ÔĽŅ Ay hijo mŪo.. Cuentos cortos rom√°nticos
ÔĽŅ

Ay hijo mío.

Autor: Janet Artiles

(4.04/5)
(586 puntos / 145 votos)


Cuento publicado el 03 de Febrero de 2009


-Ud no podr√° tener hijos Sra Rogers- fue la respuesta del Dr. Cox mientras revisaba mis ex√°menes. Me qued√© mir√°ndolo sin poder decir nada, un nudo en mi garganta no me dejaba hablar. Aquellas palabras con sabor a sentencia se clavaron en mi alma como un pu√Īal. Apenas tartamude√© un gracias, y me march√© r√°pidamente de la consulta. No pod√≠a contener mi llanto. En silencio, llorando me fui caminando por las largas calles de New York. Hac√°a tanto tiempo que anhelaba ser madre, pero hab√≠a tomado la decisi√≥n demasiado tarde. Hab√≠a decidido primero estudiar, graduarme con honores de la universidad y conseguir un trabajo que me permitiera desarrollarme como profesional. Hasta que a mis 30 a√Īos reci√©n cumplidos, conoc√≠ a Emilio, el hombre de mi vida, y decid√≠ entonces que era hora ya de formar un hogar a su lado.

Emilio y yo anhelabamos tener un hijo, por eso, al ver que los meses pasaban y nada suced√≠a, decidimos ponernos en manos de un profesional. El Dr. Cox era uno de los m√©dicos mas famosos en esa especialidad, y por ello acudimos a su consulta llenos de esperanzas. Despu√©s de varios examenes, hab√≠a llegado a la conclusi√≥n de que ya no podr√≠a tener hijos. Mis sue√Īos se hab√≠an desecho.
Camin√© y camin√© llorando en silencio por las largas calles, no me atrev√≠a a llegar a casa, no sab√≠a como explicarle a mi esposo lo que el m√©dico hab√≠a dicho. Pas√© horas y horas pensando, mientras me dirig√≠a hacia un peque√Īo parque en el centro de la ciudad. All√≠ me sente mirando a mi alrededor. Era v√≠spera de Navidad, y la gente pasaba de largo, atareadas con sus compras navide√Īas, felices en medio de los festejos. Cuan lejos estaban de ignorar, que aquella elegante mujer que estaba sentada en un parque, estaba llorando destrozada por dentro. Para mi no habr√≠a navidad.
Una anciana de cabellos blancos como el algodon y dulces ojos azules se sentó a mi lado. Me miró a los ojos y sonriéndome me dijo:
-No llores hija, eso tambien pasar√°, y un milagro va a suceder.
La mire incr√©dula, ¬Ņc√≥mo aquella mujer pod√≠a saber lo que me estaba pasando?, pero en aquel momento, necesitaba hablar con alguien, desahogar mi pena, y por eso, sin importar que era una extra√Īa, le cont√© mi vida, y le dije lo que el m√©dico me habia dicho.
La anciana movió la cabeza negativamente mientras sonreía con dulzura.
-No hagas caso hija, la ciencia solo puede decir hasta donde ellos llegan, pero la √ļltima palabra la tiene Dios, y yo te aseguro que los milagros llegan a pasar. Tranquila, ver√°s que todo se arreglar√°.
No sabía decir porqué, pero las palabras de aquella mujer tuvieron el efecto de calmarme. La gente pasaba por mi lado y me miraban con pena, como si yo estuviera loca, debían haberse dado cuenta del dolor que tenía yo plasmado en el rostro.
Estuve mucho rato hablando con la anciana, y luego ya más calmada me marché a casa. Al llegar, tome una decisión: no le diría a mi esposo lo que el médico me había dicho, mejor haría lo que me dijo la anciana, esperaría y tendria fe, si en un tiempo las cosas no sucedían entonces le contaría la verdad.
Emilio me miró a los ojos esperando una respuesta.
-¬ŅQu√© te dijo el m√©dico? me pregunt√≥ esperanzado.
-Nada, que muy pronto el milagro puede suceder, que en cualquier momento sucederá, porque ya la ciencia hizo lo que tenía que hacer, ahora es solo cuestión de fe y esperar que Dios nos conceda el milagro- le dije con una sonrisa, tratando de ocultar mi propia pena.
A partir de ese momento, aunque incrédula, decidí esperar. A lo mejor un milagro sucedería.

Meses después, en medio de una reunion de mi trabajo, me sentí mareada y cai desmayada al piso. Me llevaron a urgencias y el médico después de reconocerme me dijo:
-Su desmayo es normal Sra. Rogers, debido a su estado.
-¬ŅA mi estado? ¬Ņcu√°l estado? pregunt√© asustada.
-Ud está embarazada- me dijo el médico sin prestar mucha atención- por eso su desmayo.
Me qued√© sin poder creer lo que estaba oyendo, ¬Ņembarazada? no pod√°a ser. Pero as√≠ era, el milagro hab√≠a sucedido.
Meses despu√©s, naci√≥ nuestro hijo al cual le pusimos por nombre Alejandro. Nuestra felicidad no pod√≠a ser mas completa. Al fin ten√≠amos la dicha de ser padres. Alejandro era un ni√Īo hermoso y saludable, pero cuando ten√≠a como unos 4 a√Īos, despu√©s de un chequeo de rutina, el Dr. nos llamo para darnos la noticia.
-Alejandro est√° grave Sra. Rogers- me dijo con preocupaci√≥n- el ni√Īo tiene un problema en los ri√Īones y necesita un transplante urgente, y si no lo tratamos a tiempo puede morir.
Me qued√© sin habla, aquello no pod√≠a ser cierto, ¬Ņc√≥mo era posible que Dios me diera un hijo para quit√°rmelo de esa forma tan cruel?. Sent√≠ que el mundo se derrumbaba para mi. Alejandro fue internado en el hospital y comenz√≥ un duro tratamiento de di√°lis, en espera de un donante para su ri√Ī√≥n. Los d√≠as en el hospital eran eternos, y el sufrimiento nuestro parec√≠a no tener fin. Las horas de vida de mi hijo estaban contadas y si no aparec√≠a ese donante, mi peque√Īo morir√≠a.
Una noche, en que el ni√Īo se puso m√°s grave, sal√≠ del cuarto del hospital rumbo a la capilla. Quer√≠a ir alli, para gritarle a Dios, para preguntarle, exigirle, pedirle una explicaci√≥n de por qu√© me estaba haciendo ese sufrimiento. Llena de ira y dolor fui hacia la capilla del hospital, pero antes de llegar all√≠, sent√≠ una voz dulce que me llam√≥.
-Hola querida, ¬Ņc√≥mo estas?
Me volteé y allí estaba ella, era la misma anciana dulce con la que hablé aquel día en el parque cuando mis esperanzas estaban perdidas. Me quedé mirándola con incredulidad, la anciana se acercó a mi y me tomó las manos. Mis lágrimas salieron a raudales y la abracé.
-Se muere mi hijo, se muere, ¬Ņpor qu√© Dios me ha hecho esto? ¬ŅPor qu√© me dio mi hijo para quit√°rmelo? ¬ŅD√≥nde est√° la justicia de Dios?.
La anciana secó mis lágrimas y moviendo la cabeza negativamente me dijo.
-Ay hija mia, otra vez vuelves a caer, vuelves a perder la fe, confiando en la ciencia y no en la palabra de Dios. Hija mía, créeme que Dios no quiere verte sufrir, como te dije aquel día en el parque, tienes que tener fe, que un milagro puede suceder.
Me sent√© a su lado en la capilla y juntas rezamos, yo lloraba y ella me hablaba con sus palabras llenas de ternura que me fueron llenando de consuelo. Horas despu√©s, me acompa√Ī√≥ hasta el cuarto de mi bebe. Pero al llegar al sal√≥n de las enfermeras, vimos un corre corre de m√©dicos que entraban y sal√≠an del cuarto de mi hijo, asustada corr√≠ alli olvid√°ndome de ella, una de las enfermeras se me acerc√≥ feliz.
-Sra. Rogers tenemos el donante para Alejandrito, hay que operarlo de inmediato, ha sucedido un milagro, Sra. Rogers, un milagro.
Llena de felicidad corrí hacia la entrada del waiting room donde debía esperar el resultado de la operación. La anciana se sentó a mi lado y me dijo con una sonrisa:
-Ves querida, los milagros suceden, ahora sólo hay que tener fe.
Por horas estuvo allí a mi lado, esperando el resultado de la cirugía y consolándome. Por fin, el médico salio y con una sonrisa me dijo que todo estaba bien. Mi hijo estaba fuera de peligro.
Cuando entre al cuarto y vi a mi hijito vivo, me llene de emoción, estaba feliz, segura de que Dios me había escuchado. Busqué a la anciana para darle la noticia mas no la hallé, y por más que pregunté por ella, nadie supo decirme donde estaba. Las enfermeras me aseguraban que no habían visto a nadie junto a mi en el waiting room del hospital, lo cuál me parecía increible, pues yo estaba segura que ella estaba a mi lado.
En fin, pocos dias despues mi hijo salió sano y salvo del hospital, gozando de buena salud.
Meses después, sufrí una apendicitis y tuve que ser intervenida de urgencias. En la cama del hospital mientras me recuperaba, vi la anciana, pero esta vez vestia de un traje blanco y radiaba mucha luz. La mire incrédula.
-¬ŅHas muerto? pregunt√© creyendo que era un fantasma.
Ella sonrió y me dijo:
-Mi ni√Īa, mi ni√Īa querida, no me reconoces, soy tu angel de la guarda, y estoy siempre junto a ti para velarte y cuidarte, y tambi√©n para demostrarte que los milagros si existen.
Y con esas palabras desapareció. Desde ese día, nunca más he dudado de que en la vida por muy dificil que sean las cosas, y muy nefastos que sean los resultados que la ciencia nos de, siempre debemos tener fe, confianza y esperar. Porque allá, en lo más remoto de un cielo está Dios, que nos envía ángeles para que nos cuiden y nos ensenen a creer en que con fe todo es posible. Los milagros existen, nunca lo olviden.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2011-02-19 21:14:06
Nombre: Gabriel
Comentario: Waaaoo!!... me parecio una historia simplemente maravillosa. A veces no queremos ver las puertas que se nos abren y hasta las esperanzas que la vida nos brinda. Siempre siempre hay que mantener una esperanza, por que siempre abra alguien de luz que nos ayudara a levantarnos.

Aveces vemos todo tan oscuro, que no queremos ver las cosas, pero simpre Dios nos tiene algo preparado, aunque aveces sea tan dificil verlo.

Felicidades Janet, tienes un talengo grandioso, espero que sigas escribiendo y regalandonos esperanza y fe. Un abrazo. =)


Fecha: 2010-11-07 12:52:30
Nombre: Janet Artiles
Comentario: A Zuri Brito amiga no pierdas la fe, creeme los milagros existen. Este cuento es fantasia, sin embargo, tambien tiene parte de realidad, porque a mi el medico una vez me aseguro que yo no podria tener hijos jamas. Padesco de ovarios poliquisticos y no podia ovular, por eso el medico me dijo que no podia quedar embarazada. Gracias a Dios, a los Angeles y a mi inmensa fe hoy vivo orgullosa de mi hija Caridad Marina quien cumple 16 anos pronto, y que pese al diagnostico nefasto de los medicos, mi hija nacio y es una joven saludable e inteligente. Por eso, nunca nunca perdamos la fe.
Dios les bendiga


Fecha: 2010-11-07 12:48:09
Nombre: Janet Artiles
Comentario: Muchas gracias a todos los lectores que bondadosamente han dejado su comentario y su puntuacion. Muchas gracias a la senora chado, quien le ha mostrado mi cuento a sus alumnos. Es un gesto muy bello.
Sra Chado no soy escritora famosa, por eso no ha podido encontrar mi autobiografia. Le he escrito un email con mi correo y espero poderme poner en contacto con usted. Quiero darle las gracias por su gesto.
A todos los lectores quiero darle las gracias, son lindos sus comentarios, me hacen muy feliz. Aunque no soy escritora famosa ni hago dinero con mis cuentos, no importa, lo importante para todo escritor no es la fama ni el dinero, lo mas importante es poder llegar al lector y que con nuestros escritos toquemos corazones y despertemos la fe que a veces las personas pierden en los avatares de la vida.
Mi mensaje es que recuerden que por muy dificil que sean las circuntancias, por muy nefasto que sea el diagnostico del medico, nada en la vida es imposible, para Dios todo es posible, el nos ama tanto que nos envia Angeles de amor que cuidan de nosotros dia a dia.
Dios les bendiga siempre y gracias por su voto y su apoyo.
Attentamente
Janet Artiles


Fecha: 2010-11-03 09:29:59
Nombre: chado
Comentario: hola, soy profesora de espanol, y he utilizado este cuento para mis alumnos, me parece que aparte de ser una linda historia y conmovedora tiene una moraleja muy importante para personas de todas las edades, mi asunto es, que necesito con urgencia la biografia de janet artiles, la he buscado en google, wikipedia, y demas y no he logrado conseguir nada acerca de ella, alguien puede ayudarme con este asunto? mil gracias


Fecha: 2009-11-18 11:22:56
Nombre: gina
Comentario: buena esta historia de vida.

saludos a la madre de Alejandro.


Fecha: 2009-10-15 08:04:08
Nombre: yulieth
Comentario: este cuento estubo FABULOSO , me encanto el final, me gustan muchisimo los cuentos que te dejan una ense√ɬĪansa,sigan haciendo mas cuentos de estos... de verdad vale la pena leerlos.


Fecha: 2009-07-03 08:20:14
Nombre: Zury Brito
Comentario: hola tu cuento me ha llegado a lo mas profundo de mi corazon ya que estoy pasando por una depresion de un embarazo psicologico, estoy en la etapa de superacion y me dolio el cuento porq justo ayer me estaban hablando de tener fe y cuando abri la pagina para buscar un cuento aparece este y me conmovio porq habla de un hijo y de la fe que ella habia perdido y recupero yo tengo fe que todo esto que me esta pasando pasara y tengo que seguir conservando mi fe. gracias


Fecha: 2009-02-12 13:43:36
Nombre: Dr. John Owens
Comentario: Como medico psicologo este cuento me parece fabuloso. La autora posee un talento extraordinario, que la hace merecedora de una buena puntuacion. El cuento es sencillo, practico, legible para todas las edades y culturas. La autora se expresa con claridad y facilidad de palabras, usando la logica de una manera clara y creativa. Los Angeles son sin duda un tema controversial. Muchos han escrito libros sobre ellos, en mi opinion personal, no soy de las personas que cree en ese tipo de cosas, sin embargo, no puedo ni confirmar ni negar que existan. Muchas personas han afirmado que los angeles les han ayudado en situaciones dificiles de la vida. De cualquier forma, es cuestion de fe, y como medico, se por experiencia propia, que la mejor cura de un paciente es lo que el paciente cree. Si el paciente confia en su interior que puede ser curado, que un milagro le ha de suceder, sin lugar a dudas, los milagros suceden. Todo esta en el poder de la mente y de la fe de las personas.
A la autora, solo le puedo decir: Srta Artiles es un Ud una mujer fabulosa, con una mente muy creativa. Le admiro profundamente y me quito el sombrero ante Ud.
Un saludo de un profundo admirador de su obra literaria.
Dr. Johns Owens.


Fecha: 2009-02-09 10:09:53
Nombre: Emilio
Comentario: Es un cuento para hacernos recordar que lo √ɬļnico definitivo es la muerte: Antes todo puede ocurrir. Cuanto a la calidad del cuento, la escritora tiene buenas formas y promete tener un buen futuro desde que cuente con oportunidades.


Fecha: 2009-02-04 10:01:58
Nombre: Tony
Comentario: Este cuento tuvo el poder de hacerme pensar diferente. A veces uno se queja de la economia, circunstancias de la vida o problemas que se pueden solucionar, pero si nos ponemos en los zapatos de esta mujer cuando su hijo esta enfermo, nos dariamos cuenta que todo tiene solucion si estamos sanos. Gracias por escribir tan hermoso y a esta pagina por publicar cosas que tocan el corazon.


Ver todos los comentarios de este cuento