ÔĽŅ El ave y la niŮa. Cuentos cortos infantiles
ÔĽŅ

El ave y la ni√Īa

Autor: Tatiana Martínez

(2.67/5)
(8 puntos / 3 votos)


Cuento publicado el 17 de Agosto de 2019


√Črase una vez una linda ni√Īa que viv√≠a en una hacienda muy grande. Su nombre era Anaitat. Ella era inteligente, conversadora, alegre y su rostro siempre estaba hermosamente decorado con una dulce y traviesa sonrisa.
Una tarde caminaba por el campo, al llegar a unos √°rboles escuch√≥ un hermoso canto. Tan hermoso, que sus o√≠dos se deleitaban con el trinar de un ave que jam√°s hab√≠a visto. ¬°Qu√© hermosa! ¬°No lo puedo creer! ¬Ė dec√≠a Anaitat mientras se acercaba m√°s al √°rbol de mango.

Sobre una rama estaba posada una hermosa ave jamás vista por Anaitat. Sus ojos eran de un verde brillante, su plumaje era de vívidos colores: rojo, azul, verde, amarillo, morado, anaranjado, rosado… ¡y bajo el sol, tornasolado! Parecía un ave encantada como salida de un cuento de hadas.
Anaitat no contuvo sus deseos de tener un ejemplar tan hermoso como mascota, sin más espera se acercó y el animal descuidado, en un segundo fue atrapado. Se lo llevó a su casa y lo encerró en una jaula grande que tenía su abuelo.
Lleg√≥ la noche y Anaitat se fue a dormir, ansiosa que llegara el amanecer muy temprano despert√≥. A la jaula se acerc√≥, ¬°pero el ave no cant√≥! La ni√Īa todo el d√≠a esper√≥ y hasta frutas le ofreci√≥, pero el ave no comi√≥¬Ö y aunque usted no lo crea ¬°hasta un pastel coloc√≥!...pero el ave ni la vio.

Pasaron tres d√≠as y solo agua consumi√≥, aquella hermosa ave, sus colores opac√≥, ya sus ojos no brillaban ni su canto se escuchaba y la ni√Īa se preocupaba, pues entonces comprendi√≥: ¬°que el encierro la enferm√≥!
La voz de la conciencia se asom√≥ por un momento y Anaitat la jaula abri√≥! ¬°en ese momento el ave sali√≥, la libertad renaci√≥!. Pasaron algunos d√≠as y el hermoso canto regres√≥, en el √°rbol de ese campo una ave se pos√≥, los colores del arco√≠ris en sus alas reflej√≥, son colores de mi patria, son colores del amor, que diosito desde el cielo con cari√Īo nos dej√≥!
¬°La libertad es un derecho, es un hermoso valor y si sabes cultivarlo, practicarlo y propagarlo tendremos un mundo mejor!




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento