Suicidio Sexual. Otros cuentos


Suicidio Sexual

Autor: Jeison Villalba

(2.76/5)
(116 puntos / 42 votos)


Cuento publicado el 05 de Julio de 2010


Comenzaré diciendo que no me gustan las mujeres. Sólo las que no dicen serlo.

Vivo solo. En un apartado de Merck, al sureste de California. Tengo seis perros, dos de ellos de raza pura. Algunos llegaron intencionalmente, otros, simplemente, son producto de la, a veces, estúpida caridad humana. Pero en fin, aquí el problema no está en los perros, ni en mi soledad, ni siquiera está en nosotros. El problema aquí está en los de allí al lado, los vecinos: son Gays.


Tengo 73 años. Y nunca, nunca antes había visto lo que vi. Dirán que soy retrógrado, pero carajo, en mi tiempo estas cosas no se veían ni de chiste.
Esos pervertidos llegaron a finales de otoño, seguramente buscando resguardo, porque a mí no es que me convenzan de a mucho. Era un jueves, o viernes, no importa, el caso fue que ese día yo estaba regando el césped –degenerados perros no encuentran otro sitio en dónde hacer sus necesidades que no sea aquí, voy a tener que cercar la porquería que tengo como acera, porque no me soporto esta situación ni un segundo más- Recuerdo que preguntaron por Carmenza.

¿Carmenza? ¿Quién es Carmenza? – Dije.

- Nos habían informado de una señora con ese nombre que rendaba casas por estos lares, ¿no la conoce usted?
- No, nunca antes había escuchado ese nombre, - les dije.
Dieron las gracias y se fueron. Yo sí noté algo extraño, pero no, nunca llegué a imaginarme que eran Gays. Parecían normales, hasta hermanos, diría yo.


La verdad, no sé cómo hicieron, pero a los tres días ya se estaban mudando. No le di mucha importancia, en realidad, al fin y al cabo cuántas personas no se mudan diariamente de un lado para otro y a nadie le importa. El caso fue que el viernes, o el jueves, no sé, -no tengo que saberlo todo- llegué a la casa de ellos con la intención de preguntar sobre la TV por cable. Yo había tenido con ése, tres días de tenerla dañada y nadie me daba explicación de lo ocurrido. Toqué la puerta más o menos por un laxo de 15 minutos. Nadie la abrió. Empujé y noté que estaba abierta, seguí llamando, pero nadie respondía, avancé hasta el final del pasillo que lindaba con la margen derecha de las escaleras y sólo entonces concluí que no había nadie en la casa. Sentí mucha curiosidad, pero pensé que tal vez se pudiera estar tratando de alguna trampa, de algún sabotaje contra mi integridad, de modo que no duré más de 5 minutos allí.
Fue ese mismo día, aproximadamente a las 7 cuando escuché un ruido. Provenía, al parecer, del lado izquierdo de la casa, es decir, del lado de los nuevos vecinos. Tomé el telescopio que anteriormente le había quitado a un niño, dado a que siempre lo hallaba espiándome, y subí hasta el balcón que colindaba brutalmente con la casa vecina. Escuché nuevamente el ruido, coloqué el telescopio, rodé el lente, y vi a uno de los tipos completamente desnudo en posición de lanzarse, con una cuerda entre los abrazos y atada en la parte más alta de la cubierta como si maniobrara por ajustar algo. Pensé de inmediato que se podría tratar de un suicidio, de tal forma que tiré el telescopio, bajé las escaleras, abrí la puerta, salí a calle, entre en la casa vecina, indagué hasta el cuarto, tiré la puerta, y al entrar: el otro tipo tirado en piso de forma erecta esperando a que cayese el otro que sujetaba la cuerda.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2010-09-20 07:31:42
Nombre: rodrigo
Comentario: simple,interesante, algunas que otras estrategias narrativas, buen cuento corto.
Esos comentarios ignorantes de "no es para niños" posiblemente ya cuando elegimos un título y un género nos da la pauta en que mundo narrado buscamos el placer de leer!
Saludos.


Fecha: 2010-08-22 14:22:06
Nombre: andrea paz
Comentario: No me gusto para nada ese cuento , es extraño y muy confuso...¿? Que querra decir no lo se pero no parece un cuento apto para ¡NIÑOS!.


Fecha: 2010-07-09 17:55:49
Nombre: Lenìn
Comentario: Sì te acuerdas porque ahì empezò todo este pandemònium. El cuento es RIE, MONO RÌE. de Cèsar Muñoz. Acuèrdate que lo criticaste acervamente por la tonterìa del calificativo de "indios". Reflexiona. No vives en Venezuela donde no hay racismo. Ahì a cualquiera se le dice cariñosamente ¡epa, mi negro! o ¿còmo te và, indio? y todos sonrientes y tranquilos. ¿Lo demàs de tu crìtica?... Se entiende y se acepta.


Fecha: 2010-07-09 07:44:51
Nombre: Antonio
Comentario: Cuando empecé a incursionar en esta página de cuentos, me puse muy contento porque siempre es bueno un sitio más donde los escribas puedan expresarse.
Pero, y ustedes podrán estar de acuerdo o no, lo que yo critico u observo, no es la falta de nivel, sino el desprecio o falta de respeto hacia el lector; porque bien es sabido que lo menos que podemos hacer cuando nos presentamos ante alguien, aunque nuestras ropas estén remendadas, lo importante es que estén limpias y la escritura no escapa a las reglas de la ética.
Cuidar la orografía, que es lo esencial, es lo menos que podemos requerir y una gran mayoría presenta sus trabajos sin siquiera corregirlos, pues queda a la vista que quizá por la emoción, la impronta o el mismo deseo de ser leído lo traiciona, llegando a estas circunstancias.
No escribo ni mejor, ni peor que nadie, pero por respeto a quien pueda leerme, al menos trato que mis textos no tengan errores ortográficos, repeticiones y/o barbarismos que puedan denigrar un texto.
Saber reconocer algo que está mal es todo un comienzo y cuando una crítica se hace presente, por dolorosa que sea o nos resulte, al menos es un motivo para replantearse cómo viene la mano.
En el caso de un cuento que no me acuerdo el título, ni su autor, me referí al modo de expresarse sobre los nativos u originarios de determinado suelo, lo que fue tomado en broma y encima burlado.
En lo personal no me afecta, pues hacer docencia no está mal y escribir mal si lo es, pues se enseña mal a un potencial lector que no tiene formación, como es el caso de un niño o un adolescente y si para ustedes eso está bien, allá ustedes.
Con este comentario cierro mis participaciones, pues considero que mi misión está cumplida y debo emigrar a otros lugares, donde mi siembra no sea pisoteada, repitiéndoles lo que les dije en mi último comentario: Mi ironía no le llega a los talones a vuestra necedad y le agregaría a una obsecuente y malicioso malentender de lo que llamamos amistad, pues un verdadero amigo, nos hace ver cuando erramos y un mal amigo siempre nos palmeará la espalda haciéndonos ver que todo va sobre rieles.
Les deseo lo mejor. Elvizcondedemediado
NOTA: Por cierto, les recomiendo leer la novela El Vizcondedemediado de magnífico Italo Calvino.



Fecha: 2010-07-08 20:48:30
Nombre: Antonio
Comentario: No me animaría a publicar en esta página. No tengo nivel y sólo puedo opinar. Mi ironía, no le llega a los talones a vuestra necedad.


Fecha: 2010-07-05 22:13:05
Nombre: Ferdinand
Comentario: Bien narrado, diferente a muchos que uno lee acá.


Fecha: 2010-07-05 14:16:01
Nombre: Lenìn
Comentario: Estamos ansiosos. Espectantes y emocionados por leer una obra de elvizconde. ¿Cuànto màs debemos esperar Antonio?. Vamos, no la pulas tanto, que la dañas.


Fecha: 2010-07-05 05:31:32
Nombre: Antonio
Comentario: ¿Banal?, ¿estúpido? Realmente quien escribió este texto no ama su tiempo y yo desperdicié el mío leyéndolo.


Fecha: 2010-07-05 03:01:57
Nombre: Ricardo
Comentario: Cómico y bien contado...