Charla entre dos idiotas. Cuentos cortos románticos


Charla entre dos idiotas

Autor: Luis Felipe Ipanaque Tueros

(4.12/5)
(103 puntos / 25 votos)


Cuento publicado el 08 de Octubre de 2010


¿Como es que sentirnos vivos nos tarda un buen tiempo?
Preguntó al aire mientras observaba la arida tierra que recorria el bus provicincial en el que viajaba.

Èl se quedo pensando en ella durante su partida y sin prestar mucha atencion a lo que pasa a su alrededor; sonreía, cada vez que un pedazo de su mirada le volvia a la mente.


El tiempo transcurria mientas ella iba rumbo a su destino; quizas pensando en quien se inventaba letras para entretenarla, quizas solo alucinando con su incierto pero prometedor futuro.

Interrumpió ferozmente entonces...

¿No recuerdas cuan felices eran los tiempos de niños? - Susurro la conciencia al hombre que espera la voz de la damicela viajera.

¿No recuerdas cuando la viste sentada; con la mirada timida, afuera de la cochera de su vecino? - volvio a preguntar mientras que él; como si fuera ayer recordo de pronto aquel dia y tambien la indiferencia casi infantil que posee todo niño.

Yo te cuento algo. - Le hablaba la conciencia a aquel tipo.
-¡No es casualidad el que recorran ese camino!

-¡Se que no! - respondió. Pero es que el tiempo pasa y se me escapa de forma rápida con la rapidez en la que se evapora el Nilo.

-¡A veces miramos de forma equivoca las cosas!- le replicó sonriente la honrorosa conciencia - Pues piensa en lo hermosa que es la vida y lo feliz que se siente quien sabe que quiere pero no lastima.

¿Recuerdas acaso haberle desmotrado lo que quizas algunos dias te hacia sentir?
..... Se quedó en silencio solo pensando en el cabello negro y lazio de la aventurera ardiente....

Pero nunca hubo chance - repondió el gritando.
¿Acaso; tú, conciencia... sabes mas que yo?
¿Acaso sabes como abrir un candado cuando el primer responsable de su llave la perdio y no hay auxilio alguno?

¿Acaso a la distancia uno penetra mas el corazon de un vagabundo?

La conciencia lo escuchaba hablar mientras caminaba en el cuarto piso de la cabeza del hombre con las manos atadas yendo de un lado a otro, pensando en el conflicto.

El no dejaba mostrar lo hermoso que sentia su corazón. Y contemplaba el cielo desde su azotea mientras sentía el viento fresco del atardecer recorrer su desnudo pecho.

¿Acaso ella confia y te siente familiar a su cuerpo? - Lanzó otro dardo envenenador aquella hechizera conciencia de maliciosos juegos.

-¡Como hacer tal cosa!- respondió- Si los sueños son sueños y la realidad en mi vida es esa, prefiero vivir los sueños que tengo que estar en su vida siendo ajeno a ella.

Ella aun viajaba, quizas comiendo uno que otro dulce, o quizas semi- dormida seducida por el atardecer o un arrullador asiento . Quizas observaria el paisaje de vez en cuando y pensara en el hombre, quizas desearia tenerlo sentado a unos cuantos asientos del suyo o quizas no.

Te haz preguntado alguna vez... - chamuscó con sus palabras la loba conciencia - ¿Ques lo que desea una reina?

-¡Riqueza! - Respondió el idiota.

¡No!, no esa clase de reina. Te hablo de una reina natural, una mujer de verdad.

Se quedó estupefacto sin pensamiento alguno..
Se quedó absorto sin voz , sin palabras , sin encontrar una respuesta al tratar de buscar en lo profundo.

¿Que sabe un tipo que nunca salto por miedos?
¿Que sabe el pinguino de volar alto si lo que siempre queria estaba en el suelo?

¡Pero es que nunca tuve alas y ahora siento que las tengo! - Respondió aquel usurero del tiempo

-Es eso porque justamente quieres llegar lejos; porque lo que deseas esta en el cielo, porque la felicidad te hace volar, te hace inmenso. - Afirmó con tono dulce una conciencia sublime

Volvió a su pensamiento el color oscuro de sus ojos y la tez bronceada de ese hermoso cuerpo.
Volvio a el los recuerdos gratos, su forma de ser y recordo los labios y las palabras que de ella salieron.

Ella aun viajaba y sonreía a solas leyendo un cuento, una obra expontánea de mal gusto que alguien inventó.

Yo soy desconfianza, temor y pasión - Exageró la conciencia.
Yo soy perdón, calor y romance - Volvió a fanfarronear.
Yo soy de todas las cosas la mas bella - Que petulante ya era.
Yo soy Mentira pero también puedo ser verdad.









//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento