La historia de una muerte. Otros cuentos


La historia de una muerte

Autor: Andrés Martínez

(3.72/5)
(67 puntos / 18 votos)


Cuento publicado el 08 de Junio de 2011


Hasta dónde puede llegar el odio del ser humano de destruir, perturbar o terriblemente matar a otro ser humano por ambicionar algo que no posee o simplemente por ver el sufrimiento del otro. No me había puesto a reflexionar en aquello hasta el día que lo viví delante de mis propios ojos.

Ese año en el colegio no fue un año cualquiera, yo con mis compañeros estábamos próximos a finalizar nuestra ardua y larga etapa escolar, estábamos de promoción, casi todos nosotros cansados ya del colegio, no obstante un poco acongojados porque ya todos tomaríamos rumbos completamente distintos, y veíamos la posibilidad del reencuentro de todo el salón sin excepción alguna como que la selección peruana de aquella época, que había dejado una profunda decepción, clasificara al Mundial.

Pequeñas discusiones por aquí y por allá, donde viajaríamos, si mejor hacemos una fiesta inolvidable y no viajamos; de que estilo sería la casaca, los colores, el estampado, los nombres… A pesar de todo eso seguíamos y seguiríamos estando unidos. Nada nos podría pasar si seguimos así de unidos..

Era un día en el cual por actividades de aniversario colegial nos dejaban salir antes de la salida, así que podíamos matar el tiempo caminando, charlando de la vida y demás. El grupo se iba reduciendo de esquina en esquina, hasta quedar algunos cuantos. Dentro de esos cuantos me acuerdo que me encontraba caminando por la acera de una avenida. Todo era tranquilidad sentir la brisa del viento rozar tu rostro, mientras vas platicando. No había nada distinto en el aire o el ambiente que predijera lo iba a ocurrir. De pronto vemos acercarse una mototaxi con varios muchachos colgados en ella. La vimos pasar, sin ningún sobresalto. En eso escuchamos un frenar rápido y ruidoso, y se acerca un tipo flacucho, parecía tener la cara de haberse dado un “tiro”. Me quedé helado al ver que sacó una arma de fuego, me apuntó y sin sentir ninguna compasión de mi cara de horror, me disparó; recuerdo haber caído al suelo, mientras mis amigos gritaban al viento sin recibir respuesta alguna. Entre pestañadas sentíame morir, sentíame indignado de no haber tenido oportunidad frente a esa terrible arma que heló mi cuerpo, sentíame colérico que simplemente cualquier persona en la calle puede venir, matarte, robarte e irse como si nada hubiera pasado, sin ningún remordimiento en su corazón. Sentíame penoso… mientras exhalaba mis últimos respiros. Solo atiné a escuchar el sonido de la alarma de una ambulancia que lamentablemente ya no pudo hacer nada por mí, nada por mis amigos y mi familia, que entre sollozos no encontraban explicación de lo ocurrido.


Ahora me encuentro en un estado donde ya no puedo sentir nada, aunque si pudiera sentir algo, ese algo sería una pena profunda de haberlos dejado, no obstante sentirme orgulloso de ustedes de seguir unidos aunque sin mí.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2011-06-09 07:57:36
Nombre: Virginia
Comentario: Me impactó mucho. Contando tu relato desde el otro lado tiene un sentido especial. Me gusta la manera que replanteás lo efímero de nuestras vidas y el estar a merced de cualquier loco en las calles.


Fecha: 2011-06-08 14:35:53
Nombre: nicolas
Comentario: muy bueno el cuento