El inesperado amor. Cuentos cortos románticos


El inesperado amor

Autor: Emily Campa

(4.2/5)
(344 puntos / 82 votos)


Cuento publicado el 12 de Julio de 2013



En el siglo XVII había dos pueblos que se odiaban y no se podían ni siquiera ver de lo contrario se palearían y armarían una guerra que los afectaría mucho.
Un día soleado se encontraron dos jóvenes en un puesto de frutas; cuando a Ester se le cayó una manzana, de inmediato Jared la levanto y se la entrego; en el momento en que se vieron supieron que estaban totalmente enamorados el uno del otro. Decidieron verse en la noche en un pequeño parque que se encontraba cerca de la mitad de cada pueblo; empezaron a hablar sobre ellos y las cosas que le gustaban. De pronto Ester se enteró que Jared era del pueblo enemigo, se fue llorando y decepcionada ya que ella pensó que él la iba a traicionar y no la iba amar como ella lo pensaba.
Paso un tiempo y ella no quería saber absolutamente nada de él.
Ester se sentía sola, abandonada y defraudada, cuando menos se dio cuenta Jared estaba ahí afuera de su balcón recitándole un poema el cual él había escrito solo para ella, diciéndole cuanto la amaba y que el deseada estar por toda la eternidad con ella, el poema decía así:
Es algo que no me deja avanzar a la eternidad…
es algo que no me deja mirar más allá de tu andar
es algo que no me deja sonreír si tú no estás

es algo que sin sentirlo me hace llorar…
Por un momento empezó a pensar y le dijo: pero yo pensé que tu no me amabas y que me traicionarías a mí y a mi pueblo, él le contesto: pues ahora ves que no que. Los dos empezaron a llorar pero más Ester ya que se sentía culpable al a ver pensado mal de Jared.
Al siguiente día empezaron a planear su escapatoria, pensaron: porque no escapar, así seremos felices y nadie se enterara de nuestro gran amor. Cuando todo lo tenían planeado, surgió un miedo al pensar que los descubrirían y los matarían ya que iban a desobedecer las reglas que se habían determinaron por el clero.
Escaparon una noche, con mucho miedo pero lo lograron. Se fueron a vivir a una pequeña cabañita, donde tiempo después tuvieron una bonita hija ya llamada Elisa.
Un día Jared se fue a trabajar pero no se dio cuenta que un soldado lo seguía, cuando menos se dio cuenta los soldados lo arrestaron le pidieron que los llevara hacia donde estaba Ester y Elisa, desafortunadamente el los llevo hacia ellas, los soldados se los llevaron presos a hacia las dos pueblos enemigos. Cuando llegaron los mandaron a juicio y les dieron una condena a muerte por a ver roto las reglas que se habían mandado.
Los decapitaron 14 de febrero de 1664, exactamente el mismo día en que se conocieron, se tomaron de la mano y la última frase que se dijeron fue:
“Se habrán dicho muchas cosas, se habrán escrito muchos libros, pero mientras tú y yo no estemos juntos nada es verdadero“


//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento