El balompié. Otros cuentos


El balompié

Autor: Ricardo Esquilas Camarmo - Odracir

(4.33/5)
(13 puntos / 3 votos)


Cuento publicado el 13 de Septiembre de 2018


Es un juego inquietante y ciertamente interesante, se parte de cero y se juega sobre un recinto rectangular normalmente alfombrado sobre un tapiz verde llamado césped. Veintidós seres, once contra once comparten y disputan un cuero redondo, uniformados acorde a su atuendo y calzados con unos extraños borceguíes abiertos por delante, que se ajustan por medio de unos cordones, de cuya suela sobresalen unos tacos que se adhieren al paño de hierba y que con ellos conducirán el esférico, pateándolo hacia uno de los fondos del paralelogramo, de modo individual, mediante fintas, filigranas y regateos, con la colaboración arquitectónica de los compañeros haciéndose paredes entre ellos, pasándose la pelota con los pies, o sencillamente chutando hacia el arco, portería o receptáculo cuadriforme, que es defendido por el arquero, único ser de entre ellos que puede tocar el balón con las extremidades superiores dentro de la cancha, eso sí, en la acotación de un contorno delimitado llamado área, el cual no se podrá sobrepasar ni un ápice, pues incumpliría la norma y sería sancionado, llegando a ser desterrado del juego. Estos dos cancerberos, uno por cada bando, deberán ir vestidos de forma distinta para resaltar su atención y no confundirse con el resto de compañeros. Todos serán custodiados por un inquisidor acompañado de un silbato, que chiflará cuando algo no le parezca lo suficientemente correcto o esté fuera de la norma, éste árbitro estará flanqueado por dos jueces de banda, también nominados de línea, que portaran un gallardete, el cual agitarán de forma sugerente llamando la atención sobre algo anómalo ocurrido.

La finalidad y el gran objetivo del juego es lograr introducir el esférico en el receptáculo compuesto por dos postes laterales conexos por un larguero o travesaño, recipiente cercado por unas redes. Una vez conseguido y logrado el hecho de encajar el cuero redondo besando las mallas, miles, millones de personas, alborotadas se abrazarán incluso llegando a los labios y saltarán gritando una palabra de tres letras con un significado mundialmente conocido ¡GOL!





¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento