Reflexión. Cuentos cortos infantiles


Reflexión

Autor: Martha Susana

(3.16/5)
(508 puntos / 161 votos)


Cuento publicado el 14 de Diciembre de 2010


Visitaba por primera vez el zoológico. Era de mañana, una hermosa mañana de otoño, crujían bajo sus pies, aromáticas hojas, pintadas por la estación, en distintas gamas de marrones, ocres y naranja, le dolía pisarlas. Siempre había sido amante de la naturaleza, y enemigo acérrimo de ver a los animales cautivos. No sabía que era lo que lo había conducido hacia allí. Buscó una vez más en la bolsa, y bien en el fondo encontró la cajita de lata, esa que siempre llevaba para juntar lombrices y llevárselas a su abuela porque según ella enriquecían la tierra del huerto. Juan se disponía a regresar a su casa cuando vio un viejo Jacarandá al fondo de la calle, un árbol seco ya, pero que había cobrado vida gracias a una hermosa bignonia que lo había tomado de sostén… y cubría sus ramas ya sin vida, con infinitas flores rosadas…
Visitaba por primera vez el zoológico. Era de mañana, una hermosa mañana de otoño, crujían bajo sus pies, aromáticas hojas, pintadas por la estación, en distintas gamas de marrones, ocres y naranja, le dolía pisarlas. Siempre había sido amante de la naturaleza, y enemigo acérrimo de ver a los animales cautivos. No sabía que era lo que lo había conducido hacia allí. Buscó una vez más en la bolsa, y bien en el fondo encontró la cajita de lata, esa que siempre llevaba para juntar lombrices y llevárselas a su abuela porque según ella enriquecían la tierra del huerto. Juan se disponía a regresar a su casa cuando vio un viejo Jacarandá al fondo de la calle, un árbol seco ya, pero que había cobrado vida gracias a una hermosa bignonia que lo había tomado de sostén… y cubría sus ramas ya sin vida, con infinitas flores rosadas…
Se le ocurrió pensar de pronto, que él era, para su abuela como las lombrices para el jardín, o como la bignonia para el jacarandá. Mientras podía le daba un poco de su propia vida a la abuela, su propia savia, le servía a ella para mantenerse vital…
Se fue silbando bajito, feliz con la reflexión…


//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2010-12-22 04:18:00
Nombre: luciacaetano
Comentario: Querida Martha, tú tienes en tu corazón tesoros que nos encantan y emocionan. Eres una persona sensible y dulce, son virtudes que falta a mucha gente, pues la mayoría está agobiada con sus problemas y no ven que las cosas más sencillas son las más importantes. Gracias por tu amistad, cielo. Un beso.


Fecha: 2010-12-14 08:34:29
Nombre: Martha Susana
Comentario: muchas gracias! realmente están escritos para quién entiende de sentimientos sencillos pero verdaderos...cariños y ¡felices fiestas!


Fecha: 2010-12-14 06:51:45
Nombre: Martha Alicia L
Comentario: Me encantó. Aborda en pocas palabras lo esencial de la relación entre generaciones.
Cariños, Martha Alicia


Fecha: 2010-12-14 03:50:55
Nombre: Tomi
Comentario: Me encantan tus cuentos. Tiernos y entrañables. Un beso.