ÔĽŅ La Novia. Cuentos cortos de terror
ÔĽŅ

La Novia

Autor: Cosme García

(4.01/5)
(657 puntos / 164 votos)


Cuento publicado el 30 de Octubre de 2013


La chica observa la luna a trav√©s de la ventana, es la √ļnica iluminaci√≥n que hay en la peque√Īa casita, todo el lugar est√° a oscuras, pero curiosamente ella no siente miedo, las l√°grimas que corrieron por sus mejillas momentos antes se han secado, y s√≥lo quedan un par de l√≠neas oscuras como testigos de su melancol√≠a, sobre sus piernas est√° recostado su novio, el amor de su vida, el √ļnico chico que ha sabido tratarla de entre toda la galer√≠a de imb√©ciles con los que ha salido, sus ojos, su sonrisa, sus labios, su nariz, ese hermoso rostro al que tanto ama, la mira con infinita felicidad, ella, sonriendo, observa a su novio iluminado por la luna llena, enternecida, acerca sus labios a los de √©l y lo besa, y ambos se dan un apasionado y tierno beso¬Ö


Meses antes de esto, la feliz pareja tenía problemas que podrían calificarse de insalvables, él había sido todo para ella, pero había (siempre hubo) un problema, no fue el hecho de que ella lo botó por otro en más de una ocasión, tampoco lo fue su vicio de andar persiguiendo experiencias nuevas, a costa de lo que fuera, tampoco lo era el hecho de que después de andar vagando de relación en relación, ahora que la chica sentía que la juventud se le escapaba rápidamente, quisiera regresar con él… o no, la verdadera razón (aunque las otras también pesaban) por la que él ya no quería verla ni tener relación alguna con ella era su maldita adicción a las drogas…

Pero ahora nada de eso importaba, luego de que √©l la rechazara, grit√°ndole en medio de aqu√©l centro comercial que dejara de acosarlo, que dejara de buscarlo, que lo dejara ser libre y hacer su vida, √©l hab√≠a ido hasta la peque√Īa casita de la chica, y ah√≠ hab√≠an podido, por fin, resolver todos sus problemas, ahora, nada se interpon√≠a entre ellos y la felicidad eterna¬Ö

√Čl fue paciente, intent√≥ primero que ella reconociera que ten√≠a un problema, y se gan√≥ de esa forma sus primeros cuernos, ella le dijo que la dejara en paz y el chico obedeci√≥, hasta aquella madrugada en que lo despert√≥ una llamada de auxilio, la chica no sab√≠a donde estaba, ni c√≥mo hab√≠a llegado ah√≠, ni mucho menos con qui√©n estaba, pero si sab√≠a que estaba aterrada y en medio del peor viaje de toda su vida, cual caballero andante, √©l fue a rescatarla, logr√≥ que la chica aceptara ir a rehabilitaci√≥n, pero pocos meses despu√©s, ella se dio de alta sola, por unos cuantos d√≠as, el novio tuvo la vana ilusi√≥n (que siempre da el amor) de que ella ya estaba curada¬Ö

Ahora, los ojos de ambos no dejaban de mirarse, embebidos de amor, ella empezó a arrullarlo como solía hacerlo cuando dormían juntos, sonreía, y una felicidad inacabable inundaba su corazón, nunca pudo apartar los ojos de ese chico, él era su mundo, y ahora estarían juntos por siempre, la chica le dijo:

- Te amo y siempre te amaré… - y gozó hasta el llanto cuando escuchó la voz de su chico contestar:

- Yo también…

Ambos siguieron mirándose sonreír…

Con la segunda reca√≠da, el chico le lanz√≥ un ultim√°tum, y se gan√≥ sus segundos y terceros cuernos, ella, convencida de que necesitaba libertad sin l√≠mites y que al lado de ese desabrido y aburrido muchacho no la encontrar√≠a jam√°s, opt√≥ por abandonarlo de nuevo y lanzarse a la aventura, cinco a√Īos pasaron de este modo, ella tropez√≥ de relaci√≥n en relaci√≥n, de amante en amante, de droga en droga, de borrachera en borrachera¬Ö de vicio en vicio, hasta que una ma√Īana se percat√≥ de su situaci√≥n, la peque√Īa casita estaba ocupada por gente que ella ni conoc√≠a, todos los rincones estaban llenos de mugre y suciedad, la casa en general parec√≠a abandonada y estaba llena de adictos, fue cuando se dio cuenta del horrible estado en que la hab√≠a sumido su idea de libertad, fue cuando empez√≥ a buscarlo, a pedir su ayuda, a pedirle perd√≥n, a rogarle que le diera otro chance, que la ayudara a rehacer su vida, que no la dejara morir, porque sin ti, querido, voy a morir en menos de lo que te imaginas¬Ö


- ¬°Deja de estarme fastidiando! ¬°Estoy harto de ti, tuviste mil oportunidades y todas las echaste a la basura, est√ļpida! ¬°Deja de acosarme! ¬°D√©jame hacer mi vida!...

- Pero mi amor, yo no puedo vivir sin ti¬Ö

- ¬ŅQue no puedes vivir sin m√≠? ¬ŅCu√°ntas veces me dijiste que no me necesitabas?, adem√°s, ¬ŅYa te viste en un espejo? ¬ŅYa te diste cuenta de la forma en que arruinaste todo lo bello que hab√≠a en ti? ¬Ė ella, al borde del llanto, dijo:

- Pe-pero¬Ö

- ¬°No quiero escucharte decir nada m√°s! ¬°Desaparece! ¬°L√°rgate de mi vida! ¬°Ahora soy yo quien quiere ser libre y no volver a verte nunca m√°s! ¬ŅQu√© te parece eso?...

Ella sab√≠a, sin embargo, que todo era un error, y quer√≠a enmendarlo, de modo que mand√≥ a una de sus amigas a que lo convenciera de visitarla, luego de una semana de estar ahuyentando a sus amigos adictos, y arreglando la casa lo mejor que pudo, esperaba poder convencerlo de darle una √ļltima oportunidad¬Ö

Cuando el chico lleg√≥ hasta la casita donde hab√≠a dormido tantas veces con ella entre sus brazos, de inmediato not√≥ el abandono y la mugre que lo dominaba todo, se asombr√≥ de encontrar objetos que obviamente no pertenec√≠an a la chica, abandonados como si sus due√Īos hubieran escapado de repente¬Ö

La casa estaba iluminada por velas, ella estaba de pie, con los brazos detr√°s de la espalda, parec√≠a una ni√Īa dispuesta a escuchar un rega√Īo de sus padres, √©l siempre le hab√≠a dicho que cuando adoptaba esa postura parec√≠a una linda chiquilla traviesa y juguetona, era la misma postura que adoptaba cuando quer√≠a pedirle un favor a alguien, o cuando quer√≠a que la perdonaran, fue la misma postura que adopt√≥ cuando se conocieron, cuando ella derram√≥ su caf√© por accidente sobre el traje favorito del chico, durante a√Īos sinti√≥ un intenso cari√Īo al evocar esa imagen, ahora, en medio de la mugre y debido al estado de la chica, la imagen le provocaba ciertas dosis de asco y verg√ľenza, algo hab√≠a, sin embargo, en la amplia sonrisa de la chica¬Ö

Ahora los dos reposaban, ella seguía arrullándolo, todo estaba bien, ahora todo estaba bien, la chica lo miró a los ojos, habían platicado por horas, las velas se habían extinguido hacía mucho, pero ya todo estaba bien, lo miró a los ojos y dijo:

- Ahora sí podremos estar juntos por siempre…

- Así es mi amor, me di cuenta de lo mucho que me amas, y ahora podremos estar juntos por siempre…

Y una profunda sonrisa, repleta de amor y felicidad, cruzó el rostro de la chica...

...Y una profunda sonrisa, repleta de alucinada felicidad, cruz√≥ el rostro de la chica, porque all√≠, en medio de la sala oscura y tenebrosa, rodeada de velas extinguidas, iluminada horrendamente por las luces de las patrullas, que, alertadas por los gritos, acaban de llegar al lugar, permanece sentada arrullando a su amado, un cuchillo descansa, manchado de sangre fresca y sangre seca, junto a su mano derecha, los polic√≠as que empiezan a entrar a la propiedad no pueden creer lo que ven, restos humanos por todas partes, los cuerpos de los ¬ďamigos¬Ē de la chica, que los asesin√≥ cuando regres√≥ de su √ļltimo encuentro con su amado, en la cocina, con la cabeza destrozada y metida dentro de la estufa, yace el cuerpo de la amiga que hab√≠a ido a buscar al chico, la hab√≠a asesinado antes de que √©l llegara, estaba tan drogada que jam√°s se dio cuenta que hab√≠a vivido rodeada de cad√°veres en casa de su amiga durante una semana¬Ö

Los polic√≠as se acercaron con cautela a la sala, donde la chica, empapada en sangre, segu√≠a sentada arrullando el cuerpo sin vida de quien hab√≠a sido el m√°s fiel de sus novios, el √ļnico hombre que de verdad la quiso, la √ļnica persona en este mundo que de verdad se preocupaba por ella, en cuanto √©l lleg√≥ la chica lo hab√≠a degollado, arrullando su cad√°ver por horas y horas, ahora la luna iluminaba la aterradora escena, los polic√≠as escucharon claramente a la chica, que acab√≥ sus d√≠as encerrada en un hospital siqui√°trico, mientras observaba arrobada los ojos muertos de su chico y repet√≠a:

- Ya todo est√° bien¬Ö ya todo est√° bien ahora, amor¬Ö Te amo¬Ö ahora podremos estar juntos para siempre¬Ö juntos para siempre¬Ö por siempre¬Ö

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento