El cielo esperado. Otros cuentos


El cielo esperado

Autor: Jairo Higuita

(3.3/5)
(152 puntos / 46 votos)


Cuento publicado el 11 de Octubre de 2009


Carmencita Echeverri era una santa. Moribunda en su lecho rememoró lo que habían sido sus ochenta y tres años de sacrificios, apretó el rosario que siempre tuvo entre sus huesudas manos. Se santiguó. Posó sus labios virginales sobre el cristo y exhaló el último suspiro en esta terrenal vida. El cielo sería su recompensa. Apoyada en toda una vida de expiaciones ajenas, de rezos y penitencias se convirtió en la virgen y matrona de su credo, alentada por la obsesión materna y un temor exacerbado a las tentaciones del maligno fue predestinada desde pequeña a convertirse en mujer del único varón puro y digno, el cristo crucificado, tarea sombría y pesada que sin embargo ella asumió con la sumisión que se requería. Su madre, mujer forjada en las amarguras del abandono y en los delirios místicos juró después de una visita mariana, que su hija estaría al servicio divino, fue así como Carmencita se preparó para el cumplimiento de su sino, alejada de los juegos infantiles de las niñas de su edad se sumergió entre los lamentos de las oraciones y letanías, entre libros amarillentos que narraban las vidas de Santa Teresa de Jesús, Santa Rita de Casia y muchas otras que habrían de servirle como fuente de inspiración. Su casa fue su monasterio, para que encerrada allí, envejeciendo con sus paredes, palideciendo con sus sueños, se hiciera la sierva del Dios, la más digna de su amor, la mas pura y la más casta, la jamás profanada, la nunca mal pensada. Carmencita enterró cualquier vestigio de flaqueza. Cerró los ojos a la mirada de cualquier hombre, clausuró y echó llave a los deseos de la carne con los que el demonio la tentaba , se encerró en su parca habitación para entre latigazos y rezos purificarse de aquellos pensamientos, su devoción la llevó entonces a involucrarse en la legión de María, el grupo de damas del santísimo sacramento, las siervas de Cristo, Carmencita estaba siempre dispuesta a cualquier sacrificio y esfuerzo, al ayuno de los miércoles y sábados, a la peregrinación en rodillas hacía la ermita, a los treinta y tres latigazos, a los siete días de silencio…cualquiera prueba era poco para dar muestra de su fe inquebrantable ¿Cómo entonces podría haber duda de que su destino fuera el cielo?.

Allí llegó. Recibida en la puerta por un ejército de ángeles fue conducida a la presencia del creador

-Bienvenida a tu morada eterna, hija mía, te la has ganado
Luego fue llevada en volandas a su etérea habitación
-Y ahora, ¿Qué haré?- Preguntó
-Ahora te dedicarás a ser feliz –le contestó uno de ellos
-¿Y que tengo que hacer para ello?
-Nada
-¿Nada?
-Nada, recuérdalo, estás en el cielo
-Pero, ¿Y los rezos?, ¿las oraciones?, ¿las vigilias?, ¿Los ayunos?
Los ángeles se miraron extrañados y le dijeron
-Eso acá no tiene sentido.

Carmencita se asomó a una ventana y suspiró, pensó en los desgraciados que se encontraban en el infierno, y los imaginó sufriendo los peores martirios, golpes, latigazos, hambre, sed y torturas sin descanso.


Desde ese día, asomada por una ventanita del cielo, se ve un alma, que acongojada y con nostalgia suspira, añorando el infierno.


//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2010-11-18 19:34:40
Nombre: laureja
Comentario: Excelente forma de narrar... Muchas gracias por publicarlo!