Un total desconocido. Cuentos cortos románticos


Un total desconocido

Autor: Diana Jimenez Marin

(4.16/5)
(308 puntos / 74 votos)


Cuento publicado el 06 de Junio de 2012


Si bajo la ventana será que haga mucho ruido? Pensó Rachel dos veces antes de bajarla asomos su cabeza por la ventana dejando que la velocidad del carro hiciera efecto en su rostro siendo golpeada por el viento de una manera un poco dolorosa pero liberadora cerró los ojos y se dejo llevar por las emociones las lagrimas de su rostro se veían rápidamente arrebatadas por el viento.

Hacia un tiempo atrás Rachel se encontraba en un parque leyendo su libro favorito por tercera vez ``La golondrina y el colibrí´´ esta historia le gustaba pensaba que tal vez algún día eso le podría pasar a ella o algo parecido, cuando se levanto para caminar un rato pudo sentir la mirada de alguien sobre ella se volteo lentamente y un mechón de cabello se le fue al rostro, pudo ver a un joven viéndola a lo lejos que al darse cuenta de que su intento por admirar la belleza de esta desconocida había fracasado le sonrió, ella le devolvió la sonrisa y pudo sentir como se le helaba la piel aun ahora ella no puede entender porque siendo tan conservadora había sonreído a un total desconocido. Al día siguiente regreso al mismo lugar pero antes de sentarse en la banca volteo a todos lados para ver si el desconocido no estaba y un poco decepcionada y sorprendida por su reacción se dio cuenta que no estaba, una hora después se levanto para dar una vuelta al parque sintió una mano agarrando la suya volteo y vio su rostro era alto de piel un poco morena, ojos color azabache, pestañas largas y labios rosados, se sonrojo al instante, sus rodillas le temblaban sentía que no podía hablar rápidamente se soltó de su mano y dio un paso atrás y como si fuera un baile el la imito pero como buen romántico dejo una pequeña nota en su mano antes de soltarla Rachel estaba temblando pero no de miedo sino de excitación sentía como toda su piel se volvía mas sensible de lo normal y como su cuerpo hacia movimientos coquetos respondiendo a los de el desconocido, abrió la carta primero mirándolo a él después bajo la vista lentamente hacia el pequeño papel y después de leerla levantó la mirada lentamente para al fin encontrarse con los ojos de la persona que sin todavía saberlo se convertiría en el que le robaría muchas noches de sueño y le robaría tantos suspiros, el la miro con dulzura y volteando ligeramente su cabeza hacia un hombro le sonrió y se fue.
Hola, mucho gusto me gustaría saber cómo te llamas
PD: Me gustas mucho.
Dos semanas después Rachel se encontraba sentada en la misma banca del parque pero ahora de la mano de la persona que le había estado arrebatando el corazón una y otra vez
Golondrina, hoy estas más hermosa que nunca. Le dijo el desconocido a Rachel

Tú me das razones para verme más hermosa cada día colibrí. Respondió Rachel aun sintiéndose muy intimidada por las hermosas palabras que el podía decir
Dudando un poco antes de decir lo que tenía que decir miro al piso y pudo sentir como las rodillas le temblaban su corazón se aceleraba cada vez que pensaba en este momento pero ese día era el día y su corazón parecía que quería salírsele del pecho el viento hizo que una de sus lagrimas llegaran a la hoja que Rachel leía, ella lo miro con sorpresa no sabía cuando tiempo había estado él así, lo abrazo y susurrando a su oído le pregunto
¿Porque lloras amor? Su voz se cortaba y le costaba trabajo respirar, siempre que algo malo ocurría ella lo pida sentir y esta no era la excepción pensó lo peor y le costaba no llorar
Tengo... tengo que. La voz del desconocido estaba irreconocible detrás de esas lagrimas – Me voy a ir a vivir a Roma no, no quiero dejarte eres lo mejor que me ha pasado pero tengo. Suspiró.- que irme y no quiero que pienses mas en mi, olvida todo lo que paso yo sé que no lo hare pero tengo que irme y jamás te volveré a ver solo quiero que sepas algo… Te amo.
Y sin decir más se levanto de la banca, Rachel estaba como clavada al suelo no se podía parar solo miraba hacia enfrente como ida y sus lagrimas llenaban su rostro sintió la mano del desconocido y luego un beso en la frente después de unos minutos el ruido de una moto la despertó de ese estado en el que se encontraba, trato de buscar al desconocido por todos lados pero no lo encontró.
Dos años después Rachel estaba en el aeropuerto para encontrarse con su prima que regresaba de New York ella estaba viendo un niño jugando con su juguete cuando escucho una voz que hizo que todo su cuerpo se sacudiera y sus ojos se llenaran de lagrimas aun que intentó no pudo voltear, sintió como pasaba a un lado de ella y cuando vio que se alejaba volteo a verlo el no la había visto, el iba de la mano de una joven y ella cargaba un ramo de flores, corrió hacia el baño y se limpio la cara cuando la sacaba entro la joven con la que vio al desconocido y ella la vio ,se acerco y le pregunto si se encontraba bien
-Mm si gracias por preguntar.
Cuando salió del baño se encontró de frente con él, el desconocido. La miro, la miro con ternura como la primera vez, ella se acerco a él sin pensarlo el la agarro del rostro y sus labios se acercaron tanto que parecía que se iban a besar ella le suspiro – aun te amo. Y se alejo rápidamente se seco una lagrima del rostro y salió del aeropuerto tomo el primer taxi que vio. En el camino pensaba tantas cosas ¿Por qué no lo beso? ¿Por qué ella? ¿Por qué la había dejado? ¿Por qué regresar?¿por qué… por que lo amaba tanto?
Recordó que cuando era niña su madre le dijo que los problemas el viento se los llevaba, quería saltar del taxi y correr lejos, intentaba pensar hacia donde ir pero el taxista llevaba música y no la dejaba concentrarse
-Si bajo la ventana será que haga mucho ruido? Pensó Rachel dos veces antes de bajarla asomo su cabeza dejando que la velocidad del carro hiciera efecto en su rostro siendo golpeada por el viento de una manera un poco dolorosa pero liberadora, cerró los ojos y se dejo llevar por las emociones las lagrimas de su rostro se veían rápidamente arrebatadas por el viento, decidió olvidarlo todo, aquel desconocido seria un recuerdo triste, aquel desconocido que amaba tanto tal vez nunca más lo volvería a ver, aquel desconocido jamás lo podría olvidar, aquel desconocido era el amor de su vida y se había ido.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-09-06 02:59:05
Nombre: eduardo
Comentario: Muy buen cuento,me gusto muchísimo el desarrollo de esté ,lo usare para un trabajo jajjajajaa...
Muy bueno.