La pistola. Cuentos cortos de ciencia ficción


La pistola

Autor: Pavel Ignacio

(3.72/5)
(1710 puntos / 460 votos)


Cuento publicado el 27 de Junio de 2014


Un día caminaba por Tepito comiendo unas garnachas, al enchilarme voltee al cielo y vi un objeto caer tan rápido que apenas la pude ver, me asuste pensé que iba a impactar otro meteoro de hielo en mi casa asustado reaccione de tal forma que las garnachas me las trague sin darme cuenta me limpie con mis calzoncillos y fui tras ella.

Me largo pero calcule la inclinación y velocidad y deduje que caería en colima específicamente en su volcán a las 5 pm, fui por mi carro y lo encontré con las llantas ponchadas carajo pensé entonces no me quedo más que subirme a mi patineta voladora e inyectarme adrenalina.
Llegue en 5 días y el domo del volcán desapareció por lo que atrajo a más turistas de la región gracias a eso tuve la oportunidad de pedir unos bocados de comida para armarme de valor y subir. Por fin llegue, que bien grite ahí estaba pero tenia que llegar rápido a la capsula los gases calientes me estaban asfixiando, lo logre la tenia en mis manos el problema ahora era abrirla tenia unos códigos, pulse al azar, se abrió, que era, una pistola, dios odio las pistolas.
Pistola divina. Me defeco en (respiro profundo) contrólate expresé a la persona ubicada a mi izquierda esa persona la empecé a ver cuando tuve una loquera con mis compas empezó a aparecer en momentos de riesgo. Entonces deduje santas patatas algo malo pasará la agarre y dispare al cielo, al día siguiente me entere que unos balazos calibre .50 impactaron en un Boeing que cayo en Tamaulipas gracias a estos y aún más relevante eran radioactivos.
Pero no eran los míos ese salió de Bogotá. Que raro investigue con mi celular que pasaba descubrí que 80 pistolas cayeron en el planeta y una raza exterior loas encontraría con sus nuevos dueños y la iba a reclutar levante la mirada y estaba en una nave c-c-como llegue escuche por todos lados había 79 personas en esa nave que raro imagine pero no solo lo imagine también lo dije sin abrir la boca caray me llegó a la mente y también se escuchó porque hablaba sin abrir la boca.

Todos los reclutados pensamos en escapar pero no todos se podían comunicar ya que hablaban en diferentes idiomas. Si tan solo lo hubiese evitado tenia enfrente de mi cara un campo de entrenamiento salimos a entrenar disparo solo disparo y también disparo doble. Pasaron 2 años de entrenamiento ya estaba listo y en esos 2 años olvidé mi familia mi todo y me mandaron a la batalla nuestra posición era artillero en la misma nave peleaba contra otra nave.
Observé había pantalla mucho espectáculo gente en tarimas observándonos en la pelea contra otra nave igual con la misma potencia de disparo, esto no era una guerra era un espectáculo. Nos derrotaron en 20 minutos gracias a nuestra mala comunicación y las pistolas las mandaron a otro planeta si todos estuviéramos unidos se pudieran evitar batallas salir de problemas incluso la unificación del planeta.
Derechos reservados para Pavel Ignacio Amezcua Camarena.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2015-01-23 09:09:31
Nombre: DENISSE JULIETA
Comentario: Me pareció un cuento divertido y con mucha imaginación del autor


Fecha: 2014-10-27 10:36:11
Nombre: saraitorreros
Comentario: me gusto