Los Mejores Cuentos

Cuentos publicados: 1542


Principal

Infantiles
Ciencia-ficción
Fantásticos
Terror
Policíacos
Románticos
Humor
Otros
Todos los cuentos

Cuentos personalizados

Envía tu cuento

Los Autores

Contacta

Aviso legal

Páginas de interés


Buscar cuento



Últimos cuentos publicados:

Un cigarrillo a la medianoche - Alfredo Arias Sánchez
Toca junto a mí - Sandra Loto
El espejo de mi yo - Heiner
Eterno Amor - Uniyana
El cuarto de los gritos - Martín

Cuentos mejor puntuados:

Un venado vanidoso - Breiner Jafeth Muñoz Fallas
El cuarto de los gritos - Martín
Círculo - Silvia Liliana Arteaga Esparza
Mejor no hablar de ciertas cosas - J. Chandler
Un milagro de la H que era muda - Silvia L. Arteaga


¿Qué te ofrece “Los Mejores Cuentos”?

¡Cuentos, cuentos y más cuentos!

Cuentos cortos y relatos de cualquier género: cuentos infantiles, cuentos de terror, cuentos de ciencia-ficción, cuentos fantásticos, cuentos policíacos...

¡Una entretenida selección de cuentos cortos para aficionados a la lectura!

¿Te gusta leer cuentos?

Todos los lectores encontraréis aquí una gran selección de cuentos cortos. Elige el género que más te guste y... ¡a leer!

Los cuentos cortos que aquí encontrarás pertenecen tanto a autores noveles como a autores con una gran trayectoria literaria, que quieren dar a conocer su obra al gran público.

¡Cuentos cortos interactivos!

Nuestros cuentos cortos son interactivos porque además de leerlos puedes dejar tus opiniones sobre ellos al final de cada cuento. Eso sí, os pedimos que vuestros comentarios sean siempre respetuosos con los autores de los cuentos.

Si eres amante de los cuentos cortos, ésta es tu página.

Bienvenido a Los Mejores Cuentos.

 

Último cuento publicado

Un cigarrillo a la medianoche

Alfredo Arias Sánchez


(18 puntos / 5 votos)


Hace muchos años que sucedió esto, pero para el sargento Teófilo Martínez es como si hubiese sido ayer.Jubilado ya, viejo y vencido por los años, se acuesta al anochecer en su camastro de la casa familiar donde, excepto él, ya hace años que nadie habita.Intenta dormir pero, algunas veces, pasada la medianoche,o rondando la madrugada, se despierta sobresaltado e inquieto, y ya sin sueño, sale al exterior de la casa, se sienta en la hamaca que hay en el porche y, mirando a las estrellas que parpadean a lo lejos, recuerda. En la negrura de la noche le parece ver el rostro del flaquito, sonriente y valiente para ser solo un chiquillo, y demasiado joven para fumarse un cigarrillo, aunque fuese el último. Era un terruco delgadito y frágil, el único superviviente de una balacera que tuvieron los guerrilleros con su patrulla. Se encontraron de improviso, en un cruce de ríos. Y aunque nunca antes habían estado tan cerca, ya se habían medido a tiros, ya se conocían como se conocen los hombres cuando están en guerra. Los terrucos fueron valientes, pero al final perdieron. Como muestra de ello quedaban por el suelo siete cadáveres y un herido. El muchacho sangraba de una pierna y del costado. Tumbado en el suelo y a pesar de sus heridas,en su rostro no había miedo, ni siquiera resignación,su mirada era más bien de curiosidad.Observaba a los policías como si los entendiese, como si este fuese un juego en el que a él le había tocado perder. Cuando su mirada se cruzó con la del policía más joven, sonrió. "Dame un cigarrillo, paisano" dijo, con voz cansada.El guardia Teófilo Martínez se lo dió,pero cuando se lo iba a encender, se acercó el capitán Rojas, enfurecido, y de una patada hizo volar el cigarrillo por el aire,su voz sonó rabiosa cuando gritó: "¿para esto nos jugamos la vida? ¿para que te hagas amigo del enemigo? Martínez musitó en voz baja "se está muriendo, mi capitán". El jefe de la patrulla contestó: "entonces será mejor que se muera de una vez, carajo". Desenfundó su pistola y gritó mirando a todos, "esto es una guerra, señores, aquí nos matan o los matamos. Aquí nadie está jugando".De dos pasos se plantó frente al policía Martínez y le entregó la pistola. "Disparale y rematalo, así aprenderás quien es tu enemigo". El novato policía Martínez tenía los ojos abiertos como platos. El capitán volvió a hablar,pero esta vez lo hizo despacio y muy convencido: "Disparale o te disparo yo a ti, por traidor;recuerda que tienes compañeros muertos por gente como este maldito". El policía Martínez cogió el arma. En la selva había un silencio tenso, inaguantable, hasta los pájaros habían callado y la espera era dolorosa. El flaquito terruco lo animó, "anda, dispara y acaba con esta estupidez, paisano", dijo.El policía Martínez apuntó al pecho del guerrillero herido, y antes de que apretase el gatillo, el terruco dijo, como si hablase para sí mismo, "fúmate un cigarrillo a mi nombre de vez en cuando, por el cigarrillo que me debes, amigo". En ese instante el arma disparó, una , dos , tres veces, y el flaquito dobló la cabeza en silencio. Y, a pesar de estar muerto, en su boca se dibujó una sonrisa irónica, burlona. Desde entonces el guardia, después cabo, y finalmente sargento Martínez , no puede dormirse sin despertar a medianoche, sintiendo la necesidad de salir fuera de casa y ponerse a mirar las estrellas, y mientras las observa parpadear,sin pensarlo, enciende un cigarrillo. Mientras fuma y observa la oscuridad del cielo tachonado de lucecitas, ¿ve o cree ver? al flaquito terruco que desde hace más de treinta años lo saca de la cama para fumar juntos un cigarrillo a media noche.


Puntuar o comentar este cuento