El espejo de cristal . Otros cuentos


El espejo de cristal

Autor: Yaiza Maria Coronel Fuentes

(3.96/5)
(91 puntos / 23 votos)


Cuento publicado el 09 de Febrero de 2011


-Anita,Marina y yo estábamos en la caseta,hablando sobre música,artistas y actores.Marina vió una cosa que relucía en el descampado,
subimos y vimos un espejo dorado y plateado,que cuándo te mirabas se volvía blanco.
-¡Cómo el vestido de novia!-dijo Anita.
-Cómo ¿Qué?-dijo Marina.
Ana no la oía,porque había cogido el espejo para mirarse.

-¡OH!-dijo Anita mientras tiraba el espejo al suelo-¡Soy muy fea!.
-¡Que vas a ser fea!-dije,mientras cogía el espejo.-En el espejo no se refleja nada .¿Ves?
Anita se acercó al espejo y apareció una silueta horrible.Anita dijo:
-¿Ves? Soy fea-dijo,mientras se miraba al espejo-Oye,tú no estás en el espejo.
Anita me hacercó el espejo,pero seguía sin haber nadie reflejado en él.
Yo miraba el espejo,cómo si estuviera hechizada,viendo esa horrible silueta llorando.
-Yo no aparezco-dije al cabo de un rato.
Marina se acercó el espejo,y cuándo se lo puso delante,apareció la silueta mas bonita del mundo.
-¡EH! Mirad eso-dijo Marina.
Yo dejé el espejo en la mesa,Anita lo cogió y se fué a la piscina,reflejó la piscina en él,y salió la misma de siempre.
-No lo entiendo-dijo Ana.
En ese momento salieron la tia y la madre de Ana.
-¿Que haceís con eso?-dijo la madre de Anita.
Ana le contó que si te mirabas en el espejo,tu silueta cambiaba.Cómo no la creyeron,Anita le puso delante el espejo a
su madre,pero salió la misma de antes.La madre de Ana,se echó a reir,y ella y su tía se fuéron.
Cuándo volvió,Marina estaba dando saltos y yo estaba sentada en una silla completamente quieta.
-¿Qué te pasa?-le dijo Ana a Marina.
-Que soy muy guapa-contestó ella dando saltos.
Ana se sentó en una silla al lado al lado mía.
-¿Porqué no aparezco en el espejo?-pregunté.
Marina paró de saltar al oír mi frase.
-Lo siento-dijo-Tenía que haberme dado cuenta de que tú estabas mal.
-Tenías motivos para no hacerlo-dije completamente quieta.
Anita apartó el espejo,no quería verlo.Entonces,subieron los chicos.Se quedaron quietos al vernos allí,sentadas,y tan quietas.
Las chicas y yo,nos fuimos a las piedras de los laterales,y nos sentamos allí.
Ana y Marina se pusieron a hablar sobre el espejo.Pasaron 20 o 25 minutos,cuándo tuve una idea.
Nos fuimos al descampado,los chicos ya no estaban allí,así que,entramos y cogimos el espejo.

Nos fuimos a las piedras,y nos volvimos a mirar en el espejo,las siluetas habían cambiado,ahora habían dos personas,
una preciosa,y la otra un poco humilde y un poco fea.
-¿Que ha pasado?-dijo Ana.
-No lo sé-dijo Marina-Pero yo sigo siendo preciosa.
-Yo no-dijo Anita-Pero volvemos a ser dos.¿Porqué Yaiza no sale?
En ese momento,en el espejo,se desbanecieron todas las figuras,y el espejo se quedó en blanco.
-¿Que ha pasado?-dijo Ana mirándome.
-No lo sé,pero yo no quiero saber nada-dije-Pensé que la segunda vez que nos viéramos saldríamos igual que antes,pero no ha sido así,
me rindo.
Tiré el espejo al suelo,y me subí a casa.
Al día siguiente,Ana volvió a encontrar el espejo,y propuso jugar con él, al cabo de media hora ,cuándo nos aburrimos,os fuimos al descampado,a charlar un rato,pero cuándo llegamos,el espejo estaba en la puerta.Ana lo cogió y lo tiró.
Nos pusimos a hablar sobre las películas que nos gustaban,al rato de estar hablando,subieron los chicos,decían que había una mujer buscándonos,bajamos y no vimos a nadie,sólo vimos el espejo tirado en el suelo.Anita dijo de tirarlo a la basura,lo que nos pareció
buena idea,así que lo cogí,y lo tiré a la basura.
Nos fuimos a la caseta,ya que los chicos habían ocupado el descampado.Nos pusimos a hablar,y estuvimos un par de horas hablando.
Anita dijo que se aburría,y Marina dijo que sería buena idea contar chistes.
-Vale-dijo Anita-Yo empiezo.
Comenzó a contar chistes,y contando un chiste,me dí cuenta de algo;si el espejo lo tiramos en la petanca,¿Cómo ha llegado hasta la puerta del descampado?
-Lo habrán traído los chicos.dijo Marina.
-Yo creo que no-opiné-porque si lo hubieran hecho los chicos,¿No crees que ya habrían preguntado por él?
Anita asintió,y me preguntó si el espejo había venido sólo.
-Yo creo que no.Pero me parece que alguien quiere que nos miremos en él.
-¿Quién ?-dijo Marina.
Yo me levanté y me fuí a la papelera a recoger el espejo,pero, al bajar las escaleras, me encontré en la puerta.
-"Yo pienso que el espejo es mágico"- dije mirando al espejo, mientras lo llevaba allí.

Puse el espejo delante mía y no ví nada, igual que antes.

-"Ves, sigue sin aparecer"- dijo Marina.

- " Porque yo me considero que no existo" dije -" A veces creo que no existo, para nadie, y eso el lo que refleja el espejo"

Expliqué que , al igual que yo, Ana teme a ser fea, por eso el espejo lo reflejaba así. Pero como Marina no tiene miedo a nada y se considera hermosa, por eso tenía una silueta tan preciosa.

-"Yo tengo ese miedo"- dije -" pero lo he de asumir, yo sí existo"-

Ana señaló el espejo, yo estaba reflejada en él y le guiñé el ojo a Marina. Ésta se armó de valor y se miró al espejo, estaba igual que siempre. Anita también se miró y estaba igual de guapa que todos los días.

-"¿Lo veis?"·- dije "Todas tenemos algo que no deseamos, pero hay que saber vivir con ello"-

Ana tiró el espejo -"Yo no necesito un espejo para saber comos soy"- dijo.

Marina y yo sonreimos, habíamos aprendido una lección muy importante: Qué ser uno mismo es lo mejor del mundo.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento