El secreto de la felicidad. Cuentos cortos fantásticos


El secreto de la felicidad

Autor: Àlex Soler Jover

(3.41/5)
(201 puntos / 59 votos)


Cuento publicado el 03 de Enero de 2007


Martín Brunet no se consideraba especialmente inteligente. Tampoco creía que los demás tuvieran una opinión diferente. De hecho, nunca había destacado en nada. Ni por arriba ni por abajo. De sus amigos de promoción no era ni mucho menos el que había llegado más lejos (Miguel Álvarez, alias “El Ministro”, ostentaba sin duda ese honor), pero tampoco era el peor (la competición por ese lugar estaba bastante más reñida).

Era lo que se suele considerar un tipo normal. La gente que lo conocía lo habría definido como “un buen hombre”. Por eso a Martín le resultaba tan extraño pensar que alguien tan normal como él pudiera haber descubierto algo tan importante: “El secreto de la felicidad”.
Mientras conducía su viejo SEAT Ibiza, como cada viernes, por la angulosa carretera que debía llevarle sin pérdida a su casa de la montaña no pudo evitar sonreir al recordar como el viernes anterior, conduciendo exactamente por el mismo lugar, esa idea tan increíble había acudido a su mente de la manera más simple. No fue ni mucho menos el resultado de una árdua investigación. Fue pura casualidad. Ni siquiera recordaba en qué estaba pensando cuando lo descubrió. Pero sí que recordaba el impacto que tuvo esa revelación en su cerebro. Al principio no fue más que un concepto, pero después de madurarlo toda la semana lo había convertido en un método infalible para conseguir la felicidad, al alcance de todo el mundo sin excepción y basado en 4 simples pasos que no deberían tomar más de una semana de tiempo. ¿Cómo algo que a primera vista parecía tan difícil de conseguir podía tener una solución tan fácil? Eso fue lo primero que pensó. Lo segundo fue “¿cómo es que nadie lo ha descubierto antes?”. Sobre este punto sí tenía alguna teoría. Había leído algunos libros que prometían ayudarte a ser feliz, y todos ellos se basaban en ideas vagas como “encontrar tu verdadera motivación” o “aprender a ser feliz con lo que ya tienes”. Pero su enfoque era totalmente revolucionario y basado en conceptos que a primera vista poco tenían que ver con la felicidad.
En cualquier caso, Martín tenía muy claro lo que pensaba hacer a continuación. En primer lugar se lo explicaría todo a su mujer, quién, lejos de imaginar nada fuera de la rutina de cada viernes, le estaría esperando en casa para pasar una tranquila velada. Confiaba en que pudieran comenzar el método el lunes mismo.

En segundo lugar, daría a conocer su descubrimiento al mundo entero. A decir verdad, ya había avanzado algo en este punto, ya que antes de salir de la oficina había escrito un correo electrónico al buzón de “Sugerencias” de la ONU, adelantándoles algún aspecto del tema. Pero como que dudaba de que ese buzón fuera a ser comprobado por nadie nunca, pensaba dirigirse a los medios de comunicación más importantes la semana siguiente.
Estos pensamientos se sucedían en su mente mientras seguía trazando las curvas que tan bien conocía. Martín volvió a sonreir pensando en lo irónico de la situación: él, de profesión inventor, con varias patentes que le reportaban suculentos beneficios, había conseguido la idea más brillante de la historia, pero no pensaba obtener ni un céntimo con su comercialización. ¿Por qué? Porque simplemente no tenía ningún sentido. En tan sólo una semana iba a convertirse en un hombre completamente feliz. ¿Para qué entonces necesitaría más dinero? Lo bueno de su sistema era que permitía a cualquier persona, fuera cuál fuese su situación económica, laboral o personal, convertirse en alguien plenamente satisfecho. Y era un método sin fronteras. Los habitantes de cualquier país, incluyendo todos los continentes, podían beneficiarse de él. Era, dejando la modestia aparte, la solución a buena parte de los problemas del mundo. ¡Y había salido de su pequeña cabeza!
Quedaban tan sólo unos kilómetros para llegar, pero la emoción pudo más que él y decidió llamar a su mujer por el teléfono móvil activando, eso sí, el sistema “manos libres”:
- ¡Hola cariño! – respondió ella -. ¿Dónde estás?
- Estoy llegando, pero quería decirte que tengo un sorpresa para ti. Una noticia que te va a dejar con la boca abierta.
- ¿En serio? ¿De que se trata? ¿Un nuevo invento?
- Más o menos. Ya te contaré. Pero pon una botella de cava en el congelador, ¿de acuerdo?
- De acuerdo, pero explícame algo más para que pueda…
La comunicación se cortó de repente. “¡Dichosos móviles!”, pensó Martín. Volvió a marcar el número pero no consiguió comunicar. No importaba, en seguida se lo podría explicar todo en persona.
Martín estaba exhultante. Giró la última curva esperando divisar a lo lejos las luces de la entrada de su casa, pero no fue eso lo que vio sino dos inmensos faros de camión que ocupaban toda la calzada y que se le tiraban encima a una velocidad de vértigo. Un segundo después, mientras caía con su coche por el precipicio que flanqueaba la carretera, dos pensamientos fugaces pasaron por su mente. El primero fue que “el secreto de la felicidad” estaba a punto de morir con él, y el segundo, todavía más terrorífico, fue la certeza de que alguien sí comprobaba el buzón de la ONU después de todo.

//alex

Otros cuentos fantásticos que seguro que te gustan:

- La ventana rota
- Luz y Oscuridad
- Pipilinita
- Un Viaje en Taxi
- Un Alma en Pena


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2015-09-09 06:25:40
Nombre: RconR
Comentario: :O La vida te da sorpresas, por eso debe aprovecharse a lo maximo


Fecha: 2010-03-21 11:45:10
Nombre: Carmen
Comentario: Muy bueno, Alex. La vida misma no podría admitir la felicidad completa porque debería excluir a la muerte. ¿Y los sistemas que nos gobiernan? Jamás obtendrían esclavos de la gente feliz.


Fecha: 2009-11-17 17:18:20
Nombre: Lucy
Comentario: Muy buen cuento si me gusto, me suena un poco fantastico por que no veo casi nada sobrenatural solo el hecho de que el hombre sabia el secreto de la felicidad, osea que un hombre normal lo supiera, si tiene un final tragico pero no tanto pudo haber sido peor gracias por el cuento lo necesitaba para un trabajo gracias



Fecha: 2009-02-03 13:18:26
Nombre: su
Comentario: DISCULPAME PERO REALMENTE NO ME GUSTO , UN FINAL MUY TRÁJICO Y PREVISIBLE , PARA UN TEMA BELLO .


Fecha: 2008-08-19 15:25:00
Nombre: Gina Sacasa-Ros
Comentario: Hola Alex, me gusto mucho tu cuento, es fluido, entretenido y con un final sorprendente tanto por la muerte del inventor como la ingrata causa que la provoco.

Espero leer mas cuentos tuyos!

Gina Sacasa-Ross


Fecha: 2008-06-20 10:24:17
Nombre: Edmundo
Comentario: Hola Alex muy buenos tus cuentos una pregunta ¿los puedo enlazar a mi pag web?


Fecha: 2008-06-09 07:15:26
Nombre: julieta
Comentario: nesecito cuentos fantasticos cortos. fantasticos en mi colegio le llaman a los cuentos que esta basado todo en algo real y que depronto algo fantastico aparese un fantasma un diablo un angel cualquier cosa fantastica que cambia toda la historia y para colmo a parte de ser corto fantastico tenia que ser de autor conosido


Fecha: 2008-06-03 11:18:11
Nombre: camila
Comentario: me encanta el cuento es uno de mis favoritos


Fecha: 2008-05-10 05:37:11
Nombre: Angélica
Comentario: Creo que la simplicidad del cuento refleja lo dificil que resulta poder darnos cuenta donde está la felicidad y cuando la encontramos es tan efímera como una ráfaga de viento.Muy buena creación .


Fecha: 2007-11-12 17:08:19
Nombre: jesus
Comentario: Gracias por resolverme la tarea esta bueno y divertido

****jesus de mexico****



Ver todos los comentarios de este cuento