Otra vez mas. Cuentos cortos románticos


Otra vez mas

Autor: Erik Andres Castro Vallejo

(3.58/5)
(68 puntos / 19 votos)


Cuento publicado el 26 de Diciembre de 2012


Mirando, solo, sólo viendo el ocaso enmedio de una calle estrecha, metiendose el sol entre la montañas y las casas avecinadas a lo lejos.
Solo y solamente viendo como pasa ese último instante esperando a que llegue ese momento justo para ir a...
Ese momento, solo ese momento, solo yo y ..., solo acompaño mi ultimo instante antes de...


Camino directamente por la calle hasta llegar a aquella puerta, esa puerta oxidada que abro para poder entrar a lo que se puede llamar patio.
Ese patio tan estrecho donde vislumbre muchas fiestas y borracheras que tuve con mis amigos, aquellos amigos que aun recuerdo con tanto
anhelo pero que espero sigan con bien y su propio camino.

Dejo los recuerdos en el pasado, es momento de seguir mi camino, el propio destino que me voy creando, sigo caminando llego hasta aquellas
escaleras, mi corazón palpita cada vez mas fuerte, siento la emoción, la adrenalina, todas las sensaciones mezcladas mientras mi mente
sigue divagando con aquella imagen, aquella voz, aquella emoción, aquella utopía, aquellla persona que tuve en realidad o fue solamente

un pasaje dentro de algún delirio bajo el efecto de alguna droga, no lo recuerdo bien, pero aun no la saca de mi mente.

Pero ya basta de recuerdos y seguir mi presente sin importar mucho un futuro voy llegando hasta el cuarto piso y mis pies están cansados,
pero no sirve el elevador y aun me faltan seis niveles por recorrer para llegar a la cota mas alta.

Mientras llego al sexto nivel me siento en un descanzo en las escaleras, todo esta oscuro, no hay luz, solo la luz de la luna alumbrandome.
Observo cuanto me permiten mis pupilas y vislumbro el mundo y cada vez me siento mas seguro de mi mismo, me levanto y prosigo mi
camino hasta el décimo piso.

Llego hasta el último piso y busco aquella puerta donde vive esa persona a la que me decidí ir a buscar, mi corazón palpita cada vez mas
fuerte q enmedio del silencio lo escucho palpitar, mis sentimientos se alteran, se mezclan, pareciese que me metieron una pedrada
en la cabeza. Me dispongo a tocarle, estoy parado frente a la puerta, pasan unos instantes antes de tocarla, me digo a mi mismo ya es
tiempo, me animo, tomo fuerzas desde el fondo de mi, toco la puerta y cuando ella abre la puerta estoy escondido donde siempre y
solamente dejo una nota en su puerta.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento