Mi pequeña maleta. Cuentos cortos románticos


Mi pequeña maleta

Autor: Delfor Cruz

(4.03/5)
(117 puntos / 29 votos)


Cuento publicado el 28 de Enero de 2011



Aquel día de verano del drástico año pasado, el oportuno viaje a mi descanso merecido, el relajamiento espiritual de mis cansadas virtudes laboriosas había llegado. Partí un domingo callado, de ruidosas voces vecinas, de risas juveniles estruendosas. Acomode mi única maleta en aquel taxi amarillo y rumbo al aeropuerto pensaba que me faltaba llevar, si me había despedido de alguien. Mis vecinos escaparon antes que yo a algún lado de la ciudad y los jóvenes también estaban ausentes y entonces… ¿De quién no me despedí? De ella si hace un mes que nos peleamos… ¿Le importaría que fuera sin decirle a dónde? Y pienso que no…
De repente el bocinazo del auto me cae en la realidad de nuevo… me bajo y recojo mi única maleta pequeña…tan pequeña que la abro para ver si me había olvidado el pasaporte, que en mis bolsillos no cabían, si me faltaba esa foto preferida que me daba fuerza cuando me sentía deprimido y la locura me envolvía, si llevaba el libro del aquel poema que a ella le gustaba. Si estaba todo en orden, pero era una maleta pequeña y no me faltaba nada.
Regrese de aquella Isla de centro américa, donde solo mi cuerpo había padecido algún síntoma de descanso, mientras que mi mente jamás pudo tomarse aunque sea un leve alivio… me fui dos semanas y hacia un mes que no tenía noticia de ella… supongo que ella tampoco de mí. Deje mi pequeña maleta en la puerta y salí corriendo la casa a donde ella se había mudado. Luego de un par de horas y después de tomarme varios autobuses estoy frente a su puerta intentando pedir socorro a mi miserable vivir. Los pies no respondían mis manos estaban atadas a mi cuerpo, latía mi corazón con un susto desesperado. La puerta se abre y mi ser presa en la inmovilidad más perfecta desaparece inmediatamente. Me mira y parece que ella sufre igual que yo… su mirada no es la misma y de pronto solo escucho llanto, la abrazo y mi mente encontró el necesitado alivio que había naufragado hace un mes y quince días.

En ese abrazo descubrí mi fracaso como compañero, como novio, como amante, como la persona ideal para ella. De pronto alguien se acercó, arrebatándomela de mi débil ilusión espontanea. Descubrí el engaño de aquel silencio de cuarenta y cinco días que no sabía nada de ella.
La lluvia comenzó a caer y aquel prodigioso diluvio disimulaba mi torrente de lagrimas y mis gemidos entre los truenos y relámpagos también. Aproveche para decirle cuanto sentía no haberla valorado y que si mi pecado era mayor el de ella era peor. Mientras caminaba a mi casa aquella lluvia me envolvía de nostalgia y ese momento entendía porque mi maleta era pequeña y no me faltaba nada.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2011-08-08 15:35:12
Nombre: Alcides
Comentario: A si son estas historias de amor, parece no haber diferencia entre verdaderas o imaginadas.(puntue un cuatro)


Fecha: 2011-02-06 08:05:35
Nombre: melina
Comentario: Es un cuento simplemente tierno, contiene todos los elementos del romanticismo. Felicidades!!