La hormiguita Micaela. Cuentos cortos románticos


La hormiguita Micaela

Autor: Julia Montijano Garcia

(3.79/5)
(360 puntos / 95 votos)


Cuento publicado el 17 de Marzo de 2011


Micaela había sido una hormiguita alegre y feliz, sabiendo que su destino era trabajar para llenar el hormiguero de comida para todas sus hermanas.

Fuerte y voluntariosa siempre cogía las cosas más pesadas y andaba más deprisa para poder hacer más viajes cargada de :trocitos de manzana, migas de pan ...Pero los años pasaron.
Micaela había sido una hormiguita alegre y feliz, sabiendo que su destino era trabajar para llenar el hormiguero de comida para todas sus hermanas.

Fuerte y voluntariosa siempre cogía las cosas más pesadas y andaba más deprisa para poder hacer más viajes cargada de :trocitos de manzana, migas de pan ...Pero los años pasaron.

Un verano Micaela se dio cuenta que sus patitas le fallaban, que le dolía mucho la espalda y que ya no podía caminar tan rápidamente.

Un día cuando llego al hormiguero , la última, estaban todas sus hermanas cuchicheando y criticándola.
¡ Ya no recordaban todo el esfuerzo que Micaela había realizado durante años !

De su corazón se apodero una terrible y fría nube llena de dolor y no lo pudo soportar. Micaela salio del hormiguero y decidió irse a caminar sola por el mundo.

No le importaba si pasaba un ser humano y la aplastaba o un oso hormiguero y se la comía. Algún día encontraría alguna hormiga buena y sin darse cuenta volvió a cantar mientras caminando despacito por un camino lleno de margaritas.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-11-23 06:58:43
Nombre: Serafina
Comentario: Micaela era la más trabajadora hormiguita de sus hermanas y siempre estaba dispuesta a ayudar a los demás. Sin embargo, al ella no estar bien y no poder trabajar, sus hermanas la criticaron cuchicheando y no recordaron todo su esfuerzo. Así que se sintió muy triste y salió del hormiguero. Un día, encontró una hormiga buena y se volvió alegre.
Aunque es un cuento corto, esté refleja nuestra vida real. En esta sociedad, cada uno tiene su carácter, algunos son tan voluntarios como Micaela, pero otros son egoístas y sólo piensan en sí mismos. Si todas las personas no pueden sentir el sentimiento de los demás, la atmósfera de este mundo es terrible porque nadie quiere echar una mano. Resolvemos el problema solo y sentimos solitarios como si camináramos en el desierto. Sin embargo, cuando una persona tiene un corazón de oro y sabe el sentimiento de otra, este mundo puede llenar del amor.


Fecha: 2011-03-18 10:54:00
Nombre: Rafael Garcia
Comentario: Bien redactado, le fltaría fuerza al cierre


Fecha: 2011-03-17 18:39:42
Nombre: Manuel
Comentario: hola Julia, me gusto tu cuento, tiene un gran mensaje, saludos


Fecha: 2011-03-17 09:59:28
Nombre: Martha Susana
Comentario: TERNURA!todos debiéramos pagar con olvido los malos tratos...lindo cuento!