Agares. Cuentos cortos de terror


Agares

Autor: Armando Bravo Salcido

(2.88/5)
(92 puntos / 32 votos)


Cuento publicado el 23 de Febrero de 2011


En alguna desolada comarca del este de Europa existió un pequeño pueblo llamado Agares, no es de sorprender que este no sea un lugar recordado pues jamás paso algo trascendente para la historia como la conocemos, mas sin embargo ahí se hallaron misterios arcanos innombrables, terrores hipnóticos y augurios tenebrosos.

este era un pueblo de no mas de 500 habitantes, repleto de casas rusticas muy descuidadas, rodeada de lúgubres ciénagas y tortuosas montañas, y sumido en una densa niebla que hacia parecer que el sol siempre estaba oculto.

jamás nadie se iba de aquel pueblo, a veces peregrinos llegaban y se asentaban temporalmente ahí pero jamás se volvía a saber de ellos.
había muchos rumores sobre la gente de Agares, decían que sus habitantes siempre perdidos en sus propios pensamientos, siempre estaban irritados, o temerosos, todos se veían demacrados y cansados, y que al parecer vivir ahí era un infierno pero poca gente hablaba del tema y desconocidas eran las razones de esa gente para no irse y si yo las supe fue por que tuve el desafortunado destino de quedarme a descansar una noche en aquel pueblo.

siendo un explorador llegue a parar a aquella desolada comarca y sin mas remedio me decidí a pasar la noche ahí, en la posada los habitantes, todos ellos siempre taciturnos y tan cansados que apenas y podían hablar me dieron aviso de lo que sucedía ahí en las noches, la llegada de "la pesadilla" para los habitantes de Agares era imposible dormir después de haberla presenciado, siempre se aparecía acabando con todo descanso, al quedarte dormido te iba consumiendo, te destruía hasta la muerte, muchos habitantes habían intentado no dormir pero al final siempre les era imposible, no les quedaba mas que soportar la tortura de "la pesadilla" el resto de sus dias, la razon por la que no se iban es que no podian jamas nadie llegaba mas alla de los pantanos que rodeaban el pueblo, los mas intrepidos despues de avanzar por meses, sobreviviendo a las criaturas que ahi habitaban y a la vegetacion venenosa, se encontraron de regreso en el pueblo, un hombre me dijo, llegar aqui es tan facil como a cualquier otro lado, pero es imposible salir, al llegar a la salida del pueblo es imposible avanzar, incluso en este punto una brujula se vuelve inservible, aunque dichas afirmaciones me resultaban inverosimiles, no podia desmentirlas en ese momento, ya era muy noche y no me quedaba mas que disponerme a pasar la noche ahi.

el olor a azufre consumia todo, la luz y las sombras se distorsionaba bizarramente dando forma a figuras irreales de colores inexistentes, me hallaba sumido en la nada donde el tiempo se replegaba entre si mismo formando espirales y donde no exitian dimensiones o quizas existian tantas que me era imposible percibir todo, no se cuanto tiempo llevo aqui podrian ser segundos o milenios, la desesperacion me consume, escucho ruidos, quizas voces, en idiomas que se oyen como nada que haya escuchado producidas por seres cuya garganta produce sonidos inimaginables, no siento mi cuerpo, no siento nada y entonces se postra ante mi aquel ser, un caballo enorme, negro de una textura casi liquida, eterea envuelto en un aura de fulgors de un lugubre verdes con destellos dorados, cabalgado por un ser antropoide demoniaco que llevaba una armadura y una mascara que podria ser el rostro de la muerte misma, o de la desesperacion y el dolor, emite ruidos que parecen carcajadas, mientras cabalga en el espiral temporal que me envuelve para luego todo diluirse de golpe, ya siento mi cuerpo, tengo un tremendo dolor en el pecho.

me despieto con una tos insoportable, el dolor en mi pecho no cede apenas puedo respirar, llegue a escupir un poco de sangre, cuando puedo incorporarme me siento tan fatigado y acabado, la gente del lugar me explica, fue mi primera experiencia con "la pesadilla" todos sufrian de aquello, el dolor en el pecho, la fatiga, todo eso los iba consumiendo, algunos aveces despues de aquel sueño no se despertaban.

de dia recorri el pueblo y me encontre con que no habia niños al preguntar por esto me dijeron algo imposible, todos en el pueblo habian decidido no tener hijos, no traerian a alguien a vivir a este infierno, pero como es que el pueblo sigue aqui, y es que me respondieron que nadie en Agares envejece la unica razon por la que la gente muere ahi es por la pesadilla, si la poblacion se ha mantenido constante es por los viajeros que llegan ahi, hay gente en Agares que tendria unos 500 años fecha en la que empezo a atacar "la pesadilla", hay muchos viajeros que llevan cientos de años atrapados ahi, la mayoria estan en un estado casi de locura, y ya no recuerdan sus nombres, o de donde venian, quienes eran antes de llegar a aquel pueblo maldito. me explican, que hace 500 años Agares era un pueblo idílico, lleno de vida y de folclor, hasta que en la excavacion de ua mina encontraron algo oculto una pared con un sello antiquisimo, quizas una advertencia, una que jamas debieron romper, despues de demoler la pared dicen la caverna se lleno de un humo púrpura y todos los trabajadores murieron, con el tiempo la vegetacion de los alrededores se convirtio en aquellos pantanos, los niños uno a uno fueron muriendo y la densa niebla cubrio todo el pueblo, luego llego "la pesadilla" y el pueblo se sumio en la miseria, la mayoria intentaron escapar sin exito, ahora ya nadie tiene fuerzas para si quiera intentarlo, me dijeron que yo mismo, en algunos dias ya no las tendria, si quiero escapar debo hacerlo hoy mismo.


al llegar al fin del pueblo, vi que la gente tenia razon mi brujula se volvio loca, era inservible, vague en el pantano por horas, mi orientacion como explorador siempre habia sido perfecta era imposible que por el camino que tome me volviera a hallar en el pueblo, pero para cuando llego la noche seguia en el pantano, no me quedo mas remedio que dormir ahi.

la sensacion de recorrer aquellos espacion inmensos, e infinitos, de flotar, seria quizas bella, pero el ambiente te genera una desesperacion insoportable, las sensaciones se vuelven cada vez mas desagradables hasta el punto de llegar a lo inhumano, aquel ser me ve de fierctamente sus ojos através de la mascara son tan hipnoticos, ese ser debe ser un comandante del mismo infierno, me pierdo en sus ojos que me transportan a una pesadilla mas, y caigo através de un espiral de fuego, millones de fulgores y explosiones en instantes, siento como ardo, como va destruyendo lentamente mi alma, solo puedo gritar.

para cuando me despierto sigo en el pantano, el dolor esta vez es mas insoportable, me levanto apenas a lo lejos veo lo que recen ser rastros de civilizacion, pero mi corazon sabe la verdad y se siente apesadumbrado camino un poco y minutos despues estoy en Agares.
ellos tenian razon es imposible irse, y esto me consume cada vez mas me veo al espejo, pareciera que envejeci 10 años, debo de hacer algo, me rehuso a vivir asi el resto de mis dias, quizas tenga una oportunidad, la mina, ahi se inicio todo quizas ahi encuentre una manera de detenrlo, debo ir mientras todavia tengo energias.

la mina estaba en el extremo norte de la ciudad, legue rapidamente, una maligna vegetacion habia carcomido todo, para cuando avanze alrededor de un kilometro encontre el final de la mina, y vi aquel muro derrumbado con aquel sello arcano, avanze mas alla donde habia cavernas infernales de grotescas formas y colores, parecia que habia entrado a un lugar prohibido, las paredes estaban cubiertas de trazos arcanos e ilustraciones de monstruos y horrores indescriptibles, decidi ir mas al fondo, al avanzar varios kilometros vi una escena que me perturbo profundamente, llegue a un risco y vi hacia abajo habia miles de cuerpo tratando de escalar, demonios voladores se los impedian tirandolos, por la naturaleza casi mecanica del espectaculo me parecio debian estar haciendolo por milenios, mas atras de ellos pilares de fuego se erguian y habia lo que percia ser una ciudad con estructuras deformes y consumidas por el fuego por donde vagaban creaturas demoniacas temibles y gigantes de diversos colores y formas, en el centro se hallaba "la pesadilla" cabalgando sobre su caballo negro como un majestuoso lider dirigiendo todo, no pude soportar el dantesco espectaculo, ya habia llegado a una parte muy profunda de la cueva con varios caminos, aveces se sentian brisas, sin dudo desde ahi podria tomar otro camino quizas que me llavara al exterior de la cueva, pero a otra salida, quizas todavia podia escapar, era mi ultima oportunidas, tome un sendero que crei adecuado basandome en mi experiencia como explorador, y avanze lo mas rapido que pude, avance varios kilometros cuando empeze a sentir la fatiga, pero segui avanzando de repente detras de mi escuche relinchos, y gemidos, ruidos ensordecedores provenientes de almas en pena y creaturas infernales, corri, debia escapar, crei ver enfrente una luz, quizas una salida, entonces una roca se desplomo y cayo encima de mi y perdi el conocimiento.

cuando desperte estaba en una cama, varios hombres me preguntaron quien era y de donde venia, me habian hallado inconsciente en la salida de una cueva no lejos de alli, no pude hacer mas que llorar, no les pude responder mucho, no sabi que decirle o como contarles, al fin ellos me dejaron, dijeron que debia descansar, e intente dormir, aunque no pude, un inexplicable insomnio, a la media noche me levante y vi por el balcon de la casa donde estaba, aquel paisaje infernal estaba enfrente de mi, almas siendo torturadas inhumanamente por demonios, se arrastraban gritaban por piedad, sumidas en una eterna agonia, los pilares de llamas se erguian sobre toda la ciudad, como geysers, abominaciones voladores surcaban el cielo, y ahi estaba la pesadilla viandome fijamente haciendo que me perdiera en sus ojos, en aquer terror, aquella agonia peor que la muerte hasta que el sufrimiento me hizo despertar.

y desde entonces estoy en Agares, aquella enorme piedra no me mato pero me dejo invalido, sin poder usar las piernas, un recien llegado al pueblo me encontro en las afueras de la mina y me llevo al pueblo, "la pesadilla" se ha llevado todas mis fuerzas, aun las suficientes para sostener dirmemente un cuchillo y acabar con mi vida, no se cuanto tiempo llevo aqui deben se ser decadas, por suerte no tenia familia a quien olvidar, o al menos eso creo, todas las noches, me visita el infierno, y asi sera supongo el resto de mi existencia hasta que algun dia tenga la suerte de ser de aquellos que no se despiertan.

//alex

Otros cuentos de terror que seguro que te gustan:

- La monja blanca
- Encuentros
- La madre
- La muñeca poseída
- El retorno


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2011-02-23 18:34:00
Nombre: Martha Susana
Comentario: Huuuuu que terrible! muy bien contado, entretenido.
¡cuidado con los errores! restan, siempre, además hay que cuidar el idioma!