Y el rinoceronte?. Cuentos cortos fantásticos


Y el rinoceronte?

Autor: alejandra

(2.79/5)
(53 puntos / 19 votos)


Cuento publicado el 17 de Marzo de 2007


Y bueno, la esponja se quemó luego de estar 2 minutos en el microondas a potencia máxima. Debí imaginarlo, remojarla en agua antes de meterla dentro.
Ocurrido este hecho no me queda más que pagar la última cuota de este aparato electrónico que hoy salvó mi vida y también comprar un balón de gas de 300 kilos, para así poder almacenar, en el espacio sobrante, el sin números de ambigüedades que rondan mi cabeza. ¿pero que tamaño tendrá mi cabeza después de ver y escuchar tan insólito y descalabrado hecho?, ¿será que es del tamaño de la pequeña gigante?. Solo es cuestión de despertar en el mercado y caminar, observando como el chileno medio atiende con incredulidad y asombro a la colosal niña. Sus ojos se abren y cierran mostrando una dulzura solo comparable a la de mi perro pepón. Claro un diminutivo para peponcito, nombre con larga trayectoria familiar. Sus enormes piernas pasean por Santiago pisoteando cualquier ápice de soberbia desmesurada, demostrándonos cuan pequeños podemos llegar a ser. Unos liliputienses chilenos. Oh…
Y bueno, la esponja se quemó luego de estar 2 minutos en el microondas a potencia máxima. Debí imaginarlo, remojarla en agua antes de meterla dentro.
Ocurrido este hecho no me queda más que pagar la última cuota de este aparato electrónico que hoy salvó mi vida y también comprar un balón de gas de 300 kilos, para así poder almacenar, en el espacio sobrante, el sin números de ambigüedades que rondan mi cabeza. ¿pero que tamaño tendrá mi cabeza después de ver y escuchar tan insólito y descalabrado hecho?, ¿será que es del tamaño de la pequeña gigante?. Solo es cuestión de despertar en el mercado y caminar, observando como el chileno medio atiende con incredulidad y asombro a la colosal niña. Sus ojos se abren y cierran mostrando una dulzura solo comparable a la de mi perro pepón. Claro un diminutivo para peponcito, nombre con larga trayectoria familiar. Sus enormes piernas pasean por Santiago pisoteando cualquier ápice de soberbia desmesurada, demostrándonos cuan pequeños podemos llegar a ser. Unos liliputienses chilenos. Oh…

Continuando la travesía junto a la pequeña gigante, observé a lo lejos un hermoso picaflor. Decidí entonces, detenerme y esperar a ver en las noticias que ocurría finalmente con tal hecho cultural. Era hora de desenredar el caos que había en mi cabeza.
Paso 1: Inhalar, exhalar.
Paso 2: Sentarse.
Paso 3: Pararse.
Paso 4: Volver a sentarse.
Paso 5: Hablar frente al espejo.
Paso 6: Escribir.
Continuará….

//alex

Otros cuentos fantásticos que seguro que te gustan:

- La ventana rota
- Luz y Oscuridad
- Pipilinita
- Un Viaje en Taxi
- Un Alma en Pena


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2010-01-12 17:23:52
Nombre: melesio
Comentario: Tan raro que parece pretencioso.