El mundo de Zue. Cuentos cortos románticos


El mundo de Zue

Autor: Stephanie Martinez

(4.07/5)
(57 puntos / 14 votos)


Cuento publicado el 07 de Abril de 2013


Zue es una chica muy liberal y de poco interés hacia la humanidad, vive en un mundo donde el atardecer es su escape de felicidad, en un mundo cuya madre dejó de existir cuando apenas tenía 5 años. Nadie sabe cómo paso o tan siquiera como murió, mayormente los vecinos saben más que la misma familia. Pero lo que si habita en ese hogar de padre e hija es el sufrimiento de un padre alcohólico donde cada día y noche se sienta en su butaca apestosa y sucia a ver televisión o reclamándole a Dios por su desgracia. El mundo de Zue no habita nada, ni entendimiento, donde su corazón es fértil en busca de una semilla que alguien quizás pudiese plantar ella era invisible para todos. Pobre Zue.


Ya es 22 de Agosto y Zue comenzó su primer día de clases. Zue tiene una amiga, la misma llamada Stella, chica caprichosa, encantada por los hombre y amada por el sexo. Es una realidad, solo tiene 17 años y muy pronto será de hacer 18. Con cuerpo ya no de joven sino de mujer quien le decía a Zue “Ese muchacho lo quiero obtener.” El mundo de Zue no era igual, pues solo pensaba en quien la podía rescatar. ¡No lo puedo creer! Amiga, solo nos queda un año para luego entrar a la Universidad además hay un montón de muchachos que quizás intenten salir contigo y “pasarla bien” contigo, y escuche rumores de que nuestro profesor de matemáticas era joven y tal vez sexy!” “¿Aja? Como si mi ilusión es enamorarme y tener sexo antes de casarme y luego después de 5 semanas enterarme que estoy embarazada y que luego cuando el bebé nazca y crezca le diré que no tiene abuelo porque murió de cirrosis hepática.” Pero lo que Zue no sabía era que su vida ya había comenzado a cambiar al instante. Todos los estudiantes se presentaron en el salón de clases, y claro Stella, quien siempre llegaba última para captar la atención de todos pero a Zue no le importaba. . “Estudiantes presten atención… (Interrumpió la directora al entrar al salón de clases.) Hoy es un buen día para comenzar y les quiero dar la bienvenida a su maestro de matemáticas… Caballero ya puede pasar. El estará aquí con ustedes en lo que queda de año y espero que ustedes se porten bien con él. Bueno aquí lo dejo. ¡Éxito!” Este momento fue de ansias. Zue era invisible para todos pero no invisible para aquel que la vio desde ese lugar, el pupitre, ambas miradas se cruzaron y obviamente lo que conocemos hoy como amor había florecido entre ambos. “Me llamo Tony Sáez.” y mientras explicaba su presentación, Zue en su mundo estaba, quizás en pájaros preñados o tal vez en que la semilla ya había sido plantada.
Todo paso, cambio, el clima, el tiempo, las horas y todas aquellas cosas que cambian entre sí en su metamorfosis. Nadie sabía que la escuela era un rumbo de escape y la pobre Zue ya a las 4:00 tenía que de su casa encargase. Su tormento de pensar que su padre era un borrachón y que simplemente estaba cerca de la muerte a ella le gritaba y también le reclamaba y a veces hasta la quebrantaba y le golpeaba.


Un día al salir de la escuela, casi no podía caminar, su cuerpo fue totalmente sacudido por su padre. Nadie se daba de cuenta pues ella era invisible. El día estaba gris, pues apunto de llover estaba pero Tony la encontró. “Zue… ven… está apunto de llover, te llevaré hasta tu casa.” “Estas seguro? O sea, directamente…?” “Si, te lo prometo” (se decían entre sí. Zue iba en profundo silencio en todo el camino, él la miraba para a ver si captaba un poco de su atención.) “Esto es legal?” (Interrumpió el silencio) “Que… a que te refie…” “Me refiero a que un maestro lleve a su estudiante a su casa… mira, Tony hablemos claro… Tú me miras y yo te miro, pero tú no me conoces y yo NO te conozco. Apenas tengo 17 años y tengo muchas confusiones que no había sentido anterior mente y ni siquiera se…” “26… tengo 26 años. Vivo a 20 minutos de la escuela. No estoy casado, nunca me casé, no tengo hijos. Vivo en mi propia casa y soy simplemente independiente. Y cuando mencione tu nombre… solo basto eso para mirarte a los ojos y ver lo hermosa que eres… y si esto es algo ilegal, pues me encantaría pasar el riesgo.
Zue estaba entendiendo que era el amor que nunca había sentido antes pero no era físico ya que Tony era un hombre apuesto, de ojos azules color cielo, cabello oscuro y delgado medio musculoso, quien fue el único quien salvo su corazón de lo invisible. Cuando llegaron a su casa ella noto que había algo raro. “Tony, ¿te puedes quedar un momento?” “Si, está bien.” Pobre Zue, no sabía que su vida iba a dar un giro inesperado. La noticia que su padre había fallecido de su embriaguez, en la pena y la cobardía. De seguro se echó al fuego. Tony la observo desde dentro de su auto y cuando ella entro a su casa se quedó paralizada y de la reacción entro de prisa. Tony estaba un poco desesperado y vio que Zue salió de su casa corriendo y comenzó a vomitar. Tony rápidamente salio del carro. “Zue… Zue…” va correiendo hacia ella y la abraza. "Papá murió… cuidado no me toques fuerte.” Tony notó que en su frágil y pequeña espalda tenía varios moretones. “¿Tu padre te pegaba?” “Sí.” “¡Oh, pequeña, lo siento tanto!” Él la abrazo fuertemente y los lazos de amor se hicieron cada vez más fuerte.

Ya las cosas iban cambiando, Zue estaba con sus amistades pues ya se había graduado. Y su maestro Tony le tenía una sorpresa. “Zue, ven un momento.” “Si, ¿qué sucede?” “Ven tengo que decirte muchas cosas… (mientras caminaban Tony se confesaba) Zue, yo te amo.” “¡Que!” Quiero vivir el resto de mi vida contigo. Y quiero que te cases con migo. Sé que ha sido un gran año para ti pero te prometo que te daré todas aquellas cosas necesaria que nunca tuviste. No tanto en lo material sino en el amor que yo siento por ti. Me comprometo a serte feliz porque desde el primer día que te vi siempre esperé este momento y pues que obviamente cumplieras tus 18 años para contigo poder estar. Ya no aguanto más y si quieres hasta mi familia contigo quisiera tener. Te amo.” Y solo basto un beso para aceptar.

2 años después…

Zue, ya no era la chica invisible que nadie veía, ni su sufrimiento. Ahora tiene una hija y un esposo lo cual son felices en estos momento.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento