La agonía.

Autor: Isabel Rosas

(4.21/5)
(307 puntos / 73 votos)


Cuento publicado el 21 de Julio de 2015


Introducía las pequeñas pastillas en mi boca a grandes puñados. Las lágrimas descendían de mis ojos a gran cantidad. En ese momento realmente queria morir,necesitaba morir. No era una razon, sino muchas que ya se habían juntado. Me acerqué al espejo a contemplar mi horrenda figura. No sabía que hacer. Divisé un cuchillo encima de la mesa junto a mi cama. Cuando lo tomé entre mis manos sentí que pesaba una tonelada, aún asi estaba decidida a pasarlo por mi muñeca. Fue en ese momento cuando sentí una extraña precencia detrás mio, me di la vuelta y vi a una mujer observandome. Vestía un vestido de otra época, el cual estaba todo ensangrentado al igual que su cara. Tenía rasguños y moretones que se extendían por todas las partes visibles de su cuerpo. Me llamó la atención la rosa que llevaba en la mano izquierda, cuando se acercó ami me di cuenta de que tambien tenía un cuchillo en la mano derecha. Cuando estaba lo suficientemente cerca como para sentir su putrefacto olor, con su rostro desfigurado me hizo una sonrisa perturbadora. Tomó la rosa y me la puso en una mano, al mismo tiempo enterraba su cuchillo directo en mi estómago. Me quedé sin aire, se me heló todo el cuerpo, sentía que me sacaban toda la carne de mi cuerpo. No pude controlas un grito escalofriante que me salió de las entrañas. Fue ahí cuando recién comprendí que aquella mujer venía a terminar con mis sufrimientos.
Introducía las pequeñas pastillas en mi boca a grandes puñados. Las lágrimas descendían de mis ojos a gran cantidad. En ese momento realmente queria morir,necesitaba morir. No era una razon, sino muchas que ya se habían juntado. Me acerqué al espejo a contemplar mi horrenda figura. No sabía que hacer. Divisé un cuchillo encima de la mesa junto a mi cama. Cuando lo tomé entre mis manos sentí que pesaba una tonelada, aún asi estaba decidida a pasarlo por mi muñeca. Fue en ese momento cuando sentí una extraña precencia detrás mio, me di la vuelta y vi a una mujer observandome. Vestía un vestido de otra época, el cual estaba todo ensangrentado al igual que su cara. Tenía rasguños y moretones que se extendían por todas las partes visibles de su cuerpo. Me llamó la atención la rosa que llevaba en la mano izquierda, cuando se acercó ami me di cuenta de que tambien tenía un cuchillo en la mano derecha. Cuando estaba lo suficientemente cerca como para sentir su putrefacto olor, con su rostro desfigurado me hizo una sonrisa perturbadora. Tomó la rosa y me la puso en una mano, al mismo tiempo enterraba su cuchillo directo en mi estómago. Me quedé sin aire, se me heló todo el cuerpo, sentía que me sacaban toda la carne de mi cuerpo. No pude controlas un grito escalofriante que me salió de las entrañas. Fue ahí cuando recién comprendí que aquella mujer venía a terminar con mis sufrimientos.
Desperté jadeando. No, no podia ser un sueño. Las pastillas se encontraban esparcidas en el suelo, me toqué mo estómago.No, no habia ni sentía nada. Luego miré mi mano. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, empezé a tiritar, ya nada tenía sentido. La rosa que me había dado la mujer estaba allí en mi mano.




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2015-10-19 06:23:15
Nombre: RconR
Comentario: Muy oscuro y romántico ¡Excelente! felicidades


Fecha: 2015-08-22 02:29:27
Nombre: luis
Comentario: disculpa por no avisar pero tome prestrado tu cuento y lo publique en you tube, claro con todo y os derechos correspondientes de autoria indica el origen del cuento lo encuentras sai: CUENTO DE TERROR LA AGONIA
ojala no tenga problemas por no consultarte antes.


Fecha: 2015-07-30 22:40:55
Nombre: Cèsar Muñoz.
Comentario: NOTABLE. Con final inesperado. Un comentario afectuoso: Màs cuidado con la ortografìa, SALUDOS.