El Triunfo de Dios. Otros cuentos


El Triunfo de Dios

Autor: Betty Lopez

(2.93/5)
(44 puntos / 15 votos)


Cuento publicado el 23 de Marzo de 2012


Erase una vez en el Medio Oriente, entre guerra y paz, entre combates y treguas nació
Una hermosa princesa judía a la que bautizaron Solima. Ella era bella como una diosa
Y dulce como el almíbar. Tenia los cabellos y los ojos negros como el azabache. Mientras
Tanto en un palacio de musulmanes nació un califa, hermoso como el sol, divino como
Erase una vez en el Medio Oriente, entre guerra y paz, entre combates y treguas nació
Una hermosa princesa judía a la que bautizaron Solima. Ella era bella como una diosa
Y dulce como el almíbar. Tenia los cabellos y los ojos negros como el azabache. Mientras
Tanto en un palacio de musulmanes nació un califa, hermoso como el sol, divino como
Un serafín al que llamaron Rashid. Los años pasaron y en cierta ocasión hubo una fiesta
En la que se conocieron Solima y Rashid y sintieron amor a primera vista. Pero al saber
Que ella era judía y el árabe sintieron un desconsuelo muy grande y juraron pactar la paz.
La guerra enardecía, las cimitarras volaban y asesinaban a diestra y siniestra. Los judíos estaban armados hasta los dientes y eran vencedores en la contienda. Los árabes
Capturaron al jefe de los judíos llamado Lasmed y lo llevaron prisionero a una cueva y se
Hablaba de un rescate peligroso que era intercambiar a Lasmed por Solima. Y los judíos
Juraron por dios que no iban a acceder a tal petición. Total la muerte de Lasmed era
Inminente. De pronto un trueno sonó y el arcángel San Miguel bajo con una miríada de
Ángeles y como un ángel exterminador acabó con los árabes que tenían a Lasmed y lo
Rescato sano y salvo y se lo llevo para la sinagoga donde aguardaba Solima. Un carro de
Fuego llego y se subió Solima y partió hacia el valle de los lirios donde estaba Rashid y
Se subió jubiloso y partieron hacia la tierra de Judá y Yahvéh Dios apareció cara a cara
Y casó a Solima y Rashid quienes en su palacio y con la bendición de dios comieron
Perdices y vivieron felices. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento