Anita y la mariposa. Cuentos cortos infantiles


Anita y la mariposa

Autor: Prisca Silvia Arcia

(4.05/5)
(794 puntos / 196 votos)


Cuento publicado el 08 de Octubre de 2014


Anita tiene una mariposa de colores tan vivos, que al sol parecen reflejos maravillosos. Esa mariposa soy yo, y contaré mi pequeña historia desde mi jaulita:
-Una tarde de verano, andaba yo de flor de flor en flor, llevando conmigo el néctar que libaba de cada rosal, cuando sentí que algo me cubría. Era como un velo transparente que cayó sobre mi cuerpo, sin poder evitarlo.
Anita tiene una mariposa de colores tan vivos, que al sol parecen reflejos maravillosos. Esa mariposa soy yo, y contaré mi pequeña historia desde mi jaulita:
-Una tarde de verano, andaba yo de flor de flor en flor, llevando conmigo el néctar que libaba de cada rosal, cuando sentí que algo me cubría. Era como un velo transparente que cayó sobre mi cuerpo, sin poder evitarlo.
Muy pronto me di cuenta de lo que estaba sucediendo. Yo era prisionera de una niña que coleccionaba mariposas.
Dentro del colador, mis alitas dejaron de moverse pero luego, Anita se sentó en la hierba, me tomó entre sus manitas con mucho cuidado y me posó en la falda de su vestido, mientras me hablaba dulcemente.
-¿Sabes que eres hermosa, querida mariposita? Tus colores, se parecen a los del arcoiris. ¿Nunca te has mirado en el espejo?
Pero yo pensaba en silencio: -Las mariposas no sabemos de esas cosas, solo queremos volar y volar, disfrutar el aire puro, y libar las flores de los jardines. Si me pudiera escapar, todo sería diferente, no quiero terminar disecada y pegada en una cartulina.
La niña, continuó su charla muy risueña, ajena a lo que yo pensaba.
-Mariposita, hoy es mi cumpleaños. ¿Quieres ir a mi fiesta?.
Al oír esto, cerré los ojos avergonzada, mientras me decia:
-Las mariposas no sabemos hacer regalos. Y si escapo, ella va a llorar por mi culpa. ¡UF!,,¡Allá voy! Anita se quedó llorando cuando eché a volar, pero quiero ir hacia el jardin. Esa no, aquella no, la otra no, ésta, esta es la más bella.
-Me acabo de posar en su faldita nuevamente. Ahora, Anita está mirando la flor, y me lleva de regreso a la jaulita,,pero no ha cerrado la puerta. Yo puedo entrar y salir cada vez que quiera.¡Ah!, Anita me llevó a su fiesta de cumpleaños. Me ha convertido en su mascota, y me dijo muy contenta que ¡Siempre seré libre!




¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2016-01-15 18:37:18
Nombre: Jaqui
Comentario: Que hermoso cuento...Felisito al autor.Niños portense BIEN...


Fecha: 2015-03-09 20:41:06
Nombre: Isaac Abraham
Comentario: hola me gusto este cuento es marabilloso es espactacular este cuento y un consejo para que estes sano come fruta adios soy Isaac


Fecha: 2014-11-13 04:32:16
Nombre: domenica alesso
Comentario: muy bueno, deja una enseanza para los nios


Fecha: 2014-10-08 10:15:52
Nombre: Lucia Belen
Comentario: tenura...


Fecha: 2014-10-08 09:06:01
Nombre: luz edith parra
Comentario: estuvo muy tierno muy bonito y el final fantstico pues ese es el deseo de todos ser siempre libres