Perdn bajo la lluvia. Cuentos cortos románticos


Perdón bajo la lluvia

Autor: Martin Morachis

(3.3/5)
(423 puntos / 128 votos)


Cuento publicado el 03 de Julio de 2010


El hombre se acerco timidamente a las inmediaciones con el ramo de flores en sus manos que le habia prometido hacia tiempo. Por un momento penso en regresar sus pasos y no volver nunca mas, pero sabia que no podria vivir con la culpa por el resto de sus dias; y un viaje de estos no podria ser repetido. No con este fin por lo menos, penso.

Un viento fresco soplaba, y con el traia un olor a mar, un sabor salado que prometia lluvia. Volteo a mirar a su alrrededor por si alguien mas se encontraba en ese lugar pero no miro a nadie, se encontraba totalmente solo. Cuando por fin decidio entrar empujo la puerta y esta cedio con un poco de resistencia, una vez dentro la solto y ella se cerro automaticamente; se quedo inmovil por un segundo para luego dirigirse hacia donde sabia que la encontraria. Le habian dado las senas particulares y las llevaba grabadas en su mente. Se sentia como un vil entrometido, como un ratero visitando de esta manera, pero no tenia opciones.
Era un hombre de tez blanca y pelo entrecanoso, de ojos oscuros y nariz aquiline vestido de una manera que no dejaba duda que no era de ahi. Cualquiera hubiera podido descubrir que si era de esos lugares, solo que la vida lo habia llevado a otros lugares.
Con pisadas firmes se fue acercando hasta que poco a poco empezo a hacer sus pasos mas cortos mientras su mirada buscaba algo. Se hiso a un costado para permitirle el paso a un grupo de personas que se retiraban en ese momento y devolvio las sonrisas a un par de ellas. Todo mundo siente un tipo de afinacion en estos lugares, penso el. Proseguio su camino, tratando de hacer memoria, buscando esto y aquello.
Y cuando la localizo sintio que estaba en su compania de nuevo.

Una vez frente a ella volvio a sentir pasados y contrariados sentimientos. Sus ojos saltaban de punto en punto, confundidos; su cuerpo se apoyaba en una pierna, luego en la otra, nervioso; pero sabia que estaba donde se lo habia propuesto, donde habia prometido estar.
La promesa de venir a verla habia sido hecha anos atras, 12 para ser exacto, y nunca penso que faltaria a su palabra. Despues de todo lo que paso, todo lo dicho, y todo lo que quedo por ser vivido, la promesa de este momento siempre estuvo presente en el.
Pero las circumstancias si eran diferentes.

-“Hola” dijo timidamente mirando a todos lados y a ningun punto “aqui estoy, soy yo. Tal como te lo prometi. Yo …bueno, esto es algo que nunca he hecho antes, asi que perdoname si no puedo hablar claramente. Pero tratare.”
“Mira” le indico mientras levantaba la mano con las flores para mostrarselas, “te traje las rosas que tanto amas y que siempre me pediste. Lindas, no?” decia mientras sonreia de las rosas hacia ella como buscando su aprobacion. Hiso el intento de entregarselas, pero fue un movimiento automatico, natural. Su sonrisa se apago y volvio las rosas a su pecho, sosteniendolas como si de ellas dependiera su vida. Su mano derecha permanecia en el bolsillo del pantalon sin el darce cuenta.
Busco un lugar donde sentarce pero no encontro nada apropiado, asi que decidio permanecer parado mientras hablaba.
-“Se que ha sido mucho tiempo desde que nos miramos la ultima vez. Perdona que no haya venido antes, pero es que…bueno, tu sabes, no es facil hacerlo. Pero aqui estoy tal y como te lo prometi. Mejor tarde que nunca, verdad?” dijo a la vez que sonreia debilmente. Se imagino sus palabras de reproche, si las pudiera escuchar.
-“Me dijeron que preguntaste por mi muchas veces antes de…bueno, antes de…esto. Pero quiero que sepas que yo nunca deje de pensar en ti aunque algunas veces no pareciera.
Se llevo su mano derecha a su rostro, se cubrio la boca como para tomar aliento y solto un hondo suspiro.
-“Yo se que recuerdas todas las cosas que hablamos en su debido momento, y esta visita es algo en que habiamos concordado…yo por mi parte…bueno, siempre quise venir a verte…nunca te menti, nunca te falle. Y ahora no podia faltar a una promesa mia.”

Busco entre sus recuerdos algo que le estaba molestando, algo que lo empujaba a pedir disculpas pero no lograba concentrarce, el viento se escuchaba mas fuerte cada minuto y le preocupaba el viaje de regreso. Miro por un instante su reloj.
Miro las flores en su mano y sonrio, no sabia como hacer esto, le costaba romper el hielo que sentia en el. Eso nunca le habia pasado en su presencia. “Sabes? Recuerdas todas esas flores que te enviaba yo todos los dias para hacerte sonreir? Yo sabia que te gustaban, y era para mi un gusto tan grande el poder hacerte sonreir. Y ahora que por fin estoy frente a ti con un ramo real de rosas, ahora…” su voz se quebro por un instante al verlas pero se recupero. “Ahora yo se que las aprecias igual que siempre aunque el vacio que hay ahora…bueno…antes era un vacio, ahora tiene tu nombre en el, sabes?”
El cielo se habia convertido en una masa gris pero no sintio prisa alguna.
-“Antes de venir hoy me pregunte el porque no lo hice antes. Me hubiera ahorrado este dolor que siento en mi…verdad que lo sientes? Me hubiera gustado que no fuera asi, de esta manera, no, yo queria que fuera de otra manera totalmente diferente. Mostrarte lo que siempre fuiste en mi vida. Darte un poco de lo que tu me diste y lo que tanto te falto en vida.” Su mano apreto el ramo de rosas con una impotencia nula.
Un fuerte relampago se escucho y por un segundo su rostro mostro temor.
Espero unos segundos esperando que las palabras fluyeran de el, esperando tambien escuchar palabras suyas. Es dificil llevar una platica donde uno es el unico que conduce la conversacion. No estaba acostumbrado, no con ella. No asi.
-“Yo…tu…yo se que no tuviste lo que tanto deseaste, que hubieras cambiado muchas cosas” inicio de nuevo, buscando algo en el, “y yo te juro que lo poco que hise por ti eran esos mismos deseos tuyos reflejados en mi de llenarte de ese carinio que rogabas por tener a tu lado. Siempre senti que era tan poco lo que te daba, pero tu siempre dijiste que no, que te llenaba el alma el tenerlo ahora, en ese momento. Y yo me sentia contento, feliz de poder darte algo de mi aunque no pudieras aceptarlo. Pero yo se que lo apreciabas.”
Escucho unos pasos apresurados de algunas personas que volvian buscando la salida y callo esperando que pasaran para no ser escuchado.
Alguien saludo respetuosamente y devolvio el saludo, volteo su mirada hacia ella de nuevo y espero un poco mas hasta que estuvieran fuera del alcanze de sus palabras. Miro hacia su derecha donde la puerta de salida se encontraba y miro mas personas desalojando el lugar.
-“Me gustaria saber si fuiste feliz a mi lado, sabes?” pregunto pero ya sabia la contestacion, “tu crees que el tiempo nos hubiera dado una oportunidad para tratar una vez mas?” espero una respuesta pero sabia que ninguna pregunta iba a ser contestada. “tu crees que sea muy tarde para pedirte perdon por no haber estado en tu vida mas temprano? Puedes encontrar en tu corazon ese perdon para mi? si lo tienes en ti, por favor, perdoname…yo no sabia que te hacia tanta falta, pense que las palabras que siempre me decias eran solo eso, palabras llenas de ternura que no lograbas depositar en nadie mas…falle terriblemente en saber leer tus sentimientos. Perdoname.”
Las primeras gotas de lluvia empezaron a caer sobre su rostro, pero ya su rostro se encontraba mojado de sus propias lagrimas.
-“Te encontre cuando yo tambien te necesitaba. Y te fuiste de mi lado de una manera que no es la correcta, sabes?” decia mientras se hincaba frente a la lapida, depositaba las flores con mucho amor y cuidado sobre el frio concreto, “ahora yo soy el que se va, pero volvere para seguir haciendote compania aqui donde por fin descansas ahora. Ahora tu seras mi compania, ahora yo te buscare para poder contarte todas mis ilusiones hasta que pueda volver a verte…soy ateo con esperanzas…quiero todo, verdad?” solto una pequena risa al escuchar su propia broma, “me hubiera gustado escuchar tu risa de nuevo…pero te prometo volver a visitarte antes de irme, si? Tu sabes que volvere, verdad? Yo siempre cumplo.” Con sus manos recorrio su tumba que empezaba a mojarse. La toco asi como hubiera deseado tocarla a ella. Apreto sus manos sobre ella, y rogo con todo su corazon que donde estuviera que sintiera sus manos ahora asi como se lo habia demostrado durante esos locos dias que estuvieron juntos.
Se levanto sin importarle el lodo que se habia depositado en sus rodillas. Coloco sus manos en los bolsillos, y permanecio ahi parado por mucho tiempo llorando, recordandola, escuchando su risa, y su voz, cuando esas veces cuando con tantas veces le admitia que lo amaba sentia que era la musica mas hermosa.
La llovizna lo empezo a mojar suavemente, como temerosa de romper ese momento, luego el cielo por fin se abrio y llovio y llovio; llovio asi como tambien sentia su alma vaciarce de todo el dolor que sentia frente a ella.
Sin decir nada mas se dirigio hacia la salida todavia llorando sin el menor intento de ocultarlas, prometiendose a el mismo que volveria por ella…asi como siempre ella solia volver tambien a el, haciendo todo lo posible por ser feliz a su lado.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2011-01-20 14:53:54
Nombre: vane
Comentario: que triste..:(


Fecha: 2010-11-10 11:02:06
Nombre: Teresa
Comentario: muy tierno y conmovedor


Fecha: 2010-10-31 23:30:25
Nombre: Juanjo
Comentario: Hermano: Te felicito por tu trabajo. Me gustaría saber de dónde eres pues, tal vez, te pueda interesar un espacio en una revista que está a mi cargo. Ahí está mi correo para mayor información. ¡Que las palabras sigan fluyendo!


Fecha: 2010-10-26 19:44:48
Nombre: frank pineda
Comentario: esta es una de esas historias que llegan directamente al corazón. nostalgia y de recuerdos invaden mi pensamiento quiza es como ver a mis viejos jurandose amor eterno despues de una larga separacion....
excelente historia soy humano por lo tanto tengo sentiemientos pero tal vez los expreso mas que otros...no pude evitar que algunas lagrimas resbalaran por mi mejilla mientras con mis manos trataba de secarlas, para poder seguir leyendo e impregandome de esta adictiva historia..


Fecha: 2010-09-08 15:15:25
Nombre: nohemi sarahi
Comentario: hola a todo mundo este cuento lo tienen que leer esta muy interesante mucho muchisimo



Fecha: 2010-07-03 14:50:17
Nombre: Antonio
Comentario: Los acentos faltan y el desenlace es previsible, pero mucho mejor que otros textos cuidados en su pulcritud que nada dicen.
Toma este comentario como una buena opinión.


Fecha: 2010-07-03 12:09:53
Nombre: viviana ausensi
Comentario: El cuento me pareció muy predecible y con una faltas de ortografía que indudablemente distraen, creo debes leer mucho para corregir tus faltas, si es quieres seguir escribiendo y tratar de buscar un estilo menos predecible.
Felicitaciones de todas maneras por tu interés y ganas de escribir


Fecha: 2010-07-03 05:32:22
Nombre: Ricardo
Comentario: ¿Y los acentos?.Perdóneme pero el no uso de ellos demerita enormemente el intento de escribir algo en nuestro idioma. ¡No hay disculpa!