ÔĽŅ El mensajero. Otros cuentos
ÔĽŅ

El mensajero

Autor: Anabella Mu√Īoz

(3.86/5)
(54 puntos / 14 votos)


Cuento publicado el 21 de Mayo de 2013


¬ŅQu√© ocultan los sue√Īos en nuestra mente?, ¬ŅRealmente los sue√Īos predicen el futuro inmediato? ¬ŅEs posible que exista una relaci√≥n de los sue√Īos con la vida cotidiana? ¬°Pues bien, d√©jeme contarle querido lector, lo que una amiga me cont√≥ cuando en una tarde lluviosa como la de hoy, tom√°bamos caf√© con una deliciosa champurrada.


Mi amiga trabajaba en una empresa de bienes ra√≠ces en la zona 1 de Guatemala. Todas las ma√Īanas a las 10;00 en punto, se asomaba don Carlitos amistosamente por la puerta que daba a las escaleras del edificio.
_Voy para la calle, dec√≠a, ¬Ņvan a querer que les compre algo?
Alborotaba la oficina y todas las secretarias, se agrupaban alrededor del mensajero, para pedir alguna merienda de la tienda o la cafetería de la esquina.

Don Carlitos era muy estimado tanto por su don de servicio, como por su carácter abierto, que lo hacía acreedor de las simpatías de las personas que trabajaban en la empresa.

Mi amiga dejó de laborar porque tuvo un bebé y al retirarse, se despidió de don Carlitos, prometiéndole visitarlo periódicamente.

Al a√Īo de haber dejado la empresa, mi amiga tuvo un sue√Īo, en √©l vio a don Carlitos sin piernas y se acerc√≥ a ella arrastr√°ndose por el piso y le reclam√≥ el porqu√© no hab√≠a llegado a visitarlo a la oficina donde laboraba. Mi amiga se disculp√≥ y le cont√≥ que hab√≠a estado muy ocupada por lo del beb√©, pero le prometi√≥ pasar a la oficina a saludarlo. √Čl se despidi√≥ cari√Īosamente y le dijo que no se preocupara por lo de las piernas, ya que a pesar de eso, se encontraba bien.


Un mes m√°s tarde, mi amiga tuvo que realizar algunas diligencias por la zona 1 y aprovech√≥ para pasar a saludar a sus antiguas compa√Īeras de trabajo, pas√≥ a comprar un pastelito y unas empanadas de pollo y aparte pidi√≥ una bolsa extra en donde coloc√≥ parte de la refacci√≥n para d√°rsela a don Carlitos.

Lleg√≥ poco antes de las diez de la ma√Īana para as√≠ poder saludar al mensajero. Se asom√≥ por la misma puerta que daba a las escaleras del edificio y con algarab√≠a llam√≥ a sus compa√Īeras para saludarlas. Todas se acercaron a ver al beb√© y a recibir la refacci√≥n, empezaron a platicar, pero al llegar la hora en punto, not√≥ la ausencia de don Carlitos y pregunt√≥ por √©l , si estaba enfermo, la respuesta la dej√≥ ofuscada por un momento. Don Carlitos hab√≠a fallecido ocho d√≠as antes. Ella pregunt√≥
_¬ŅY c√≥mo fue? ¬ŅQu√© pas√≥?
Le contaron que había muerto en un accidente de moto, y le narraron lo sucedido ese día y lo impresionante que fue el suceso, ya que había perdido sus dos piernas por el impacto con el otro vehículo.

Mi amiga se retir√≥ muy triste e impresionada y pas√≥ mucho tiempo en el cual pensaba que ya no lo hab√≠a visto con vida y se cuestionaba si hab√≠a sido una premonici√≥n o simplemente un sue√Īo fatal.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento