Fatídica Paranoia. Otros cuentos


Fatídica Paranoia

Autor: Antonella Rosellini

(4.2/5)
(126 puntos / 30 votos)


Cuento publicado el 19 de Octubre de 2009


Hasta aquella noche de invierno de 1973, mi vida había sido tan corriente como mi propio nombre. Eran las dos de la madrugada cuando estaba solo en mi habitación. No obstante, el azar quiso que no fuese así mi destino: una llamada quiso intentar cambiar mi vida para siempre…
Era 13 de julio de 1973 era una noche de invierno en la ciudad de Costa Luna, las calles vacías, el viento soplaba segundo a segundo aun más fuerte cada vez, todo parecía estar en calma.

Cerré los ojos y me entre dormí, en eso suena el timbre del teléfono, atiendo, una voz suave, dulce y delicada me dice: _ “Te estoy esperando, ven rápido, estoy en el parque River Black”. Pensé que se abría confundido de número por que no había acordado con nadie para vernos a altas horas de la noche.
Tome mi saco, el sombrero y las llaves del auto y partí hasta ese lugar. A una cuadra del parque pensé en volverme para casa, pero luego pensé y dije que si ya estaba a una cuadra para que volver, además me mataba de curiosidad saber quien era la de la voz suave, dulce y delicada, seguí en marcha, cuando llego al lugar, no había nadie, ni un alma. En eso, empecé a imaginarme que se habría tratado de una broma de mal gusto, cuando de repente veo que un hombre venia caminando por uno de los pasillos oscuros del parque River Black, la forma en la que me miraba no me gusto para nada, era una mirada malévola su aspecto era raro, confuso, estaba vestido con unos jeans negros, mocasines oscuros, no negros, sino mas bien parecían que eran un chocolate pero por la oscuridad que había en ese parque era imposible distinguirlos, lo único que alumbraba ese parque era la luz de la luna que esa noche no tenia tanta fuerza para alumbrar como otras veces; también tenia un tapado negro y un gorro negro puesto, todo parecía indicar que la mujer que me llamo se habría reunido con el. Puse mi auto en marcha y volví a casa.
Cuando llego a casa, miro el reloj que esta en la entrada, el reloj marca las 03:19 minutos. Voy a mí recamara y me recuesto, cierro los ojos para dormirme, y escucho: _ “no pretendía que fuese así”, abro los ojos inmediatamente, miro para todos lados de la habitación, y nada. Vuelvo a cerrar los ojos, y otra vez lo mismo, me siento en la cama y nuevamente miro para todos lados, tratando de saber de donde sale esa voz, la misma voz de la mujer que me llamó.Me siento en el sillón y me quedo despierto pensando que pudo haber sido eso. El viento afuera soplaba aun más fuerte y más fuerte cada vez, los ojos se me estaban serrando, en eso se habré una canilla del baño que esta junto a mi recamara, fui a serrarla, y aproveche a lavarme la cara, de reflejos al espejo, veo una sombra correr; pensé que podría ser por el cansancio y el estrés de llegar a imaginarme cosas.
Me recuesto en la cama y me quede dormido. A la mañana siguiente, enciendo el televisor, y veo en el noticiero, que los policías habían encontrado una mancha de sangre en el parque River Black; Junto a la mancha de sangre había, un bolso de mujer, por lo que redactaba el reportero, los policías habrían encontrado dentro del bolso una nota, que en la nota había una dirección pero el reportero, no quiso decirla al aire. Tomo las llaves del auto, y me estaba yendo para el parque River Black, cuando en eso llegan siete patrulleros queriendo allanar mi casa, yo por supuesto no sabia de que se trataba, le pregunte al Oficial Bloom que era lo que pasa y me dijo_: “¿te parece conocido?” me mostró media cadenita que estaba dentro del bolso, por supuesto que le dije que no, en eso se me da por meter las manos en los bolsillos y en uno de ellos estaba la otra mitad de la cadenita. Me puse nervioso y a pensar como yo tenía la otra mitad de la cadena.
Pasaron cinco minutos y yo estaba afuera con el oficial mientras los otros policías revisaban mi casa, un policía grita desde mi habitación: _ “¡llamen al oficial Bloom, urgente!” el oficial va tan rápido como puede y yo voy detrás a ver que pasaba, miro hacia donde marcaba el policía y veo a una mujer muerta que estaba tirada bajo a mi cama llena de sangre y con los ojos abiertos que parecían mirarme.

El oficial me pone las esposas y me llevan a la comisaría. En la comisaría me pasan a una sala de interrogatorio para que confiese el asesinato.
Entra el oficial Bloom, y me empieza a interrogar.
: _ ¿Donde estuviste el 13 de julio entre las 02 y 03 de la mañana?, yo estaba muy asustado debo decir, da la casualidad que el 13 de julio a esas horas estaba en mi casa tratándome de dormir cuando suena el teléfono y lo atiendo, luego me dirigí al Parque River Black que fue donde ocurrió todo, pero si yo le decía eso, ellos no me iban a creer, aparte todo comenzó con el llamado de la mujer de la voz dulce y delicada, si ella no me hubiese llamado, todo hubiese sido diferente. Estaba aterrorizado y no sabia que hacer, no sabía si decirle la verdad o mentir, pero si mentía ¿que podía decir? Además, ¿ellos me creerían?
Decidí contarles la verdad, contarles todo con lujos y detalles para que me creyeran que yo era inocente. Sentía mucho miedo, a que el oficial no me creyera lo que yo le decía. Seguramente estaba pálido y se me notaba el miedo que tenia dentro por que el oficial Bloom, parecía creerme y decidió retirarse de la habitación. De pronto me siento mas aliviado de la presión y me empecé a relajar. Pasan más o menos veinte minutos y yo seguía allí sin saber que pasaría conmigo. En eso, entra el oficial, me mira y creo que me desmaye porque no recuerdo más.
Cuando despierto, estaban dos oficiales mas, una enfermera y yo atado de pies y manos en la silla. Empecé a mirar por todos lados, yo sin entender nada, los oficiales me miraron y me preguntan “¿Sos vos?” y yo seguía sin entender nada aun y con mucho miedo. Luego me mostraron un video… el video se trataba de mí, al parecer todas las salas de interrogatorio tienen una cámara.
Me mostraron que paso después de que me había desmayado, y lo que paso fue lo siguiente:
“Yo estaba en la silla sentado, luego sierro los ojos, y cuando los abro mi cara empieza a cambiar, en ese mismo momento entra el oficial Bloom y me pregunta que es lo que me pasa, y empiezo a confesar que yo mate a la mujer, decidí matarla por que ella me quería dejar, al parecer yo tenia algo con ella, conté todo, como la mate, cuando, y como llego debajo de la cama. Pero al parecer era yo pero no era yo a la vez, es decir luego de ver este video fue todo confuso, si antes no entendía, ahora entendía menos, me empecé a desesperar y es como mi otra parte me obedecía a matar, todo esto parecía un delirio, se me partía el dolor de cabeza. El Oficial Bloom me ordena calmarme, me calmo y me explica que fue eso que acababa de ver en ese video. Al parecer sufro de una doble personalidad y el que confeso todo eso, era mi doble personalidad, mi personalidad mala; y que esto era debido a mi estrés y cansancio por trabajar.


Era 13 de julio de 1973 era una noche de invierno en la ciudad de Costa Luna, las calles vacías, el viento soplaba segundo a segundo aun más fuerte cada vez, todo parecía estar en calma.
Cerré los ojos y me entre dormí, en eso suena el timbre del teléfono…

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2010-03-15 12:17:11
Nombre: Carmen
Comentario: Parece el relato de un sueño recurrente. El argumento es interesante pero la sintaxis y la ortografía debieran ser revisadas. Creo que se queda a medio camino.