos los de a su alrededor y “derribándoles sin piedad” … todo se oscureció solo quede yo con mi sonrisa demoníaca y la sangre en el suelo





¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento