Secretos de diván. Cuentos cortos policíacos


Secretos de diván

Autor: Justina Demichelis

(4.16/5)
(662 puntos / 159 votos)


Cuento publicado el 30 de Octubre de 2015


Yo soy una persona normal, o por lo menos creí que lo era… Vivo solo, tengo una vida tranquila demasiado para lo que era mi personalidad. No tengo familia, tal vez si tenga, algún tío, o primo pero vaya a saber uno, ya ni si quiera lo recuerdo. Mis padres sufrieron un grave accidente, días después de mi nacimiento. Ambos murieron. Eso fue lo que me dijo mi tía, Anabela, una mujer muy buena, estaba medio loca, pero siempre me supo comprender. Una vez me dijo una frase que me quedo en la memoria, como esas cosas que nunca se borran: “Tú hablas con una persona, todo el tiempo; esa persona sos vos, ten cuidado con lo que te dices” Siempre la recuerdo, y recuerdo su frase nunca entendí porque… Ya me estaba yendo de tema, como decía; tengo una salud extraordinaria, una casa bastante linda, por ser un hombre que vivo solo, la limpio seguido, un trabajo realmente increíble. Es más, tampoco sé por qué estoy escribiendo ésto, tendría que estar sentando en mi escritorio, escuchando a la gente, hablar y hablar… ¿No es eso lo que hace un psicólogo?


Mi vida es algo rutinaria, a veces pienso en cambiarla por algo como, ir recurrentemente a fiestas, casinos, y cosas así, después de un rato, caigo a la realidad y sigo trabajando.
Ayer, estaba pasando unos documentos, y suena mi teléfono, atiendo, era una voz de mujer, una voz única, llena de paz y amor, una voz… sufrida, se notaba, o por lo menos yo lo sentí.

:-¡ Hola!, ¿doctor Ramírez? ¿Jorge Ramírez?
:- Él habla.
:- Quisiera hablar con usted, una compañera de trabajo me recomendó que vaya a su casa, pero no me tomé el atrevimiento, por eso lo estoy llamando para preguntarle si usted me podría atender
:- (yo como nunca antes había sentido eso que pasaba por mi cabeza contesté lo más rápido que pude reaccionar) Sí, la anoto, para el jueves 16:30 hs, ¿sabe la dirección?
:- Sí, la sé, muchas gracias, y disculpe las molestias. Lo veo el jueves.
Cuando ella cuelga, tuve un pensamiento profundo; de dónde sabe mi dirección, cómo me conoce y un sin fín de preguntas que no me podría responder en ese momento… esa voz, ese… ese… ese alma.

Era martes, martes a la noche, estaba impaciente por atender a Jazmín, Jazmín Acuero. Que nombre más común.
MIERCOLES A LA NOCHE:
Mi día fue agotador, pero no podía dormirme, mañana, ya mañana, iba a conocer a la persona que estaba atrás del teléfono, esa persona que pareciese que en dos minutos, me había dado vuelta la cabeza, una persona como yo, ya no podía enamorarse, a esta altura de la vida y llevando unos 41 años, pensaba más en anotarme en deportes como golf, o algo por el estilo, no pensaría en mujeres. Ya mi vida no estaba para rehacerla, sufrí mucho, para seguir haciéndolo, pensé. Entonces, fui con la idea fija, que solo era un paciente más.
Llegó el jueves, que tanto espere… Llegaron las cuatro y media, y llego ella, una mujer hermosa, una mujer dulce, una mujer llena de amor para dar, pero yo lo notaba, lo notaba en sus ojos, nadie recibía el amor que ella daba.
Empieza la sesión, nos empezamos a presentar y todas las típicas charlas, cuando comenzamos hablar de su problema, ella, era una mujer golpeada, una mujer que no vivía como realmente lo merecía, no estaba bien, yo lo noté, había tenido un hijo con su actual pareja, pero lamentablemente lo habían perdido a los 7 meses. Nunca jamás lo podría superar me dijo. Son preguntas que uno se hace cuando pierde un ser querido, ¿no? ¿Por qué no está? ¿Por qué se fue? ¿Por qué a él? Y miles de por qué, que nunca nadie nos va a responder, solamente nosotros la responderíamos con el tiempo, con nuestros pensamientos, con nuestra forma de seguir día a día lo que nos toca.
Mi historia con Jazmín comenzó en el diván, y termino en mi casa, con pollo, un vino, y un par de velas, como para entrar en clima. Hablábamos mucho, por ese motivo entre otros, nos terminamos enamorando, los dos, nos amábamos, en todos lados, de cualquier forma, éramos nosotros. Pero como siempre sucede, hay un monstruo en todos los cuentos que no te deja avanzar, si no es el miedo, es la inseguridad, la amenaza, o lo que sea, siempre es ese algo, que no te permite ser feliz. No es correcto, tiene novio, me decían, no está bien, vive con él, me decían, pero ¿qué es lo correcto? ¿Quién es quién, para decir, qué es correcto y qué no? Yo la sentía a ella, en cada mirada, en cada gesto, en todo. Ella me sentía, cuando la miraba, cuando le hablaba, en todo, al igual que yo.

Nos conocimos en Julio, no recuerdo bien el día, pero me parece que terminaba, ya casi al final del mes. Hoy, Octubre, siento que nunca me paso algo así, tan fuerte tan natural, tan real.
Esa mujer me había cambiando la vida, en serio. Iba al gimnasio, de la vuelta de mi casa, todos los días. Si se preguntaron por qué les cuento que voy al gimnasio, ahí viene la parte interesante:
Un día yendo al gimnasio, frena a unos metros mío un auto negro, bastante lindo. Uno nunca se va a imaginar lo peor, creo que es al contrario, nunca se imagina lo que le puede llegar a pasar, lo mío fue al revés, tuve un presentimiento, di la vuelta, y me volví, cuando estaba llegando casi a la esquina de mi casa, un auto rojo me encierra, baja un hombre, y me dice: “Vos aléjate de Jazmín, porque si no te va a ir muy mal, y no es joda” textuales palabras de la persona. Yo no voy a renunciar a la lucha por ella, no voy a dejarla sola, ella merece amor, amor del bueno, no merece la vida que lleva, yo la voy a sacar de ahí por más que me cueste la vida.
Nunca bajé los brazos, nunca los voy a bajar, y si hoy estoy escribiendo ésto es porque si me matan, yo sé que Jazmín va a buscar este sitio, donde guardo mis cosas privadas y va a saber que un grupo de matones, mandados por su ex pareja, me persigue para todos lados.
Mi lugar de trabajo, está cerca de la plaza, la plaza más fea de La Plata, está a unas tres o cuatro cuadras del bosque.
Ayer, iba camino a mi trabajo, y sentía que algo me olvidaba, pero que tenía que irme, rápido. Soy una persona muy intuitiva, sentía que me olvidaba algo pero había un motivo por el cual no tenía que volver. Seguí caminando, una cuadra antes, me agarran dos mujeres diciéndome si no quería comprar flores, que me iban a hacer falta. Parecían gitanas, lo raro que yo sentí fue que me dijeron, cuÍdala a Jazmín, ella merece tu amor, algo muy raro pensé… no tenia plata encima así que lo de las flores lo dejamos para otro encuentro, sigo mi camino, ya estaba bastante retrasado, cuando estoy por entrar a mi consultorio me agarran de atrás me pegan y me tiran al piso, despierto, en el bosque en un lugar muy raro por ser el bosque, cuando quiero salir caminando estaba atado de los píes y de las manos, cuando una persona encapuchada me dice: “Te dije que te alejaras de Jazmín, me parece que no entendés las cosas por las buenas”. Me soltaron, volví a mi casa, preocupado, encontré a Jazmín, que estaba preocupada por mí… Le propuse que tuviésemos un hijo, pero el miedo se apoderó de ella, y dijo que nunca iba a superar lo que le había pasado, entonces quiso dejar todo así. En el aire.
Hoy, 15 de noviembre estaba yendo a comprar cosas para hacerle la cena a Jazmín, me llamaron por teléfono y me dijeron… “Más de hoy no pasas vivo, disfruta tu cena”, yo no le di mucha importancia ya que me habían amenazado un par de veces y nunca cumplieron… Terminamos de cenar y nos acostamos, mañana a la mañana tengo mucho que hacer, y qué pensar. Le voy hacer una propuesta a Jazmín, se que le encantará…

17 de noviembre de 2010 ENCUENTRAN EL CUERPO DEL PSICÓLOGO PLATENSE DESAPARECIDO HACÍA 2 DÍAS. EL ÚNICO SOSPECHOSO ES LA EX PAJERA, DE JAZMÍN, LA ACTUAL NOVIA DE JORGE. MIENTRAS TANTO, EL SOSPECHOSO ESTÁ DETENIDO.
- Diario Clarín.

20 de noviembre de 2010 NUNCA SE SUPO NADA SOBRE EL PARADERO DE JAZMÍN, LA PAREJA DEL PSICÓLOGO ASESINADO EN LA PLATA. APARENTEMENTE ESTARÍA AMENAZADA, VIVIENDO CON SU MADRE EN EL NORTE DE ARGENTINA.
Diario La Nación.

-


ESTE MANUSCRITO FUE ENCONTRADO EN EL DEPARTAMENTO DE EL PSICOLOGO, JORGE RAMIRÉZ... DENTRO DE SUS COSAS PRIVADAS. APARENTEMENTE FUNCIONARIA COMO DIARIO ÍNTIMO.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2018-03-23 18:51:19
Nombre: Rubén
Comentario: El final era obvio.


Fecha: 2016-04-07 12:21:23
Nombre: Regina
Comentario: Guau no parece un cuento, suena a realidad. Te felicito