Facebook alone. Cuentos cortos románticos


Facebook alone

Autor: Javi Bloom

(4.15/5)
(328 puntos / 79 votos)


Cuento publicado el 12 de Julio de 2013


Estoy frente al computador, sola, al frente del facebook, como una perdedora sin vida que no tiene otra cosa mejor que estar aqui, esperando minutos, horas a que tu te aparescas por aqui, que salga ese botoncito verde al lado de tu nombre para saber y tener certeza de que estás en línea, y conversar, o mejor dicho leernos mutuamente porque no escuchamos nuestras palabras y tampoco nos vemos las caras, todo lo que es real ahora se vuelve netamente virtual, ya no hablo con mi pololo, si no con el computador, pero aún asi no me quejo porque sé que detrás de esas palabras diminutas del chat está el escribiendome desde el corazón.
Estoy frente al computador, sola, al frente del facebook, como una perdedora sin vida que no tiene otra cosa mejor que estar aqui, esperando minutos, horas a que tu te aparescas por aqui, que salga ese botoncito verde al lado de tu nombre para saber y tener certeza de que estás en línea, y conversar, o mejor dicho leernos mutuamente porque no escuchamos nuestras palabras y tampoco nos vemos las caras, todo lo que es real ahora se vuelve netamente virtual, ya no hablo con mi pololo, si no con el computador, pero aún asi no me quejo porque sé que detrás de esas palabras diminutas del chat está el escribiendome desde el corazón.

Me aburro aqui esperando, pero no pierdo las espeanzas de que te conectes. Estás lejos y lo unico que quiero es que estes cerca de mi, abrazándome, besándome, amandome, pero como estas lejos sólo debo conformame con el facebook para decirte que te amo y que te echo de menos, y leer de vuelta la misma respuesta y contar cada minuto, cada hora hasta que llegue la hora de verte otra vez.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento