Letras en los transparentes. Cuentos cortos de humor


Letras en los transparentes

Autor: Nicolas Morales

(2.6/5)
(65 puntos / 25 votos)


Cuento publicado el 09 de Noviembre de 2011


Esta vez, la historia nos lleva a mediados del año 98’, por aquél entonces, y con 18 años cursaba el el 5º año del ENET Nº 4 …. (si, si… dejen de hacer números,….. repetí 1er año)….. Dos veces¡¡¡¡….

Época de fin de año, seria quizás, mediados de septiembre, octubre.

Con orgullo era miembro de una asociación llamada, “La Banda Descontrolada”, más conocida en la jerga estudiantil como: “La Banda D”,
la cual estaba totalmente organizada, fundada según diferentes versiones y grafitis en los baños, a fines del 96’, en la clase de Control Numérico; teníamos a nuestro cargo, control y dirección de todo acto vandálico que pudiera hacerse en la Institución, entiéndase por vandálico a: “robar registro de faltas”, “llegar temprano y sacar todas las sillas del curso”, “organizar chupinas multitudinarias”,”reventar los tapones eléctricos en clases nocturnas, etc”.

Más allá de estos actos vandálicos, también nos unía el estudio, y si, organizábamos “machetes colectivos”, de tal manera que él mismo iba pasando por todos los integrantes en pleno examen, para concluir en la misma nota, y sin despertar las mínimas sospechas de los profesores.

Aquella primavera, el Señor todo poderoso, nos puso en el camino a un profesor muy pero muy particular, de nombre Ing.: Cagniolo, quien tenía a su cargo la clase de Mantenimiento Industrial, materia interesantísima si las hay… (espero capten la ironía), desde el primer minuto este Ing. se esmeró en demostrar que…. digamos…. “no le subía demasiada agua al tanque”, esa fue la conclusión que sacamos con la “La Banda D”, el primer día , ya que ingresó, se presentó, se sentó y ahí quedó mirando su maletín por…. unos…. 30 minutos… si… 30 minutos sin emitir comentarios¡¡¡¡, luego se levantó, pidió que nos presentáramos uno por uno, y así paso la clase inaugural.

El tiempo corría y el Ing. seguía haciendo de las suyas, hablando sin sentido o perdiéndose en el hilo de la charla; por ejemplo: hablaba de la importancia de los instrumentos de medición en la fabricación de piezas en serie, y, de repente, silencio, pero silencio, silencio, de 15 segundos aproximadamente, lentamente eleva su mano derecha a su pera, rasca su barba, y pregunta:

- “… de que estábamos hablando??? que…… me perdí??????”.

Ese fue el día en que dije: “a esto hay que hacerlo saber¡¡¡”…

Mientras disfrutábamos del recreo, el tercero y último, que iba desde las 21:30 a 21:45, presenté la idea a la plana mayor de “La Banda D”, la cual estaba integrada por Ocaño Alejandro y Fonseca Marcos, la idea era brillante, magnifica, majestuosa, consistía en colocar en los transparentes de los descansos de las escaleras las frases de este humilde Ingeniero; la aprobación fue inmediata, no se necesité segunda vuelta, ni repechaje, ni nada, a la operación la llamaríamos: “Letras en los Transparentes”; la parte teórica sería llevada a cabo en las horas libres, (en su mayoría del profesor Leaño, que digamos tenía un pequeño problema de asistencia, va’, en realidad el problema era con el alcohol y eso le ocasionaba problemas con la asistencia), en fin, como les decía, la parte teórica seria realizada en la biblioteca, hecho que no me favorecía mucho, dado que, luego de unas “diferencia de opiniones” con “Doña Susana”, (la encargada del lugar), me prohibieron el ingreso por el resto del año, pero bueno, eso quedaba en segundo plano, lo importante era que la idea iba a tener continuidad, y que el resto de los muchachos se encargarían de ingresar a la biblioteca e imprimir los comentarios de este “iluminado profesor”.

La operación estaba en marcha, y con tan solo un mes de vida habíamos colocado varias impresiones en los transparentes.

Corría el mes de Noviembre, 22hs aproximadamente, comía velozmente en la cantina un pebete de salame, que por aquel entonces costaba $0.50 ctvs, (sólo uno, si bien me daban $2 por día para el cole, el resto era para los viernes con Trulala en Atenas…. Uffff que épocas¡¡¡¡)… bue’ volvamos…. comía velozmente, y lo hacía de ése modo para que no aparezca nadie y así tener que convidar, no por la clase, la cual ya había comenzado y estaba llegando 5 minutos tarde; terminé, subo las escaleras, con paso lento, mirada levantada, izquierda, derecha, izquierda, derecha, y en eso….., lo veo… si, si… al “iluminado profesor” leyendo el transparente en el descanso¡¡¡,……. y para decirlo en cordobés,…… (mi lengua predilecta)…..
“me hice el reverendo boludo” y pegué media vuelta a la cantina de nuevo… un poco nervioso, las notas colocadas no lo incriminaban directamente a él, solo decíamos que era un flamante profesor de nuestra institución, nada más, no había forma de quedar pegado por la ley.


Sentado en la cantina, recuperando la calma llegué a la conclusión…. “es una señal del Señor…”, voy a informar a la plana mayor de “La Banda D”, que el “iluminado” había visto los transparentes, que la operación debía llegar a su fin, que tenia que acabar, que al transparente lo vio el Ing., y que hasta en los recreos se amontonaban los chicos de los primeros años a leer, inclusive algún que otro profesor…. perseguido quizás…. (era lo que buscábamos… no más que eso.
Luego de llegar a esta conclusión, (inteligentísima), decidí a subir al curso, el 509, (mi curso), era hora de comentar lo ocurrido y también porque no, alimentar mi cerebro, casi, casi virgen… entré, y ahí estaba, el “iluminado” dando su clase; me llevó 20 minutos mas o menos entender de lo que estaba hablando, cuando logre hacerlo,…. terminaba la clase¡¡¡¡,…. y llegando al final dijo textualmente:…

- bueno chicos…. para la clase que viene hagan un resumen…

…(silencio de 8 segundos)… y repite….

- un resumen…muy…. resumido…

¡¡¡ A buenooooo¡¡¡¡…. esto no tiene fin¡¡¡… dije¡¡¡… Dios juega conmigo¡¡¡ me pone en mi camino al “iluminado” leyendo el transparente, y luego esto¡¡¡¡ al diablo la idea de ponerle fin, sólo me limité a comentar lo que vi a “La Banda D”, hecho que alimentó más las ganas de seguirlo haciendo.

Una tarde, jueves o viernes, no recuerdo bien, el colectivo Nº 30 no pasó a horario, esto traía como consecuencia llegar tarde al colegio; subí al bondi, medio vacío, enfile pa’ último, me senté en fila de uno, (así evito que me jodan para sentarse al lado), se lo que piensan…. “tipo odioso” y si…. y ahora de grande… más¡¡¡… bue’ volvamos… me senté, había otros a asientos vacíos 4, quizás 5, ventana abierta de par en par…. Y subió…. Si, si, subió… la típica “vieja de bondi”, no alcanzó a poner un pie en el primer escalón que ya me miraba, pasó los 5 asientos vacíos y se detuvo al lado mío…

- “vieja y la…@@@@ que te parioooó¡¡¡¡¡”…(decía por dentro)….
- Nunca te voy a dar el asientooo¡¡¡¡¡¡.

…. 6…,7…,8… (enumero las veces que el bolso de la señora golpeaba mi cabeza)…

… no conforme con el abuso de género al que me sometió… me dice:

- mijo… no me da el asiento?... (con voz esperanzada)…
- mmm, pasa que no es mío señora… pregúntele al chofer¡¡¡
- no mijito… (risas) … que si no me deja sentar le pregunto….

…Uffffffff……. Odiado….. me levanté…. ni “si” le dije …. me corrí, como para que sepa que si se lo daba…. Y me quedé ahí parado, preguntándome que tenía mi asiento que no tuvieran los otros, en fin… se acercó mi parada… toque timbre y descendí.

Llegué al cole tipo 19.00hs…… 45 minutos tarde, y pensé….. “hago tiempo en la cantina y subo para la clase de Mantenimiento Industrial”; con el “iluminado”, haber si me cambia este humor…. Me quedé no más…, me clavé mi pebete de $50 ctvs.…. Se hizo la hora, en realidad me pase un poco, pero no importaba…. subí, pase por el transparente, (ya actualizado por los muchachos), llegué a la galería, mi curso era el penúltimo…. visualizo al “Iluminado” en plena clase, escribiendo alguna idiotez en el pizarrón, o seguramente el nombre de él, (lo escribió las 100 clases que tuvimos en el año, al principio pensaba que era por si lo olvidábamos nosotros, hoy pienso que era por si se le olvidada a él¡¡¡), en fin, sigo, llego al curso…….. ingreso……..…

- permiso profesor… (Con cara de santo)…

… busco asiento… había uno, contando de atrás para adelante, 3 lugares,(fila pegada a la pared ocupada en su totalidad por miembros activos de La Banda D) y cerca de la plana mayor …… bue’ pensé…(mi noche empieza a levantar), focalicé y me encaminé a él, …..en eso me pareció ver pasar algo blanco a velocidad luz por la altura de mi cabeza, pero no muy cerca mío, no le di importancia, pensé que ya era hora cambiar la medicación, y milésimas de segundos después escucho el clásico sonido de una tiza al reventarse en el pizarrón, que con el silencio de la clase sonó como un “doble mecha” dentro de un balde….. la tiza se hizo añicos…. 6…7…8 pedazos¡¡¡¡ (uuuu, paren la mano¡¡¡ lo van a matar) pensé, yo seguía caminado ya llegando a mi asiento (el único vació)…. giro mi cuerpo para sentarme, coloco la mochila estilo “hippie” de $5 sobre la mesa y el “iluminado” dice:…..

- SANCIONES¡¡¡¡¡¡……..¡¡¡¡¡¡¡ golpeando el borrador contra la pizarra,
( lo hizo pedazosssss.)

…………………. y todos no quedamos mirando y pensando…. A Quién se las dará el hijo de mil @@@@¡¡¡¡¡………

….. Mientras tanto……

…apoyo mi escultural cuerpo sobre el asiento; acto seguido apoyo los codos, buscando comodidad, para disfrutar de la sanción, ya que estaba convencido que nadie de mi fila había sido, ya que yo ingresé mirándolos y la centella blanca que vi era venia del otro lado, el “iluminado” dice:………………

- para toda esa filaaaaa¡¡¡¡¡………….. 5 para cada uno¡¡¡¡¡( gritando, con alma y vida).

…. (cuando dijo “fila”¡¡¡¡ escupió 1 litro de saliva…. quizás litro y medio)…… ….yo… levanto mi vista…. …….Y el Ingeniero señalaba nada más y nada menos que… la fila mía¡¡¡¡… a nooooo dije yo…

Levanto mi brazo…. con mis bíceps y tríceps marcados a más no poder…. Y digo en tono elevado (estaba caliente)….

- por que para nosotros???…. Si usted no vio quien fue”………

a lo contestó de inmediato y mirando el sector “D”….”

- y si Morales….

Giró su cuerpo, en mano derecha la tiza, mano izquierda en la barba… pasaron 10 segundos, en los que él quedo inmóvil… ….volvió a mirar al sector de “La Banda D” y dijo:…..

- no quiero que se queden sin letras para los transparentes………..

Días siguientes dimos por finalizada la operación…. Al “iluminado” lo tuvimos hasta 6to año…. Siempre igual, ese año, (el de la operación)…. 5 sanciones para la fila “D” y todos a marzo…. era el precio a pagar.
Si volviera a esa época no cambiaría ninguno de mis actos, solo, quizás, el asiento para la señora.
La imagen del profesor leyendo las notas, era claramente la antesala del desmoronamiento de la operación…...esta claro que Dios nos da señales….
solo que a veces se expresa de maneras tan complicadas.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2011-11-09 12:01:52
Nombre: Hugo
Comentario: ¡Muy bueno! Los que terminaron sus estudios y no participaron de algo parecido, dicho con respeto, se perdieron una parte importante de la juventud.


Fecha: 2011-11-09 09:16:36
Nombre: Martha Susana
Comentario: lindo el tema, gracioso, sólo que a veces me perdí, ya que el autor da por sabido lo que sólo el sabe