No es realidad toda la ficcion o casi‏. Cuentos cortos de humor


No es realidad toda la ficcion o casi‏

Autor: Arturo Gonzalez

(2.65/5)
(45 puntos / 17 votos)


Cuento publicado el 31 de Marzo de 2010


Aquella tarde no tenían nada especial que hacer por lo que decidieron ir al cine. Luis y Antonio no tenían mucho donde escoger pues el cine del barrio donde vivían solo emitía una película “La última misión del capitán Ferguson”. Por lo que sin más compraron dos entradas para la última sesión a las 12:00 de la noche.




La película iba, tal como decía en el titulo, de la última misión de un capitán de nave espacial por el espacio profundo. En esta última misión llegaba a un plantea habitado por tres razas, los Trax, los Muts y los Iruals. Su organización estaba guiada por los Muts, la raza más inteligente y culturalmente más evolucionados. Después estaban los Trax, una raza guerrera más preocupada de someter a los Iruals que de otros temas, ya que pensaban obtener el completo control del poder en el planeta por la fuerza. Y por último los Iruals que era una raza de seres más bien incultos pero fuertes y buenos trabajadores ya que eran capaces de realizar tareas realmente pesadas. Estos últimos, los Iruals, eran ayudados por los Muts para que los Trax no pudiesen hacerse con ellos como esclavos y tomar el control por la fuerza. Estaban en ese momento de equilibro entre razas cuando llego el capitán Ferguson al planeta. Al llegar se puso en contacto con los Trax y estos como tenían un grado cultural mayor pudieron comunicarse más rápidamente con los recién llegados. El problema vino porque centraron todas sus capacidades en crear un método de comunicación por lo que descuidaron el control que tenían sobre los ataques de los Trax a los Iruals. Los Trax conquistaron a los Iruals y se lanzaron en una carrera frenética a la conquista del control absoluto del planeta. En un principio el capitán Ferguson no hizo nada pues según las ordenes que tenía no podía beneficiar a una raza por encima de otra. Pero cuando ya solo quedaban un par de reductos de los Muts libres, y consciente de que él había causado la rotura del equilibrio entre razas, el capitán con toda su tripulación se unieron a los Muts. Reconquistaron todas las ciudades tomadas y al final liberaron a los Iruals. Restaurando, de esta forma el equilibro que había anteriormente. La película finalizaba con una toma de la nave despegando del planeta desde la capital de los Muts marchando con la promesa de regresar para mantener una estrecha relación con esta nueva raza.




Luis y Antonio al salir del cine se quitaban la palabra el uno al otro para comentar que partes de la película les había gustado más. Tan animados estaban que no se dieron cuenta de que se estaban metiendo por una calle que estaba muy poco transitada e iluminada. Se dieron cuenta de ello cuando vieron que se les acercaban dos sombras por la parte más oscura. Su sorpresa fue mayúscula cuando identificaron a las sombras y vieron que eran dos Iruals. Se miraron mutuamente con gesto de complicidad y Luis envalentonado les dijo, -¿Qué hacen dos Iruals descerebrados tan lejos de su casita?. Y Antonio siguiendo con la broma dijo,-Pues no hacen falta Iruals para conseguir que dos lleguen hasta aquí. Empezaron a reírse a carcajadas y como los Iruals no hacían nada siguieron con la broma un rato más. Al cabo de un rato los dos Iruals les dieron la espalda y se empezaron a alejarse de ellos, a la vez que comentaban,-Creo que nuestros estudios de los humanos no eran del todo correctos.

–Seguramente será cierto. Según los comportamientos estudiados a lo largo de 150 años terrestres, los humanos podían ser seres amistosos y parecían tener un nivel cultural que podía permitir un primer contacto beneficioso para todos pero el comportamiento ridículo hacia nuestra raza hace que sea imposible un segundo contacto.

-Si tienes razón yo también solicitare que anulemos la posibilidad de contacto con esta raza. Habrá otras que sepan valorarlo.



Sin acabar de creérselo Luis le dijo a Antonio, -¿Pero no eran dos figurantes de la película?.

–Eso pensé yo. Contesto Antonio.

–Está claro que no hay que creerse todo lo que sale en el cine. ¿Crees que hemos metido mucho la pata?.

–Nahhhhh, además aunque lo contemos nadie nos va a creer.

-Yo de la que volvíamos a casa no vi nada raro.

-Toma ni yo que iba contigo…..

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2010-04-01 05:11:22
Nombre: arturo
Comentario: Esa es la idea. A veces en los pequeños detalles esta la clave y a estos dos se les escapan todos XD


Fecha: 2010-03-31 19:43:34
Nombre: Carmen
Comentario: La verdad es que semejantes patanes ahuyentarían a cualquier invasor que tuviera dos dedos de frente. Y encima, no se hacen cargo de nada.