Para lo que son las amigas. Otros cuentos


Para lo que son las amigas

Autor: Melinda Barrionuevo

(2.11/5)
(40 puntos / 19 votos)


Cuento publicado el 13 de Junio de 2011


Siempre yo con dificultad de tragar pastillas. Con un sabor amargo de medicina en la boca, siento como se me llena el estomago de medio litro de agua, pero la pastilla continua nadando en mi boca, de un lado a otro pero sin ser tragada. He hecho ya cantidad de caras de frustracion de tanto intentar tragarla. Caras entremezlcadas con la risa que me da imaginarme lo que pueden estar pensando los demas clientes del restaurante tan hip en el el que estoy sentada, al verme en esta angustia. Sera necesario ir a un psiquiatra para que me resuelva este trauma. Bueno si acaso seria un psicologo, pues justamente son los priquiatras los que recetan, y recetan pastillas para resolver los traumas. Hare otro intento de tragarme la pastilla para este dolor de cabeza que tengo desde que me levante hoy. Empiezo por limpiarme las gotas de agua que me bajan por la comisura de la boca. Trato de reponer la imagen de mis ultimos movimientos y muecas, disonantes con mi bien aplanchada enagua y un muy colorido collar, que segun yo van muy bien con SMOOTH, el nombre del restaurant donde espero a mis amigas Claudia y Rene. Acerco la silla un poco mas a la mesa, relajo los brazos y lleno de agua mi vaso con el pichel que por dicha dejaron en la mesa. Me calma y evito reir.


Claudia es mi amiga de hace ya muchos anos. Amiga desde el colegio y eso fue ya hace mucho. La conoci en el bus que nos llevaba diario al colegio mientras tratabamos de resolver el mundo. En esas epocas teniamos mucho en comun. Claro en esos anos coleccionar items nos daba mucho que hacer y ademas algun sentido entre la vida de estudiantes jovenes. Era una edad en donde cualquier aributo que los distinguiese a uno respecto a a los companeros, nos hacia ser mas interesantes que otras. O por lo menos nos creiamos mas interesantes que las otras. Hasta nosotros nos creiamos que coleccionar diademas o letras de canciones nos llenaba de encanto. Como olvidar aquella oportunidad que queriamos coleccionar menues de restaurants distintos. Tal vez este hobbie nos dio autoestima. Tanto que dicen que hay que tener autoestima. En aquellas epocas la autoestima le caia a uno por pura suerte, no como ahora que desde que esta un bebe en el vientre se le repite incansablemente lo mucho que se le quiere para que no pierda autoestima. Si para eso sirvieron las colecciones, me alegro, porque las diademas y los menues solo servieron para quitar espacio. Ahora Claudia tiene tres hijos y es un ama de casa muy eficiente.


A Claudia le presente a Rene hace ya unos 3 anos y ahora se rien tanto de la vida juntas que es un placer estar con las dos. De cada frase que pueden, sacan otra compuesta con puros sinonimos, exagerando cada vez mas el sentido de la oracion y ejercitando nuestra imaginacion y velocidad mental maravillosamente. Yo tambien me uno a los muy graciosos comentarios y cuando puedo reboto la oracion, como solemos llamarle a este querido deporte mental. Por eso estoy aca todavia, aunque llevan ya doce minutes de atraso.

Medio seco la pastilla con una servilleta de papel para que no me salga el sabor amargo en mi proximo intento y las veo llegar juntas. Sera coincidencia o vienen juntas porque como ninguna trabaja y viven cerca ya hasta mas amigas entre ellas se hicieron.

Nos saludamos y en un momento estamos tratando seis temas a la vez. Vienen mas atarantadas ellas que no trabajan formalmente, seguramente porque seguro despues de manejar yo un calendario inundado de reuniones, mi cerebro ya solo se concentra en las realidades tangibles que tengo en frente y en el corto plazo. No como ellas dos, que pueden considerer las muchas mas posibilidades que revuelan en la mente de la gente que tiene mas horas flexibles y pore so hablan incansablemente. Esas posibilidades en que piensan, al ser solamente posibilidades, no reuniones y problemas que resolver ya, las mantiene suficientemente ilusionadas con ideas de proyectos, pero no tan cansadas como si llos llevaran a cabo.

Que bueno que Rene es tan organizada. Creo que desde que nacio venia con ese software de programar y organizar y es por eso que nos esta contando de las clases de literatura que esta organizando y a las que ya estamos matriculados Claudia y yo los jueves dos veces al mes. La verdad que pienso que que bien verlas mas seguido, lo que no se en cuando voy a leer.

El mesero viene por segunda vez a ver si ya vimos el menu y ademas trae dos coca colas, pues todavia lo que hay en la mesa es mi pichel y vaso de agua mas tres menus cerrados. Rene nos pone en orden y rapidamente escogemos el almuerzo.

Mientras comemos, Claudia nos cuenta las ultimas aventuras de sus tres queridos principes, y se queja de las mas recientes cosas que han perdido, manchado o quebrado. Rene y yo comemos con una sonrisa de oreja a oreja. Rene nos cuenta de su jardin y de Ignacio su novio ya de 2 anos y como ella cree que pronto se casaran. Realmente es refrescante reirnos e interrumpirnos mutuamente, hasta mis comentarios de clientes, jefes y reuniones son victima de rebotes.

Mientras el mesero nos interrumpe con suegrencias para postre, me quedo pensando lo buenas amigas con son ellas conmigo, me permiten sentirme bien y contarle lo bien y lo mal de mi vida. Me quedo pensando lo mala amiga que soy yo, Rene no sabe que Ignacio y yo nos vemos frecuentemente y que me ha contado que va a dejarla. Que va a dejarla por mi.

Nada garantiza nada, Rene es preciosa por dentro y por fuera. Que sera lo que Ignacio ve en mi.

Nunca me trague la pastille pero el dolor de cabeza desaparecio, asi que me acomodo el collar y me acuerdo que tengo que recoger la lavanderia.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2011-06-21 08:29:47
Nombre: Pamela
Comentario: no parece mucho un cuento, deberias ordenar mas la idea...