ÔĽŅ La increible hazaŮa de un trojano. Otros cuentos
ÔĽŅ

La increible haza√Īa de un trojano

Autor: Daniel Guzman

(3.22/5)
(58 puntos / 18 votos)


Cuento publicado el 02 de Noviembre de 2011


Un tanto bullicioso y explorador fui recorriendo el amplio escritorio, distingu√≠a perfectamente los iconos de la papelera de reciclaje, mi computadora, el fondo de escritorio era el de una cantante en ropa interior, uno de los tantos favoritos del usuario, y en especial, admiraba con respeto el √≠cono del rey de las redes y amo del universo inal√°mbrico, nuestro se√Īor el internet, de no ser por el mi contagio seria escaso y mi propagaci√≥n casi nula, como todo virus inform√°tico curioso, fui adentr√°ndome en los m√°s rec√≥nditos centros de la computadora hu√©sped, copiaba y copiaba archivos de todas las carpetas que me encontraba, - esta tambi√©n, creo que esta tambi√©n ‚Äď con un peque√Īo toque, mi infecci√≥n realizaba r√©plicas del archivo original, esta era una de las funciones principales que me dio mi creador, conforme me adentraba en el sistema operativo, mi instinto de virus me indicaba que el cazador inform√°tico estaba al acecho, en ese preciso momento la tensi√≥n me invadi√≥, -estar√° actualizado- pens√© con nerviosismo, le llamaban Dr. Nortonio, era un cazador muy eficaz en las computadoras hu√©sped, supe por internet que eliminaba a miles de nosotros al d√≠a, deb√≠a cuidarme pues su fuerza y su valor eran inigualables. Escarb√© cuanto pude en las llaves de registro, con algo de suerte terminar√≠a por entorpecer el rendimiento de la computadora y habr√≠a logrado mi objetivo principal, me encontraba a salvo, pues las armas del Dr. Nortonio eran obsoletas en ese instante, pero deb√≠a ser cauteloso ya que las reservas llegar√≠an en cualquier momento- casi lo logro, ya casi ‚Äď suspiraba al ir multiplic√°ndome con rapidez, s√ļbitamente, la destrucci√≥n viral comenz√≥ sin previo aviso, ¬°mis copias empezaron a desaparecer una a una!, lo peor‚Ķ ya estaba ocurriendo, la carpeta ‚Äúmis documentos‚ÄĚ hab√≠a sido limpiada, mis r√©plicas eran desintegradas con el gran poder del Dr. Nortonio, ¬°deb√≠a huir!, me ocult√© con habilidad en los puertos de USB, ah√≠ podr√≠a resistir un tiempo el exterminio masivo‚Ķ sin embargo, fui tonto al creer que lograr√≠a escapar, en cuesti√≥n de segundos el cazador me detect√≥ y comenc√© a desaparecer lentamente‚Ķ


El usuario mostró una sonrisa satisfactoria al evento ocurrido, dio click al cuadro de diálogo y leyó en la computadora:

Mensaje del antivirus

‚Äútodas las amenazas han sido detectadas y eliminadas‚ÄĚ.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2011-11-02 09:46:05
Nombre: Hugo
Comentario: √ā¬°Que pena!
Una buena idea maltratada.