El prejuicio. Otros cuentos


El prejuicio

Autor: Rosimeire Leal da Motta

(4.05/5)
(85 puntos / 21 votos)


Cuento publicado el 05 de Noviembre de 2007


Texto narrado por mi padre, Pedro Sabino da Mota (1912/-)


Jiquiriça, municipio de Bahia, Brasil.

Mi padre cuando tenía 12 años estaba montado en una mula parado y conversando con un propietario rural. Se acercó un vaquero cabalgando una mula grande y le preguntó de manera prepotente y arrogante, expresando claramente su prejuicio:


– Negro, ¿el Coronel Coimbra está ahí?

No contestó.

Mi padre silenciosamente apuntó con el dedo, revelando que quien él buscaba estaba a su lado.

Inmediatamente el recién llegado comprendió su insensatez y se quitó el sombrero justificándose:

– Coronel, ¡perdóname! ¡Yo pensaba que usted por su poder y riqueza seria blanco!

– ¿Qué quieres?

El vaquero le enseñó un sobre en el cual un documento informaba la entrega de dos mil bueyes.

– Baja por esta carretera y en la tercera verja hay un chico para recibir al ganado. Al terminar, ¡venga a almorzar conmigo!

Llegando al local indicado le hizo a mi padre unos gestos y le dio una gratificación en dinero diciendo:

__ ¡Tengo miedo de que aquel negro me mate!

__ No te preocupes: ¡es una buena persona! Discúlpeme, usted es un hombre de edad y yo soy un niño, pero, ¡los ricos tanto pueden ser gente blanca como negra!


El vaquero subió la escalera que lo llevaría a la casa de dos pisos encontrando el Coronel vestido de traje, corbata y sombrero blanco.

– ¿Reconoces ahora que soy el Coronel Coimbra? ¡Voy a enseñarle mi autoridad!

El vaquero se arrodilló desesperado y pidió perdón.

Había una campana en la pared de la terraza donde estaban. El Coronel tiró de la cuerda varias veces, resonando un sonido ensordecedor. Surgió entonces una multitud de "matones" negros (lo mismo que guardaespaldas, pistoleros o hombres valientes). Imposible determinar la cantidad pues se perdían en escena, todos usaban los cabellos y la barba largos y estaban armados con rifles de repetición. El Coronel hizo un gesto con la mano para que fuera realizada una demostración de las armas y apuntaron hacia el vaquero. Este cerró los ojos presintiendo su fin. Sin embargo, enseguida todos se dispersaron.

El Coronel explicó que el almuerzo estaba listo y que después tratarían de negocios.

Era el año de 1924, treinta y seis años después de la abolición de la esclavitud en Brasil (hoy en 2007, ciento y diecinueve años), épocas distintas, sin embargo, comportamiento idéntico en la actualidad.

¿Para qué adoptar actitudes de desprecio con relación a los demás? El ser humano aún no aprendió a respectar a su semejante, no entendió el significado de las palabras de Jesús: "Ama a tu prójimo como a ti mismo." (Mateus 22:39)

Actualmente, en Brasil, tal actitud es considerada crimen contra el honor. Racismo. En el código penal brasileño la pena es de reclusión de uno a tres años y multa.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2008-08-20 11:55:53
Nombre: lorena
Comentario: MUY BUEN CUENTO FELICIDADES DA MUCHO PARA PENSAR Y REFLEXIONAR!!!!!!!!GRACIAS POR ESCRIBIR ESTE CUENTO...........


Fecha: 2008-06-15 20:05:25
Nombre: ines
Comentario: Rosemeire, yo me llamo Ines , soy brasileira, nacida no estado de Sao Paulo. tenho 52 aos y hace veinte y siete aos que vivo en el sur de Argentina. Te puedo asegurar que ustedes no tienen ni idea de qu es racismo. si bien es cierto que aqui hay muchas personas de piel oscura, que los mismos argentinos nombran como "negritos", palabra odiosa, denigrante y teida de descriminacin, las mismas son descendientes de las poblaciones aborgenes o bien bolivianos, chilenos o uruguayos. Al cabo de tantos aos viviendo en esta ciudad he sufrido la infeliz circunstancia de ser la nica persona de raza negra que habitaba una ciudad de 300.000 hab. blancos. Quiero que pienses en lo que te voy a decir a continuacin: todas las situaciones de racismo y discriminacin se dan en grupos y por lo tanto el grupo que se encuentra en desvevtaja puede unirse para combatir los atropelos de llos cuales se sienten vctimas. Tanto es as que la comunidad brasileira afrodescendiente ha logrado que el estado contemple distintas situaciones consideradas discriminatorias y las mismas estan penadas por codigo penal. qu pasa cuando en esta situacipn uno se encuentra solo?


Fecha: 2007-11-16 14:35:07
Nombre: ...............
Comentario: esta bueno el cuento algunas cosas le cambiaria pero en me gusto mucho



Fecha: 2007-11-16 05:58:19
Nombre: Marina
Comentario: Hola querida Rosi.
Enhorabuena por este bellisimo cuento en este precioso site que nos ofrece entretenimiento.
Coincidimos con el clima, aqui y hace frio y a estais saliendo del mismo. Beshosssss mi linda.
Hasta luego.