Las estrellas fugaces.... Otros cuentos


Las estrellas fugaces...

Autor: Juan Cárcamo Romero

(4.13/5)
(95 puntos / 23 votos)


Cuento publicado el 06 de Noviembre de 2008


- ¿Qué son las estrellas fugaces?, preguntó desde el asiento trasero del auto mientras miraba por la ventana el cielo regado de puntos luminosos.
Pensé en que respuesta darle a mi hija de 8 años…
- Son pedacitos de estrellas que se caen, le respondí frunciendo un poco ceño esperando la siguiente pregunta.
- ¿y qué son las estrellas? , insistió ella.
- Son estrellas fugaces que aun no se han caído, le respondí.
Se quedó en silencio escudriñando el cielo durante un rato...
- ¿y por qué hay tantas estrellas fugaces que no han caído?
La miré por el espejo retrovisor.
- porque están pegadas al cielo…
- ¿y el sol y la luna también están pegados y por eso no caen?,
- si, tal vez esa sea la explicación, respondí un poco cansado.
Hubo un largo silencio mientras el viaje de regreso de Valparaíso continuaba. Traté de encontrarla en el espejo retrovisor pero no la veía. Pensé entonces que se había dormido y baje el volumen de la radio.
El cielo definitivamente estaba plagado de estrellas y pensé que quizás nunca mi hija lo había visto de esa forma. Recordé mis viajes a Chiloé y el paso por el canal de Chacao durante las noches. Miles de estrellas cubrían el cielo y más de alguna vez vi caer estrellas fugaces en ese trayecto.
Estaba en esos pensamientos cuando de pronto esa vocecita aguda volvió a la carga.
-Los grillos no son verdes… ¿verdad?
Me quedé un rato buscando la respuesta…
- no, en realidad son de un color anaranjado, respondí un poco en duda del verdadero color de esos insectos.
- ¿y por qué el Pepe Grillo es verde?..
- Tal vez porque él es de un tipo de grillos verdes…
- ah, exclamó sin mucho convencimiento.
Otro período de silencio…
- ¿y por qué los grillos sólo se escuchan y nunca se ven?
- porque en una de esas le tienen miedo a la gente y prefieren cantar escondidos…
-¿y por qué no he podido ver ninguna estrella fugaz en todo este rato?
De pronto pensé en la magia que se había dado en ese viaje y le respondí:
- porque eso nos ha permitido hablar de todas estas cosas y vivir en este viaje un momento de magia tú y yo.
Al cabo de un rato el silencio se hizo más largo y las preguntas cesaron. Miré hacia el asiento trasero y mi hijita dormía plácidamente, mecida por el movimiento y el sonido del auto. Tal vez en sus sueños se despegaba el sol y la luna y ambos caían del cielo como dos grandes estrellas fugaces dirigidas en esa caída por un enorme grillo verde.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2009-02-10 15:50:35
Nombre: ines
Comentario: me parecen muy imaginativas las respuestas a la hija pero es bueno q los niños tengan ilusiones magicas sobre el mundo por que eso es lo q nos ayuda despues de grandes a crecer cada vez como mejores personas....