La noche de Matías. Otros cuentos


La noche de Matías

Autor: Manuel Ignacio Cueva

(3.4/5)
(17 puntos / 5 votos)


Cuento publicado el 17 de Abril de 2008


Matías no tenía conciencia de lo que había ocurrido esa noche.
Con sus adolescentes 15 años, su pequeña y delgada figura, no había pasado inadvertida para muchos, y especialmente para el hombre que estaba frente a él.
Su mente trataba de serenarse, de aquietar su cuerpo y sus piernas que aún temblaban.

Una mezcla de sentimientos y pensamientos lo dominaban y no encontraba explicación a como había llegado a aquella situación.
Recordó que sus padres no sabían nada; cómo los necesitaba en ese momento! Si hubiese tenido tiempo de avisarles; pero su espíritu aventurero y su ímpetu juvenil lo habían impulsado a actuar de esa manera.
Un leve sonido metálico producido a su lado, lo transportó nuevamente a la realidad; no le quedaba mucho tiempo, lo sabía, las agujas se desplazaban devorando los preciosos segundos y presentía que algo arriesgado debería hacer.
Tal vez una última jugada.
No se atrevía a mirar hacia el frente, a ese hombre corpulento y sesenton que le inspiraba un profundo respeto y tendía a empequeñecerlo aún más. Que descaro el suyo, desafiarlo.
Había un profundo silencio, o al menos él no percibía sonido alguno, estaba totalmente sumido en su lucha interior.

De pronto sintió una brisa que lo conmovió; se dejó llevar, su mirada se poso amorosamente en la dama negra que estaba frente a él y con seguridad extendió su mano hacia ella.
El hombre se sorprendió, sus rasgos hasta entonces distendidos se contrajeron como si hubiese recibido un fuerte golpe.
No podía creerlo, que ese desconocido jovencito, lo hubiese dejado en esa posición tan comprometida.
Un fuerte murmullo comenzó a ganar la escena, todas las miradas se movían del reloj a la mesa, y fue entonces cuando el hombre mayor con una forzada sonrisa extendió su mano hacia el jóven reconociendo su incapacidad de modificar el resultado.
Tablas!
Cuando Matías sintió la firmeza de esa mano, supo que había alcanzado el cielo y penso realmente que era un sueño.
El gran salón que albergaba a más de 500 almas, se conmovió al ver los tableros, los aplausos se fueron multiplicando y fueron muchos los que sintieron envidia por no estar en esa silla que todavía ocupaba Matías.
En la mesa el segundero casi había llegado al fin de su carrera y estaba detenido como mudo testigo, mientras el duelo de reyes, caballos y peones reflejaban una total paridad, y la Dama Negra dominaba el tablero.
Fue una noche mágica, la noche en que un desconocido e intrépido jóven había hecho tablas con el Gran Maestro Internacional.
Los diarios lo reflejarían en sus portadas por la mañana.
El sueño de Matías se había hecho realidad, y su osadía fue arriesgar la Dama Negra.


//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2008-10-01 17:10:40
Nombre: max
Comentario: estan muy feos los cuentos



Fecha: 2008-06-24 11:16:32
Nombre: mateo
Comentario: no me gusto el cuento ¿por razon? no la se simplemente no me atrajo me aburrio por desirlo de otra manera