ÔĽŅ Sonidos en la oscuridad. Cuentos cortos de terror
ÔĽŅ

Sonidos en la oscuridad

Autor: Juan Josué Cárdenas

(4.34/5)
(304 puntos / 70 votos)


Cuento publicado el 08 de Mayo de 2013


Era una noche tan silenciosa, el viento entraba por la ventana y sacudía las cortinas fuertemente, y yo estaba solo a las 2:20 de la noche y aun no llegaba nadie mi hogar, yo estaba en el segundo piso y de pronto baje suavemente, con mucho miedo de la oscuridad, corrí y prendí la luz muy acelerado, tome agua y regrese a mi habitación. Intentaba realizar algo que me tenga entretenido y tener miedo de la soledad que había, eran las 2:46 de la madrugada y de pronto mi perro que estaba en la terraza empezó a ladrar desesperadamente le abrí la puerta y salió corriendo hacia la calle, lo busque por todo lado y seguía sus huellas en el oscuro bosque.se me erizo la piel de tanto frio y miedo yo estaba solo con calcetines. De pronto escuche un ladrido e intente seguirlo en la oscuridad qué, pero de pronto hubo un silencio total yo seguí corriendo hasta que encontré un pozo oscuro y seguramente muy antiguo.

Decid√≠ regresar a casa y encontrar a mis papas, en ese camino de regreso yo me sent√≠a con compa√Ī√≠a era como si yo hubiese estado con unas cinco personas que rodeaban, me detuve y no voltee solo cerr√© mis ojos, respire profundo y voltee no hab√≠a nada ni nadie en esa espesa niebla.

Solo estaba yo. Camine y camine unos 30 minutos y yo estaba muy asustado, deb√≠an ser las 5:30 de la ma√Īana y yo me sent√© en una roca lloraba inconsolablemente, de pronto sent√≠ que alguien se acercaba y muy r√°pido m puse de pie yo escuchaba sus pasos sobre las hojas secas lo segu√≠a esperando ayuda y cuando me di cuenta estaba rodeado de muchas tumbas, el frio era irresistible intente aclarar mi vista para ver una salida, pero lo √ļnico q vi fue una se√Īora aproximadamente de 60 a√Īos, muy p√°lida y se la notaba muy preocupada se me acerco y me dijo con vos muy baja¬® ay√ļdame por favor estoy encerrada aqu√≠ y no puedo regresar a mi hogar¬®.
Me quede mudo no me atreví a mirarle a los ojos y yo sentía un suspiro en mi cabeza, de pronto se alejo y no apareció otra vez. Después de 10 minutos amaneció y yo m encontraba en el mismo lugar dormido y de pronto desperté desesperado Salí corriendo lo más rápido que pude hacia el pozo y en la profundidad vi a mi perro desangrado mis ojos se llenaron de lagrimas y me arrepentí de no haber ayudado a aquella alma en pena.




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento